jueves, 4 de agosto de 2011

Esto no es Kosovo

A pesar del apoyo militar, económico y político que Occidente está brindando a los sublevados en Bengazi, el Gobierno del coronel Gadhafi sigue contando con una gran aceptación dentro y fuera del país.

El Consejo Tribal Supremo de Libia ha dado públicamente su apoyo al Gobierno de Trípoli y ha señalado que, desde el comienzo de la agresión, ha cooperado con la Unión Africana para ponerla fin.

La OTAN, por su parte, ha vuelta a atacar instalaciones de la televisión libia en Trípoli, matando a tres trabajadores e hiriendo a quince más. La OTAN es consciente del parón militar del bando sublevado que, lejos de amenazar las posiciones de la Libia Popular, tal y como dicen los medios de propaganda de Occidente, se hunden en el desaliento y la corrupción, aumentándose las tensiones entre sus distintas facciones, que recientemente han causado la muerte dos coroneles y de un general del bando sublevado, el antiguo ministro del interior Abdul Fatah Younis.

Voces críticas en la OTAN advierten que debe re-diseñarse toda la operación de apoyo a la sublevación si no se quiere que se aprovechen de ella los activistas de Al Qaeda.


Fuentes: