jueves, 19 de abril de 2012

Los terroristas reconocen sus crímenes de lesa humanidad en Siria a periodistas occidentales

La revista semanal alemana, Der Spiegel, publicó un informe de su corresponsal en Beirut, Onrika Potts, que revela la verdadera cara de los que alegan el pacifismo, una cara puesta en manifiesto a través de las terribles imágenes de las masacres cometidas por los grupos terroristas en Siria.

La corresponsal de la Der Spiegel en Beirut entrevistó a uno de los criminales, huido de Siria a Trípoli, apodado Husein, cuya tarea consistía en “masacrar” a los civiles y militares, hijos del pueblo sirio, que habían sido secuestrados por los armados.

Husein reconoce que luego del primer asesinato a cuchillo que cometió, entró a formar parte de la llamada cuadrilla del entierro, y explica que la misión de este grupo armado viene una vez finalizado el trabajo de otro grupo denominado la cuadrilla de interrogación, encargada de secuestrar a los civiles y militares y de torturarles, y mencionó un tercer grupo encargado de enterrar a los masacrados en fosas comunes. Husein reconoció que el 20 por ciento de los secuestrados fueron matados con cuchillos.

El terrorista dijo, poco satisfecho con éste número según observó su entrevistadora, que degolló a “solamente” cuatro personas, y que mató a muchas otras con una ametralladora tipo PKC.

La revista alemana citó también las confesiones del terrorista Abou Rami Rafik Husein, quien reconoció que desde el verano pasado su cuadrilla mató a tiros a 150 personas, y dijo que la cuadrilla del entierro en la que opera Husein, mató entre 200 y 250 personas desde el inicio de los disturbios en Siria.

Los miembros de grupos terroristas entrevistados por la corresponsal del Der Spiegel, reconocieron haber iniciado sus actos criminales a partir del mes de agosto del pasado año, intentando difundir la muerte y el caos en las tranquilas ciudades sirias, financiados y armados por países árabes y occidentales con el fin de derramar la sangre de los sirios.

La corresponsal anotó que los actos perpetrados por los grupos terroristas armados en Homs se inscriben bajo el título lanzado por Human Rights Watch como graves abusos de los derechos humanos llevados a cabo por los insurgentes sirios.