martes, 31 de julio de 2012

Shimon Peres, presidente del Estado de Israel: criminal de guerra

A lo largo de 68 años, un lobo con piel de cordero llevó a cabo una serie de operaciones encubiertas, atentados terroristas y masacres que superan con creces los crímenes de lesa humanidad de Ben-Gurión, Dayan, Golda Meir, Rabin, Barak, Beguin y Sharón.

clip_image002
Henry Kissinger con Shimón Peres

AGENTE TERRORISTA DEL HAGANÁ
Shimón Peres nació el 21 de agosto 1923 en Vishneva en la Rusia Blanca (por entonces Polonia), cerca de Volozhin, hijo de Yitzhak y Sara Persky. En 1931, el padre, Yitzhak Persky, emigró a Palestina. Su familia lo siguió dos años más tarde. Peres fue inicialmente inscripto en la “Balfour High School”, y luego en la “Balfour Elementary School” en Tel-Aviv, seguido por la Geula High School donde se convirtió en miembro del movimiento juvenil sionista Hanoar Haoved. Al final del noveno grado dejó la escuela y se trasladó a la escuela agrícola de Ben-Shemen.

Peres se unió al Haganá (1) en 1941. Tuvo entrenamiento militar en el kibutz Guevá y después fue enviado a unirse al Kibutz Alumot en la Baja Galilea. Se casó con Sonia Gelman en 1945 y tuvieron dos hijas y un hijo.

En Alumoth, Peres fue reclutado por Levy Eshkol (2) para trabajar como organizador para el movimiento juvenil Hanoar Haoved en Tel-Aviv. Posteriormente fue elegido secretario general de Hanoar Haoved y fue elegido delegado en 1946 al 22º Congreso Sionista Mundial. En el congreso se reunió con David Ben-Gurión (3) y a partir de entonces se convertiría en su delfín.

clip_image004
Peres en 1943

Peres junto a sus compañeros terroristas del Haganá, como Yitzhak Rabin, Ariel Sharón, Rehavam Zeevi, Dov Hoz, Moshé Dayan, Yigal Allon y Ruth Westheimer, participó de múltiples atentados terroristas, no sólo contra los palestinos sino incluso contra inmigrantes judíos engañados. Éstos eran traídos clandestinamente a Palestina en barcos fletados por los agentes del Haganá que, previamente colocaban cargas de demolición en la sentina. Cuando el navío era interceptado por los británicos, los terroristas del Haganá lo hacían detonar los explosivos haciendo creer a la opinión pública que el estallido había sido provocado por las autoridades de Londres.

Uno de los casos más conocidos de esta serie de operaciones encubiertas fue el desastre del “Patria”, llevada a cabo el 25 de noviembre de 1940. El hundimiento provocado por el Haganá en la rada de Haifa, causó la muerte de por lo menos 260 judíos inmigrantes y otros 172 quedaron heridos. El incidente fue denunciado por el periodista judío David Flinker en el New York Morning Journal del 27 de noviembre de 1950, donde afirma: «Fue el comando del Haganá el que dio la orden de hacer estallar el barco “Patria”».



SHIMÓN PERES: “ATERRORIZANDO A OCCIDENTE”
El libro de Livia Rokach (4), Israel’s Sacred Terrorism: A Study Based on Moshe Sharett’s Personal Diary and Other Documents —‘El terrorismo sagrado de Israel: Un estudio basado en el diario personal de Moshé Sharett (5) y otros documentos’—, Naseer H. Aruri (Foreword by), Noam Chomsky (Introduction), Belmont, Mass.: Association of Arab-American University Graduates, 1985, es sumamente revelador y permite adentrarse en una de las historias más tenebrosas y espeluznantes del siglo XX: el universo de las operaciones encubiertas del terrorismo sionista. El libro puede leerse en páginas de internet:


clip_image006
Portada del libro de Livia Rokach, ‘El terrorismo sagrado de Israel’.

