sábado, 28 de abril de 2012

La “Trampa de Libia” (y ahora de Siria) los ata de manos

La inestabilidad económica y política mundial los obligó a jugar con una bomba de tiempo. Saben que puede explotar en sus propias manos. Los “guerreristas imperiales” complotan a la sombra.Fernando Dorado

Popayán, 27 de abril de 2011
El pueblo árabe le “coge la caña” a los imperios. La intervención imperial armada en Libia – arbitraria e ilegal – ha alentado, sin embargo, a los pueblos y a los trabajadores que luchan por democracia. La rebelión se justifica y se retro-alimenta a diario.
La OTAN y quienes aprobaron la Resolución 1973 de la ONU, caen en su propia trampa. La doble moral, la medición de los conflictos con diferente rasero, los intereses evidentes pero también los ocultos, todo ello y mucho más, va emergiendo inexorablemente.
Rusia y China, que no vetaron dicha Resolución, empiezan a entender su gran error. A medida que la ola democrática avanza en el mundo árabe y musulmán – retando a todos los regímenes autocráticos (aliados o no de occidente) – todo el mundo se ve involucrado. Así mismo, la preocupación es mayor.