miércoles, 15 de febrero de 2012

Walter Martínez: "Hay un teatro de operaciones real y otro paralelo en los medios de comunicación"


De origen montevideano, pero venezolano de adopción, su manilla con las insignias de aviador delatan su gran pasión por la aviación, pero un día decidió dejar la carrera militar para poner ladrillos comunicacionales, primero como corresponsal de guerra y ahora todas las noches desde el programa Dossier en Telesur.
por Guillermo Nova (La Habana, Cuba) 
¿Cómo se plantea la campaña electoral en Venezuela?
La verdad que no nos vamos a aburrir porque los poderes fácticos imperiales están tirando el resto, ellos saben que tienen una prueba de fuego, la oposición no pudo ni siquiera con un presidente que está saliendo de una prueba durísima desde el punto de vista de la salud personal.
No creo que sea un año muy tranquilo porque hay desesperación, hay posiciones que se están radicalizando y no tenemos que olvidar que tenemos siete bases estadounidenses en la hermana Colombia, más las que tenemos en las Antillas menores frente a las costas de Venezuela, eso es una amenaza permanente.
Usted es un experto en política internacional según su criterio ¿hasta dónde puede llegar la escalada de tensión entre Irán e Israel?
El asesinato de científicos es un patrón de conducta que lleva la huella digital de Israel y Estados Unidos, además no hay que perder de vista que el 40 por ciento del petróleo del mundo pasa por el estrecho de Ormuz, la clave está si países como Arabia Saudita o Qatar le van a hacer el juego a los intereses estadounidenses como pago por la protección. Pero si tocan a Irán, este país como respuesta puede tocar a Israel y eso puede ser el comienzo de algo que no queremos ver como reacción en cadena.
¿La actitud más activa de Rusia y China en la situación de Siria puede evitar una guerra como la de Libia?
Se dieron cuenta que debieron haber actuado antes en el caso de Libia, que es un país de tribus que hablaban directamente con Gadaffi para solucionar sus problemas sociales, el estándar de vida que tenía Libia era impresionante, pero Gadaffi cometió el error de pensar que lo habían aceptado en la comunidad internacional, se fue desmantelando, pero si él  hubiera bajado del aire más de quinces aviones de la Otan cada día, otro gallo habría cantado, porque se habrían visto obligados a desembarcar en masa y hacer una guerra asimétrica.
Pero no debemos descuidar que hay dos teatros de operaciones, el real y el paralelo en los medios de comunicación, por eso inventaron una plaza verde en Qatar y la hicieron pasar como si estuviese en Libia, estamos en ese baile y nos toca bailar a todos, si tocan Irán no es ningún hueso fácil de roer y evidentemente se propagará a Israel y si Israel se ve mal dirá muera Sansón y con ellos todos los filisteos, es bíblico.