Sharett fue un sionista moderado, lo que significa, como Livia Rokach deja en claro, que él también buscaba la expansión israelí y la dominación, pero se oponía a los métodos utilizados por los más poderosos como Ben-Gurion. Como Sharett dice en un extracto típico de 1955:  

«He estado meditando en la larga cadena de hechos falsos y de las hostilidades que hemos inventado, y en los numerosos enfrentamientos que hemos provocado y que nos han costado tanta sangre, y en las violaciones de la ley por parte de nuestros hombres, todo lo cual ha desencadenado graves desastres y ha determinado el curso de los acontecimientos y contribuido a la crisis de seguridad».

clip_image008
Moshé Sharett

Si hay algo que Moshé Sharett y Livia Rokach dejan en claro en sus respectivos trabajos es que Shimón Peres era algo así como “el más sutil y nefasto de todos los terroristas”.

En mayo de 1947, Ben-Gurión designó a Shimón Peres en el alto mando del Haganá, donde inicialmente fue puesto a cargo del personal y más tarde se involucró en la adquisición de armas y la producción.

clip_image010
Peres (primero de la izquierda) y Ben-Gurión.

Peres sirvió como jefe del departamento de la marina en 1948 y fue enviado a los Estados Unidos en 1950 en una misión para la adquisición de armas.

Peres fue un instrumento para la adquisición de armas para el Haganá y el establecimiento de las industrias de defensa israelíes, especialmente la aeronáutica y de la aviónica, de acuerdo a su biografía. También es conocido como el padrino de las industrias de defensa de alta tecnología de Israel y el arsenal nuclear ilegal.

Peres construyó una alianza con Francia que le aseguró una fuente de las armas, y fue responsable del programa para desarrollar armas nucleares para Israel, convenciendo a los franceses para que ayudasen a Israel a construir un reactor nuclear secreto en Dimona en el desierto de Negev, en 1957.

Fue Peres quien hizo adquirir los entonces ultramodernos Dassault Mirage III, los aviones de combate de diseño francés de la fuerza aérea israelí que atacaron el USS Liberty, en 1967 (6).

clip_image012
El USS Liberty fue atacado con saña por los sionistas en junio de 1967. Ahora se sabe que había descubierto que los israelíes estaban llevando a cabo una limpieza étnica con los prisioneros egipcios en el desierto del Sinaí (ver nota).

Sobre Shimón Peres, a quien consideraba como uno de los planificadores claves de la campaña de bombardeo terrorista de las instituciones de EE.UU. y el Reino Unido en Egipto, Moshé Sharett escribió esta nota en 1955: «Peres comparte la misma ideología [como Lavón]: él quiere amedrentar a Occidente para que aquél apoye los planes de Israel» (7).

clip_image014
Golda Meir (1898-1978) y Pinhas Lavón (1904-1976).

Dos años más tarde, en 1957, escribió Sharett algo aún más crítico acerca de Peres: «He dicho que rechazo total y absolutamente a Peres y considero su ascenso a la fama un tumor maligno, la desgracia inmoral. Yo rompería mis ropas como señal de luto por el Estado si lo veo convertido en ministro del gobierno israelí».

Sin embargo, los adversarios terroristas de Sharett resultaron victoriosos: Ben-Gurión, Dayan y Peres, prevalecieron y trataron de dar “un golpe demoledor” a “la hipótesis del sionismo moderado”, concluye Livia Rokach: «En el análisis final del Occidente, y, en particular de los EE.UU., se permitió el terror o el chantaje en apoyo a las ambiciones megalómanas de Israel, porque el objetivo de una relación de complicidad ya existía y porque, una vez empujados a la complicidad abierta, ésta demostró ser capaz de servir a la causa de la política del poder occidental en la región».

Los inmensos beneficios que han fluido hacia las arcas de los cárteles de la droga occidental y el petróleo como una consecuencia de la invasión anglo-estadounidense sobre el control de la producción de opio del Afganistán ocupado y el petróleo del Irak ocupado ilustran ampliamente el punto de Rokach sobre que la falsa bandera del terror enarbolada por Israel para demonizar a sus oponentes “es capaz de servir a la causa de la política del poder occidental en la región”.

En la conclusión de su estudio de los diarios de Sharett y y otros documentos, Rokach afirma que: «Así como el sionismo, sobre la base de la despalestinización y la judaización de Palestina, era intrínsecamente racista e inmoral, igualmente el Occidente, en realidad, no tenía ninguna razón para justificar un estado judío en el Medio Oriente».

