martes, 16 de agosto de 2011

Falsimedia (la guerra desde los televisores)

Mientras los sublevados retroceden y su bando se hunde en el caos, la corrupción y las tensiones entre las fracciones rivales, la OTAN intenta contener el avance de las fuerzas militares libias, con el bombardeo de las ciudades y la intensificación del terror entre la población civil.

En el litoral libio, los buques de guerra de la OTAN se niegan a auxiliar a los refugiados de guerra, que tratan de llegar a la isla de Lampedusa.

Los mercenarios rebeldes han quedado esparcidos por las montañas de Nafusa, alejados de la población, que se mantiene concentrada en las aldeas por miedo a las acciones de castigo y actos de pillaje de los sublevados, que están a la expectativa de que nuevas incursiones de los aviones de la OTAN les permitan volver a irrumpir en las poblaciones de la llanura, reforzadas por el avance del ejército libio, que continua con su contrataque sobre el bando sublevado, después de que tuvieran que retirarse de Bengasi al comienzo de los bombardeos de la OTAN en marzo.

La última hora es que Misrata ha sido completamente liberada tras intensos combates con un sector de los sublevados, que se había hecho fuerte en determinados barrios de la ciudad desde el inicio del conflicto.