jueves, 19 de abril de 2012

La izquierda anti-imperialista maliense por la solución militar a la crisis secesionista tuareg

Denuncian la injerencia de las potencias imperialistas en África Occidental, particularmente de Francia.


En un largo y dramático texto fechado el 4 de abril el Foro por otro Mali con la firma de su principal animadora Aminata d.Traoré y un grupo amplio de intelectuales malienses, denuncia la recolonización programada de Mali por el imperialismo, la corrupción del régimen político imperante y de sus elites que ha conducido a la actual crisis que vive el país y la amputación de dos tercios del territorio del país con la complicidad imperialista.

El Foro se ha adherido al Movimiento Popular 22 de Marzo nacido por iniciativa del partido de izquierda SADI para dar respaldo a la iniciativa militar de salida de la crisis. El documento señala que la recolonización del país mediante políticas neoliberales ha entrado en una nueva fase que obedece al esquema puesto en práctica en Libia por el imperialismo. Señala que el imperialismo ha explotado, como en Bengasi, los odios y rencores de un sector de la población que se sentía marginada. En el caso de Mali han sido los tuaregs los manipulados. Señala que la llamada “comunidad internacional” es cómplices de la amputación de 2/3 del territorio por el llamado Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA).

Todo ha ocurrido entre el 17 de enero de 2012, fecha de inicio de la rebelión del MNLA, y el 4 de abril, fecha de la toma de control por este grupo del Norte del país. Los EEUU le han pedido “cesar” las operaciones militares una vez que los rebeldes del MNLA han alcanzado todos sus objetivos. La web de los mismos rebeldes reconoce que después de recibir la petición del Consejo de Seguridad de las Naciones, los EEUU y Francia, han tomado la decisión de “alto el fuego” (léase su comunicado en http://www.mnlamov.net/actualites/34-actualites/166-communique-nd14-04-04-2012-fin-des-operations-militaires-.html ). Los imperialistas franceses esperan obtener de la futura República laica y democrática de Azawad la base militar de Tessalit altamente estratégica desde el punto de vista militar (*).

“Casualmente” Tessalit donde los franceses esperan instalar una base militar está en la frontera con Argelia. La operación “tuareg” del servicio secreto francés busca hostilizar a Argelia y controlar el Sahara.

El documento condena el embargo total acordado por la Comunidad de Estados de Africa del Occidente (CEDEAO) dirigida por la marioneta francesa instalada por los franceses en el poder en Costa de Marfil. Asimismo condena que la “comunidad internacional” no se ha inquietado lo más mínimo por las atrocidades cometidas en Aguelhok contra militares desarmados por parte de los rebeldes tuaregs y la ocupación de las ciudades del Norte una detrás de otra. El ministro francés de exteriores Alain Juppé manifiesta que la cuestión tuareg no puede ser resuelta violentamente evidenciando su complicidad con esta rebelión que sirve a los intereses de recolonización de África, el Sahel y el Sahara.

Movimiento Nacional de Liberación de Azawad sirve a los intereses imperialistas en la región

El documento denuncia la falsa democracia corrompida que ha sido derrocada por los militares el pasado 22 de marzo. Señala que el peligro real para Mali no es un “golpe militar” que haya puesto en peligro una democracia ejemplar sino la presión geopolítica, en pocas palabras la amenaza imperialista. El documento termina pidiendo la convergencia de las luchas de los pueblos agredidos del norte y del Sur y el levantamiento inmediato del embargo contra Mali.

Lean el texto completo en francés en http://www.socialgerie.net/spip.php?article806


(*) Si la "laíca" Francia manipulada por los atlantistas y sionistas de Sarkozy tiene alguna esperanza de que el secesionismo Turageg instaure una república laica y democrática, debería consultar las informaciones periodistas que llegan de la zona que controlan: http://www.larazon.es/noticia/7384-la-sharia-ya-se-ha-impuesto-en-el-norte-de-mali (nota de "No a la Guerra Imperialista).