En abril de 1957, Sharett se da cuenta de que la facción de línea dura terrorista encabezada por Ben-Gurión y Dayan (8) y su protegido Peres había ganado, y que él, y su concepción del sionismo moderado, habían perdido:

Entonces confiesa Sharett: «Sigo repitiendo a mí mismo hoy en día, “Reconoce que eres el perdedor!” Ellos mostraron mucho más audacia y dinamismo ... ellos jugaron con fuego, y ganaron ... El público, incluso su propio público, no comparte su posición. Por el contrario ... el público ahora se vuelve incluso contra sus “amos” y su amargura en contra de la retirada [del Sinaí y Gaza] se está convirtiendo en una tendencia a cambiar el equilibrio político en este país a favor de [el ex líder terrorista del Irgún Menajem] Beguin».

«Su derrota [la de Sharett] en la política interna de Israel refleja el predominio de las posiciones de Ben Gurión, Dayan y otros [Peres] que no eran reacios a utilizar la fuerza para lograr sus objetivos», escribe Noam Chomsky en su introducción del libro de Rokach:

Los diarios de Sharett brindan una imagen muy reveladora del conflicto en desarrollo, como él lo percibía, y ofrecen una visión iluminadora de la historia temprana del estado de Israel, con ramificaciones que llegan hasta el presente, y más allá.

El 11-9 del 2001 y la “guerra contra el terror” son claramente dos ramificaciones de la victoria de los terroristas sionistas que llegan hasta el presente.

Moshé Sharett, el primer ministro israelí, “había hablado con franqueza y directamente a la opinión pública” y roto “la máscara del secreto” en torno a los atentados terroristas de Israel, y él podría haber cambiado la historia del Medio Oriente, señala Rokach: «En este punto, Sharett podría haber cambiado la historia del Oriente Medio ya que había hablado con franqueza y directamente a la opinión pública, que estaba profundamente preocupada por los acontecimientos en Egipto [el Asunto Lavón]: los arrestos, el juicio, las ejecuciones, los rumores contradictorios, el clima de la intriga que rodea el “Asunto”. Arrancando la máscara del secreto, denunciando a los responsables, exponiendo sus verdaderas convicciones en lo que respecta a las ideologías terroristas y las orientaciones de Israel, y proponiendo una alternativa, podría haber creado por sí mismo las condiciones en que utilizar los poderes formales que poseía para hacer una limpieza radical en el establecimiento de seguridad. El impacto de tal acto, probablemente habría sido considerable, no sólo en Israel sino también en el mundo árabe, especialmente en Egipto. La caída de Lavón por un lado y de la banda bengurionista, encabezada por Dayan y Peres, por otro, podría haber bloqueado el regreso de Ben-Gurión al poder, y en el de mayor alcance, podría haber evitado la guerra del Sinaí y Suez [1956]. Los acontecimientos ocurridos desde entonces han tomado un rumbo diferente».

Lamentablemente, “la banda bengurionista, encabezada por Dayan y Peres”, llegó al poder. Peres, que había servido en las más altas posiciones, fue elegido miembro del Parlamento (Knéset) en las elecciones de 1959. Peres, el ex Director General del Ministerio de Defensa de Moshé Dayan, entonces se convirtió en el viceministro de Defensa, cargo que ocupó hasta 1965. Peres, junto con Dayan, estaba implicado “hasta las manos” en el asunto Lavón.

El 5 de junio de 1967, Israel comenzó la Guerra de los Seis Días, cuando lanzó un ataque preventivo contra Egipto y su fuerza aérea. Itzhak Rabin (9) era el jefe de estado mayor y Moshé Dayan era el ministro de Defensa durante esta guerra crucial que remodeló el Medio Oriente.

clip_image016
Itzhak Rabin (primero de la izquierda) y Moshé Dayan (centro) entran con las tropas sionistas de ocupación en Jerusalén oriental en junio de 1967.

Ben-Gurión y su banda, compuesta por Dayan y Peres, formaron un nuevo partido en 1965, el Rafi, en parte debido a su participación en el “asunto vergonzoso”. Dayan y Peres ya había trabajado en estrecha colaboración desde sus días en el Haganá.

