martes, 20 de septiembre de 2011

El complot contra Siria

Lo que hay, en realidad, son grupos de “delincuentes pagados y armados” para desestablizar el país

Desde Damasco, escribo para compartir algunas reflexiones sobre las mentiras que desde Londres, París, o Al Jazeera se están dando a difundir en Occidente sobre la realidad de la stuación en Siria. Se puede decir más alto pero no más claro: hay un plan urdido desde 2008 para desestabilizar Siria, véase a este respecto The Plot against Syria; en esta página se puede obtener todo lujo de talles de quiénes son los “actores” de la “revolución” en Siria; pero no quiero entrar en un tema de dominio público de todo aquel que sin prejuicios quiera consultar los datos. Mi intención era destapar las mentiras de Al Jazeera, actora y parte en toda esta sarta de mentiras. Os relato los sucesos de los cuales fuí testigo presencial.
Realizábamos los salat tarawih en una de las mezquitas de Damasco, Imam Shafi’i, cuando al grito de “Allahu Akbar”, un grupo de alborotadores, pues no tienen para mi otro nombre, irrumpió en la mezquita tratando de reventar la Salat, al hamdulilah, no lo consiguieron, excepto algunas escenas de pánico entre las mujeres, pero ahí quedó todo. De vuelta a mi casa, cuando no habían pasado más de 10 minutos, la noticia ya estaba colgada en los telediarios en Al Jazeera, lo que me hacía pensar que todo estaba preparado y “fabricado” de antemano por esta cadena. Pero ahí no quedó la cosa, lo más sorprendente y manipulador de la cadena, es que en sus titulares se decía, “La policía disuelve con gases lacrimógenos a los manifestantes en el barrio de Mazih en la mezquita del Imam Shafi’i”, ¡yo no daba crédito a mis ojos! ¡Tanta mentira! Os puedo decir que yo estuve allí y no vi ni un policía, ni un gas lacrimógeno, nada de nada, pues la gente siguió en su Salat, al ver que el grupo de alborotadores abandonaba el lugar sin conseguir sus objetivos.

Como esta noticia, el resto de “masacres” perpetradas por el ejército, me recuerdan el caso de Libia, porque en realidad lo que hay son grupos de “delincuentes pagados y armados” para desestablizar el país por motivos que no voy a entrar ahora en ellos, pero la gente de aquí, no la que vive en Madrid, Londres, etc, saben perfectamente quién es el enemigo.

Espero que la gente de bien y con un corazón sano y libre de prejuicios no quiera para Siria otra Libia, otro Iraq, u otro Afganistán, y que estos casos nos hagan ver que no estamos más que en otro intento de sabotear la soberanía de un país que no se doblega a Occidente y a Israel, éste es su pecado.