viernes, 13 de abril de 2012

La expansión de Repsol-Ypf: etnocidio y destrucción

Enagas quiere construir unos depósitos enterrados cerca de Reus. Esta empresa pertenece a Gas Natural y por tanto a Repsol, la empresa que tanto ha degradado el campo de Tarragona

No es de extrañar que la empresa más poderosa del país patrocine telediarios y medios de información. Desde la privatización de Repsol en 1995 a manos de familias muy conocidas del franquismo y la ultraburguesia catalana (Cortina, Molinos, Vilarassau), esta empresa ha crecido a base de juegos sucios y un accionar muy discutible. De esta manera, con la ayuda del silencio informativo combinado con un cóctel publicitario que manipula conceptos como crecimiento, ecología y eficiencia, la masa de individuos conductores, cada vez mayor y más dependiente del coche, poco se imagina que cuando llena un depósito de combustible está financiando la destrucción y desaparición de la Amazonia y las gentes que había: Las últimas culturas del planeta que hasta ahora habían escapado a la deshumanización mercantil.

Recolonizando América

Aprovechando las nuevas leyes neoliberales que ha moldeado y financiado la Banca Multilateral en América Latina, Repsol ingresa en muchos países donde el aparato estatal ha sido desarticulado y repartido a las multinacionales. El nuevo marco legal permite apoderarse de cualquier territorio y pagar unas miserables regalías que no llegarán nunca a la población afectada.

Es así como Repsol comienza a operar en la cuenca amazónica de Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador y Bolivia, interviniendo los últimos bosques primarios tropicales del planeta.

En 1999, en un sospechoso movimiento bursátil, Repsol lanza una Oferta Pública de Adquisición en la Bolsa de Nueva York y se queda con la totalidad de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), la empresa estatal de Argentina. En esta operación, Repsol se queda con la mitad de las abundantes reservas de petróleo argentinas.

Con esta jugada Repsol-Ypf se ha convertido en la 5 ª empresa petrolera mundial, la que más gana en Argentina y en el Estado Español, con ingresos anuales que superan el presupuesto de muchos países empobrecidos.

El etnocidio de Repsol en Argentina

En los últimos 2 años han salido a la luz numerosos conflictos entre las poblaciones indígenas de las poblaciones indígenas y la empresa Repsol.

Un caso conocido es el de los mapuches de la Patagonia. Desde 1994 las comunidades mapuches de Kaxipaiñ y Paynemil vienen denunciando la contaminación de acuíferos por parte de YPF. En 1997, tras numerosos vertidos de crudo en el Río Colorado, se descubrió un informe reservado que anunciaba la presencia de metales pesados ​​en la sangre y la orina de miembros de la comunidad Paynemil. Pero recientemente un nuevo "estudio" de las autoridades revelan que mágicamente han disminuido los niveles de metales pesados ​​en la sangre y orina.

De esta manera el Estado cubría los hombros de Ypf en un contexto donde Repsol-Ypf pretende construir un gasoducto y una Planta Separadora que destruirá los territorios mapuches de Kaxipaiñ y Paynemil.

La Coordinación de Organizaciones Mapuches ha intentado realizar un nuevo análisis en un laboratorio de Suiza, pero el gobierno ha negado la extracción de sangre alegando cuestiones de soberanía. Curiosamente, el año 1996 permitió que científicos de Estados Unidos se llevaran bajo engaño la sangre de 120 mapuches para patentar la secuencia genética.

Repsol-Ypf destruye la Amazonía Boliviana

Repsol entró en Bolivia en 1994 y en seis años ya tiene un territorio de 7 millones de hectáreas (la extensión de casi dos Cataluñas). Entre sus adquisiciones está la privatización de la mitad de los yacimientos estatales (Andina SA) y el control de varias empresas veteranas de América Latina (Pluspetrol, Maxus, YPF).

Desde hace 5 años, gracias a una nueva ley de hidrocarburos, impuesta por el Banco Mundial, todo el subsuelo del país es propiedad del Estado, que da concesiones por 40 años a cambio de un miserable 18% de regalías.

Con esta ley, cualquier empresa puede apoderarse de territorios que hasta el momento gozaban de cierta protección legal, como Parques Nacionales, Reservas de la Biosfera, Reservas Forestales o los Territorios Comunitarios de Origen donde viven las etnias indígenas de la Amazonia.

En la Actualidad Repsol ya ha entrado a 4 Parques Nacionales amazónicos y realizará operaciones en los territorios indígenas de muchas etnias en grave peligro de desaparición física con una acelerada erosión cultural.

