lunes, 26 de septiembre de 2011

Declaración final del encuentro de los notables de las tribus libias

En un momento critico, Libia esta sometida a una situación cruel y un gran complot destinado a poner en peligro la seguridad de la nación y afectar a su unidad y perseguir a sus símbolos y manipular su libertad y su independencia, apoderarse de sus recursos, su potencialidad y detener su desarrollo y su evolución.

Las fuerzas del mal y la agresión se enfurecieron contra nuestro pueblo pacifico, quien se enfrenta a un nuevo capitulo de las cruzadas, bajo el pretexto de falsa legitimidad proporcionada vilmente por las Naciones Unidas con cobertura desviada por parte del Consejo de Seguridad tras su preparación con la traición de algunos villanos, la infidelidad y el silencio de algunos hermanos y la ausencia de la “Conciencia Mundial”.

Esta agresión que aterroriza a los niños, derrama nuestra sangre y destruye lo que hemos construido, socavando en un abrir y cerrar los ojos, lo que habíamos construido a través de generaciones con dinero, esfuerzo y sudor.

En respuesta sincera al llamamiento de la religión, la patria y la historia.

En cumplimiento con la lucha de los padres y abuelos cuya sangre ha regado el suelo de la patria, conscientes de los riesgos que enfrenta el país con sus amenazas de hacerlo desaparecer, luego de permitir a grupos terroristas y extraños alterar su seguridad y estabilidad, hasta el punto de ser aceptable el derramamiento de sangre Libia a manos de libios, sumergiéndolo en el miedo, la violencia, la intriga, bajo la amenaza de un neo-colonialismo que se ha montado sobre las espaldas de algunos de sus hijos traidores.
Dos mil ancianos y notables de las tribus libias se reunieron en Trípoli los días 5 y 6 de mayo para discutir la situación de Libia.

El debate se centró en tres ejes principales que son:
  1. Detener el derramamiento de la sangre libia.
  2. Preservar la unidad libia.
  3. La intervención extranjera y la forma de repeler la agresión.
El encuentro que tradujo la fuerza de la cohesión nacional; revelo la consistencia del espíritu libio, la determinación de doblar esta pagina dolorosa de la historia de Libia y su perseverancia de escribir un nuevo capítulo de los capítulos de la gloriosa historia de Libia, ha estudiado esta crisis, analizando sus causas, sus dimensiones, sus implicaciones y las formas de superarla, en un ambiente de hermandad y tolerancia, en un ambiente democrático, donde se sometió todo para la discusión sobre el presente y el futuro de Libia.
El encuentro escuchó por dos días opiniones acertadas e ideas profundas de los representantes de las tribus, las regiones y ciudades, las aldeas y zonas rurales y los oasis.

Luego de orar por la misericordia a las almas de nuestros mártires inocentes, quienes sacrificaron sus vidas por la querida Libia, que los cobije con su misericordia y les de a sus familiares la paciencia, la fortaleza y la consolación.

Anuncia y declara lo siguiente:

Primero: A Nivel Nacional.

1.- Que Libia es un Estado independiente y quienes no son libios carecen de toda legitimidad de intervenir en ella, y que solamente los libios tienen la libertad de elegir su sistema político, económico y social.

2.- Que la unidad de Libia y su independencia están por encima de toda consideración y además no son sujetos de discusión o concesión.

3.- Que Muammar Gaddafi es un líder histórico, un símbolo de la Revolución; que no hay manera alguna de renunciar a Al Yamahiria ni abandonarla, y que el Estado y sus instituciones son propiedad de los libios quienes le dirigen con su libre voluntad.

4.- El encuentro decide la detención de la intriga y enuncia la tolerancia hacia aquellos que dispongan las armas; el inicio de sanar las heridas; la formación de comités para registrar los caídos, los heridos y los desaparecidos y evaluar los daños materiales causados por esta fase y desarrollar un mecanismo para compensar todas las perdidas humanas y materiales y la formación de un comité de investigación sobre las causas de la crisis y determinar la responsabilidad por el estallido de la violencia.

