jueves, 2 de agosto de 2012

Promulgada ley anti-terrorista en Siria

El presidente de Siria, Bashar al-Assad, promulgó hoy una ley antiterrorista con el propósito de combatir ese flagelo que asuela el país, dio a conocer Prensa Latina.

La normativa define los términos de acción terrorista, organización terrorista, financiación del terrorismo y las penas que se aplicarán por cometer o promocionar actos de terrorismo.

Penas de entre 10 y 20 años de trabajo forzado, más una multa, serán impuestas a todo individuo que secuestre a una persona, mediante violencia o engaño con el fin de pedir rescate, con el máximo agravante si el plagiado en un menor de 18 años de edad.

Aprobada por la Asamblea del Pueblo o Parlamento sirio el 28 de junio, la iniciativa dispone despedir de su trabajo con el Estado a todo aquel que haya sido sentenciado mediante un fallo judicial categórico por haber cometido algún tipo de acción terrorista o participado en alguna forma en ello.

Según define, un acto terrorista es la acción destinada a provocar el pánico entre la gente o perturbar la seguridad pública o daños a la infraestructura o el núcleo del Estado y se ejecute con armas, municiones, explosivos, materiales inflamables o tóxicos y agentes microbianos, entre otras.

El texto legal contempla, entre otros aspectos, el financiamiento ya sea externo o interno de acciones que son calificadas como terroristas.

Asimismo aborda las penas que serán aplicadas a los que se compruebe actores, gestores o financiadores de estos delitos, que en los últimos meses cobraron un gran número de víctimas civiles inocentes en el país.

La medida promulgada este lunes por el mandatario contempla también la aplicación de la pena de muerte para aquellos que con sus acciones mate a alguna persona.

El pueblo sirio es víctimas de acciones terroristas impulsadas desde el exterior, y en la mayoría de los casos, con el sello de la organización al-Qaeda, creada en cierto momento con apoyo de Estados Unidos, luego perseguida y ahora alentada por Occidente para atacar a este país.

Fuente: Granma