viernes, 10 de junio de 2011

No A la Guerra Imperialista. No a los recortes sociales y a los gastos militares. Por una salida obrera a la crisis del Capital
Nuevamente, el mundo se ve envuelto en una aventura de agresión imperialista, que deja destrucción y muerte a su paso, que se produce en el contexto de recortes de gastos sociales y de derechos como consecuencia de la crisis capitalista, y que provoca una contestación generalizada de los sectores populares en los países que más sufren las consecuencias de esta crisis como es el caso del Estado español o de Grecia.
Los pueblos de Europa se levantan para decir claramente a sus gobernantes que no quieren paro y miseria a cambio de recortes sociales y privatizaciones. Y se levantan junto con los pueblos árabes para denunciar la hipocresía de la democracia capitalista, y el empleo de la guerra y de la injerencia extranjera para producir cambios políticos y sociales.
Más de 700 muertos y 4000 heridos a causa de la intervención de la OTAN en Libia desde el 19 de marzo, mientras ha continuado la represión en Palestina por el ejército israelí aprovechando la intervención del imperialismo en la zona, y las bombas de EE.UU. y la OTAN han destruido infraestructuras civiles básicas como hospitales, colegios, y vías de comunicación y transporte. Esta es la doble vara de medir del imperialismo, que fomenta la guerra en el mundo mientras que en sus países la población denuncia la democracia “formal” y los recortes sociales y en derechos democráticos de todo tipo, que van en contra de los trabajadores y en beneficio de la oligarquía y del gran Capital.
Una parte importante de los sectores populares se ha levantado en los países pertenecientes al bloque imperialista para denunciar que sus políticos no los representan, y para denunciar a los organismos internacionales que han provocado la crisis y han extendido la miseria entre la población, como la Unión Europea o el Fondo Monetario Internacional.
Por eso, es hora de que nos opongamos todos juntos a la Guerra Social contra los trabajadores y a la Guerra Imperialista contra los pueblos que ha declarado el Capital, con el apoyo de sus agencias y organismos internacionales, y que digamos:

¡NO A LA GUERRA IMPERIALISTA!¡NO MÁS SANGRE POR PETRÓLEO!¡POR LA SOBERANÍA DE LOS PUEBLOS!¡REGRESO INMEDIATO DE LAS TROPAS ESPAÑOLAS!¡OTAN NO, BASES FUERA!
PLATAFORMA “NO A LA GUERRA IMPERIALISTA” (Noalaguerraimperialista.org)