miércoles, 7 de marzo de 2012

Un informe del Centre Delàs critica la inclusión del Estado español en la estrategia otánica del "escudo antimisiles" y desmonta los presuntos beneficios de su instalación


Resumen del informe: 
A primeros de octubre de 2011 el Gobierno español anunciaba la participación española en el desarrollo del sistema de defensa antimisiles de EEUU y la OTAN, que se traducirá en la instalación en la base de Rota del componente naval del sistema.
 
La implementación del proyecto se realizará a través del sistema defensivo Aegis BMD, integrado en el sistema global de defensa de misiles balísticos (BMDS).
 
Aegis BMD es el componente del BMDS que está ubicado en buques.
 
Los buques, además de ejercer la función de escudo antimisiles, participarán en misiones marítimas de la OTAN y en misiones de apoyo de respuesta rápida a los comandos militares norteamericanos AFRICOM y CETCOM .
 
Las previsiones del Gobierno español de impacto económico positivo en la zona son poco realistas. La generación de riqueza y los hipotéticos puestos de trabajo, si llegan a crearse, serán muy volátiles y dependerán únicamente de los intereses norteamericanos.
 
La instalación del escudo tendrá una serie de efectos negativos:
 
● Provocará una revitalización de la carrera armamentística.
● España se convertirá en un objetivo militar de primer orden.
● Rusia se considera amenazada y no descarta la posibilidad de abandonar el
tratado de reducción de armamento nuclear START y de tomar medidas para
destruir el escudo.
● La función de apoyo a operaciones de la OTAN y de EEUU colocará a España
en una posición de mayor complicidad en la estrategia belicista estadounidense.


Fuente de la información: Insumissia