viernes, 24 de febrero de 2012

Argelia y Líbano se desmarcan de la política adoptada por la Liga Árabe


El Ministro argelino de Estado y Secretario General del Frente de Liberación Nacional (FLN), Abdelaziz Belkhadem, criticó este domingo la actitud asumida por la Liga Árabe ante la crisis política en Siria y estimó que la organización debe ser profundamente revisada.

Belkhadem, que ostenta también el cargo de Representante Personal del Presidente de Argelia, Abed Al-Aziz Buteflika, dijo a la Radio Nacional 3 que “la Liga Árabe ya no es una liga y menos aún árabe”.

"Es una liga que recurre al Consejo de Seguridad para lograr una intervención contra uno de sus miembros fundadores o a la OTAN para destruir las capacidades de los países árabes", aseveró Belkhadem. Asimismo, el alto funcionario argelino remarcó la importancia de “poner término a lo que está ocurriendo en Siria y permitir a los sirios decidir por sí mismos su propio futuro”.

Por su parte, el presidente libanés, Michel Suleiman, reafirmó que Beirut está en desacuerdo con toda medida tendiente a aislar a cualquier país árabe, al referirse al caso sirio en una declaración que recoge hoy la agencia de noticias Cham Press.

Exhortó a trabajar sobre bases objetivas para poner fin a la violencia en Siria, promover el diálogo, a lo cual está dispuesto el gobierno en Damasco, y contribuir así al avance de las reformas bajo las circunstancias apropiadas.

"Dejemos que los sirios decidan su propio futuro", recalcó Suleiman quien aclaró sobre el despliegue del Ejército libanés en algunas áreas de la frontera con Siria que Beirut tiene el deber de propiciar el adecuado control fronterizo cuando existen tensiones y en cualquier lugar que considere necesario.