lunes, 29 de agosto de 2011

Se agita la ola de violencia en el Magreb después de las "primaveras árabes"

¿Fue la ola de protestas que sacudió el mundo árabe está pasada primavera una revuelta genuina contra las dictaduras apoyadas por Occidente en el mundo árabe, o asistimos a una repetición de las "oleadas democratizadoras" agitadas y dirigidas desde los grupos de Occidente, al estilo de las oleadas que acabaron con los regímenes fascistas en la Europa meridional en los 70, y con los regímenes populares de Europa del este en los 80?

Nunca lo sabremos con seguridad, lo que está claro es que aquí, cada uno, trata de arrimar la sardina a su sartén. Mahmoud Abbas trata de conseguir un reconocimiento internacional para el Estado de Palestina, por vía de la ONU, (después de haber saludo el movimiento de revueltas generalizado), los Hermanos Musulmanes se preparan para su legalización en Egipto, así como en otros países del Magreb, mientras que se extiende la inestabilidad de un país a otro, amenazando con repetirse la experiencia de Irak después de la guerra de invasión de 2003.

La resistencia libia ya ha comenzado a recurrir al suicidio bomba, como en la postguerra iraki, y Al Qaeda reactiva sus células dormidas en la zona, responsabilizándose de un atentado mortal contra una academia militar en Argelia.


Recordemos que este país vivió una durísima y cruenta guerra civil, precisamente, en la lucha contra los grupos salafistas (vinculados a la red internacional de Al Qaeda), en la década de los 90, y tras la ilegalización del Frente Islámico de Salvación (después de que el gobierno suspendiera las elecciones generales de diciembre de 1991).