Las ilegalidades del Bloque Sécure

El Bloque Sécure tiene 771.000 hectáreas (casi como la provincia de Girona) y desde 1995 Repsol ha abierto un total de 1.200 Km. de líneas sísmicas, sembrando cargas de dinamita cada 50 metros, abriendo helipuertos cada 500 metros y desplazando una plantilla de 200 trabajadores que dormían en campamentos a comunidades de campesinos y de indígenas yuracarés y moxeños. El Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) fue el más afectado y tanto la población como la dirección del Parque han denunciado todo tipo de ilegalidades, como la deforestación de ríos, caza y tráfico de especies, vertido de crudo los ríos y destrucción de cultivos.

El marzo de 1998, 50 comunidades campesinas de dentro del Parque bloqueó las actividades de la empresa durante dos semanas exigiendo un convenio de compensaciones más justo que las cuatro libretas (ayuda escolar), o el repelente de mosquitos (respaldo sanitario) que habían recibido hasta el momento. Semanas más tarde, coincidiendo con los planes de erradicación forzosa de la embajada norteamericana, el TIPNIS fue militarizado.

El primer pozo (Pozo VT-X1) resultó nulo, pero el alcalde de Villa Tunari denunció que Repsol estaba vertiendo los residuos de perforación en el río Espíritu Santo. Las dos familias que vivían cerca del pozo se han quedado con unas tierras contaminadas improductivas.

En el año 2000, Repsol ataca de nuevo. Esta vez ingresa en el Territorio Indígena T'simane, donde viven comunidades indígenas muy poco contactadas, que viven completamente de la recolección y la caza. En estos momentos, Repsol está construyendo el Pozo Eva Eva a cambio de 1.500 dólares y 20 bolsas de ropa, según palabras textuales del convenio. En este proyecto, la empresa tiene un presupuesto de 21 millones de dólares por los seis primeros meses.

El 3 de junio de 2000, las 17 comunidades moxeñas y tsimanes del Territorio Indígena multiétnico se declaran en estado de emergencia y denuncian que el camino de acceso al pozo por donde transitarán durante 40 años maquinaria pesada atraviesa muchas comunidades de su territorio y que Repsol les ha ignorado.

Un mes más tarde se descubre el primer vertido de 800 litros de diesel en un afluente del Río Apere, el único curso de agua al que tienen acceso muchas comunidades moxeñas.

El 27 de agosto, Repsol acuerda con las autoridades provinciales de no permitir el paso a ninguna persona "y así evitar susceptibilidades y especulaciones que puedo entorpecer el normal desenvolvimeitno de las Actividades de la zona".

La complicidad del consumidor

Los privilegiados consumidores de los países del norte, embarrancados en una absurda adicción al automóvil, poco se dan cuenta que cada día están invertido y participando en la expansión y colonización de empresas como Repsol. Mientras todo el planeta empieza a sufrir ya las consecuencias directas del cambio climático, y las reservas de petróleo existentes aseguran un suministro mundial por los próximos 40 años, las multinacionales petroleras se dedican a explorar y destruir los últimos rincones vírgenes del planeta. Los consumidores somos también responsables, porque la gasolina no sale de la gasolinera, ni el Gas natural del radiador de casa. A pesar de la tele nos lo diga a gritos, en la boca del pozo no hay mariposas.

Territorios protegidos afectados por Repsol en Bolivia
Países donde opera Repsol
Área protegidaPoblación afectadaEstado EspañolChileItalia
Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro SécureCampesinos quechuas y aymaras, yuracarés, tsimanes, moxeñosAlemaniaColombiaKhazakhstan
Territorio Indígena TsimaneTsimanesArgeliaDinamarcaLibia
Territorio Indígena multiétnicoTsimanes, moxeños, movimasAngolaEcuadorMalasia
Parque Nacional AmboróQuechuas y aymarasArabiaEgiptoMéxico
TCO-Reserva de la Biosfera Pilón LajasTsimanes, Tacanas, MosetenesArgentinaEstados UnidosPerú
Parque Nacional MadidiTacanasBélgicaFranciaPortugal
TCO TacanaTacanas, esse ejjaBrasilGuayanaReino Unido
TCO Charagua NorteGuaraníesBoliviaIndonesiaTrinidad Tobago


VenezuelaVietnam


¿Qué podemos hacer?

  1. Cambiar el coche por la bici y el transporte público
  2. Informar y difundir la otra cara de Repsol-Ypf.
  3. Llama al teléfono gratuito de Repsol: 800100100
  4. Enviar solicitudes de Visa-Repsol que hay en las gasolineras (correo franqueado) y exige la parada de actividades en la Amazonia
  5. Información periódica al boletín mensual Un ojo en la Repsol ( www.sindominio.net / cizaña ).
Fuente: Pangea