viernes, 1 de julio de 2011


¿Por qué los "rebeldes" libios no pueden tomar Trípoli?

x Basem Tajeldine

La OTAN y sus aliados saben que el tiempo juega en su contra, que la conciencia y el odio del pueblo libio hacia ellos crece en la medida que se incrementan sus crímenes.

Más de 4 meses de intensos bombardeos de la OTAN; más de 4.300 operaciones aéreas y centenares de bombas de precisión compuestas con uranio empobrecido [1] que han sido arrojadas indiscriminadamente sobre el pueblo libio desde el inicio de las agresiones imperiales contra ese país, causando la muerte de más de 1000 civiles inocentes e hiriendo a varios miles más, y nada parece hacer tambalear al gobierno libio. Intensifican los bombardeos y masacran al pueblo libio bajo la falsa excusa de “defender sus vidas”, más, sin embargo, nadie sabe explicar el por qué aun el pueblo libio se mantiene firme y leal a su gobierno y se planta en resistencia ante las más duras condiciones de criminal bloqueo económico y frente al sistemático terrorismo de Estado ejercido por los países que conforman la OTAN.
Los infames “aliados” de la OTAN nunca esperaron enfrentar la tamaña resistencia popular Libia. Muchos están confundidos. ¿Cómo es posible que el supuesto “monstruo y genocida” –tal como catalogan los medios a Gaddafi- haya podido resistir a semejantes ataques, por varios flancos, y cuente todavía con el arrojo de muchos libios? ¿Por qué los “rebeldes” no han logrado en tierra la misión de barrer con el “tirano” más odiado por su pueblo? ¿En donde reside la fortaleza de Gaddafi?
Extrañas son esas misiones “humanitarias” que matan a civiles inocentes y destruyen toda la infraestructura civil de un país bajo la excusa de defender al pueblo libio. Extraños son esos “rebeldes” o “revolucionarios”, o mejor dicho –según los medios internacionales- “civiles armados” quienes se enfrentan al gobierno de Muammar Al Gaddafi apoyados por fuerzas extranjeras. Extraña es su dirigencia agrupada en el Consejo de Transición Nacional (CTN) quienes exigen al extranjero dinero y más armas para asesinar a sus propios hermanos libios. Mentirosos son los periodistas miembros de las cadenas transnacionales quienes todos los días nos cuentan sobre los supuestos avances de los grupos “rebeldes”, y nos muestran absurdos videos sobre fingidos combates entre “rebeldes” y tropas libias, mientras que las zonas en supuesta disputa continúan bajo el control del ejército y las milicias populares leales al gobierno libio. Estúpidos son quienes creen en todas esas mentiras y se hacen eco del falso discurso imperial. Preguntémonos algo, si el pueblo libio odia a Gaddafi, ¿por qué luego de 4 meses de intensos bombardeos los “rebeldes libios” no avanzan y terminan por tomar el control de la zona más poblada de Libia, la capital, Trípoli?