martes, 12 de julio de 2011

Entrevista al ministro de Cooperación de Libia

por Thierry Meyssan

Entre los objetivos de la guerra contra Libia se cuentan detener el desarrollo de África, permitir la instalación de la base militar del AfriCom estadounidense en Cirenaica y emprender la explotación colonialista del continente africano en beneficio de Estados Unidos. Para una mejor comprensión de esos objetivos, que nunca se mencionan, la Red Voltaire entrevista a Mohammed Siala, ministro de Cooperación y administrador del fondo soberano de Libia.


Red Voltaire: Libia es un país rico en gas y petróleo. Este país creó la Autoridad Libia de Inversiones, con un capital de 70 000 millones de dólares. ¿Cómo utilizan ustedes ese capital?

Mohammed Siala: Es cierto que disponemos de importantes recursos, pero no son renovables. Así que creamos la Autoridad Libia de Inversiones para proteger las riquezas de las futuras generaciones, como por ejemplo los noruegos. Sin embargo, dedicamos parte de esos fondos al desarrollo de África. Eso significa que hemos invertido más de 6 000 millones de dólares en [la realización de] acciones [a favor del] desarrollo del continente [africano] en sectores como la agricultura, el turismo, el comercio, la minería, etc.

El resto de los fondos lo hemos invertido en diferentes sectores, en diferentes países, en diferentes monedas, en todas partes, incluso en Estados Unidos y en Alemania, lo cual, desgraciadamente, les ha permitido congelar parte de esos fondos.

Red Voltaire: ¿Cómo se aplica ese congelamiento en el plano técnico?

Mohammed Siala: El congelamiento de los fondos se rige por las leyes bancarias de los países donde se encuentran. La regla es que congelan nuestras cuentas, pero podemos lograr que [los fondos] sean liberados si llevamos el litigio ante un Comité de Reclamaciones y podemos probar que estaban destinados a determinados fines. Por ejemplo, en este momento acabo de argumentar el descongelamiento de fondos destinados al otorgamiento de becas a los 1 200 estudiantes que hemos enviado a Malasia. Estamos tratando de hacer lo mismo con todo lo que tiene que ver con las subvenciones sociales o con los gastos de hospitalización de nuestros ciudadanos en el extranjero.