5.- La penalización a quienes acuden al extranjero para su fortalecimiento o para facilitarle su intervención en los asuntos internos o para facilitar la agresión, considerando tales conductas, gran traición, que amerita a quienes se les acusa por cometerlas, ser juzgado ante los tribunales.

6.- La penalización a quienes apoyan a los traidores y agentes, y convocar a sus tribus a que renuncien a ellos y dejen de ayudarlos de cualquier forma y rechazar el dialogo y la negociación con ellos.

7.- La nulidad de todo acuerdo o compromiso que realizaron o realizarán los colaboradores y traidores con cualquier país extranjero.

8.- Trabajar para decretar una ley de amnistía general en virtud de la cual se otorgue la amnistía a favor de quienes han estado involucrados en los hechos y levantaron las armas, como el inicio de una nueva etapa de armonía y tolerancia.

9.- Preservar la revolución nacional y los recursos básicos del pueblo libio, tal como el petróleo, el gas, las aguas, los capitales congelados, así también proteger los grandes proyectos nacionales como el Gran Río Artificial, los puertos, los aeropuertos y las fabricas y considerar el hecho de afectarlos como derramar de los recursos básicos y un crimen de los crímenes de la gran traición y que dichos recursos estén bajo la custodia de las fuerzas regulares.

10.- Iniciar la discusión y la emisión de una referencia constitucional que rige el ejercicio del poder, determina las competencias, protege los derechos y las libertades básicas, encargar a un comité de expertos y especialistas para desarrollar su proyecto a fin de someterlo a discusión y refrendarlo.

Segundo: A Nivel Internacional.

1.- Responder a la convocatoria del proceso del paz, de conformidad con las disposiciones que garantizan el cese de la agresión..

2.- Rechazar las resoluciones 1970 y 1973 emitidas por el Consejo de Seguridad, por no ser validas en base a la carta de las Naciones Unidas.

3.- Negociar con los países occidentales tras el cese de la agresión a fin de reorganizar las relaciones Libia-Occidente, sobre nuevas bases que logren los intereses mutuos y conducen a la paz, la estabilidad y el respeto de la independencia de Libia.

4.- Convocar a los países miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y los países que se abstuvieron en votar por las dos resoluciones injustas y falsas, para llevar a cabo esfuerzos a fin de revisarlos y derogarlos.

5.- Dirigir un llamado a las Tribus árabes y los pueblos árabes especialmente, los que están en los países que apoyan a la agresión, a la rebelión en contra de sus gobernantes quienes le proporcionaron una cobertura para la agresión contra el pueblo libio.

6.- Que el pueblo libio se reserva el derecho de enjuiciar a los países u organizaciones y organismos, individuos o instituciones que ejercieron la agresión o contribuyeron en la agresión o lo incitaron.

Tercero: Los Mecanismos.

El encuentro nacional de la Tribus Libias quienes materializan la legalidad social y la referencia básica de cada acto, al concluir sus actividades, decide designar su secretaria provisional que se encargara de continuar la ejecución de sus decisiones y recomendaciones y le delega en la selección de los comités necesarios de seguimiento y de ejecución por sus miembros, u otros de expertos y especialistas; considerándose a si mismo en sesiones permanentes hasta que desaparezca la agresión dirigida contra la querida patria.

El encuentro pide que las tribus vecinas a las ciudades secuestradas por parte de los grupos armados a que se movilicen pacíficamente en marchas populares para liberar a estas ciudades y despojar los grupos armados de sus armas y facilitar el retorno de sus ciudadanos y el retorno de la vida natural y segura a estas ciudades.

Viva Libia Al Yamahiria unida, libre e independiente.

El Encuentro Nacional de Notables de las Tribus Libias.

Trípoli, 6 de Mayo de 2011


Fuente: Libia Habla