SHIMÓN PERES: TERRORISTA EN JEFE
Shimón Peres, el receptor más inadecuado del Premio Nobel de la Paz 1994, tiene una larga historia de terrorismo, que, evidentemente, no es bien conocida en Occidente. Peres, presidente del Estado de Israel, con 86 años de edad, tiene un historial muy bien documentado de su participación en los delitos de terrorismo durante un período de seis décadas (1941-2009).

clip_image017
Peres con su compañero del Haganá, Ariel Sharón, en enero de 1975.

Peres es un sobreviviente de la lucha entre los sionistas de línea dura, que promovieron el uso de la violencia y el terrorismo, contra los “moderados”, que se opusieron al terrorismo y abogaron por el uso de la diplomacia.

Shimón Peres fue siempre un personaje de línea dura vinculado a actividades clandestinas y terroristas. Nacido Szymon Persky en Wiszniew, Polonia, el 2 de agosto de 1923, Peres es el primo hermano de Lauren Bacall, nacida en Brooklyn como Betty Joan Persky. Esta relación entre el veterano extremista sionista y una estrella de Hollywood es un buen ejemplo de cómo las familias judías sionistas del Este de Europa establecieron sucursales en Israel y los Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX.

En 1947, el líder sionista David Ben-Gurion (David Grün), nacido en Polonia, se reunió con Shimón Peres, de 23 años de edad, en la sede de la Haganá y le hizo responsable de “la mano de obra” y la compra de armas para esa banda terrorista sionista en Palestina.

Peres se convirtió en un protegido de Ben-Gurión. Después del atentado contra el hotel King David y otros asesinatos terroristas cometidos por el Haganá y otras bandas terroristas sionistas como el Irgún, el Lehi y el Stern (10), los británicos se retiraron de Palestina.

Las bandas armadas de los inmigrantes sionistas descargaron su capacidad terrorista, que algunos habían adquirido durante la Segunda Guerra Mundial, contra la población aborigen de Palestina. Casi 400 ciudades y pueblos palestinos fueron completamente borrados del mapa y, al mismo tiempo se llevó a cabo una implacable “limpieza étnica” durante la conquista sionista de Palestina entre 1947 y 1948.

Peres también fue el jefe de la marina israelí, cuya tarea principal en ese momento era el contrabando ilegal de hombres y armas para las fuerzas sionistas en Palestina.

TRABAJANDO CON LOS GÁNGSTERS
Cuando la guerra de 1947-48 terminó, Peres asumió el cargo de Director de la delegación de adquisiciones del Ministerio de Defensa en los Estados Unidos, según lo expresa su propia biografía.

Como director de adquisición de armas en los Estados Unidos, Peres fue responsable de la organización ilegal del contrabando de armas. Las transferencias de armas y aviones a las fuerzas sionistas violaron la Ley de Neutralidad de los EE.UU.

clip_image018
Peres (primero de la izquierda) y Ben Gurión.

Gran parte de la actividad del contrabando de armas para el Haganá, se ejecutó desde una oficina que estaba en los altos del Copacabana Club, un cabaret de Nueva York, donde Peres y Teddy Kollek (11), el hijo del director del banco Rothschild de Viena, trabajaron estrechamente con el “sindicato del crimen”, liderado por los gángsters judíos de la época, entre ellos Meyer Lansky (1902-1983), Frank Rosenthal (1929-2008) y Gus Greenbaum (1894-1958).

clip_image020
Meyer Lansky

También participaron activamente en estas actividades delictivas del contrabando de armas para el Haganá los gángsters judíos estadounidenses Adolph “Al” Schwimmer (nacido en 1917) y Hank Greenspun (1909-1989), del Casino Flamingo de Las Vegas, perteneciente al publicista mafioso Benjamin “Bugsy” Siegel (1906-1947). Incluso, Frank Sinatra (1915-1998), el famoso cantante, actor y mafioso, colaboró activamente en diversas épocas en embarques de armas de contrabando hacia Israel.

clip_image022
Benjamin “Bugsy” Siegel

Greenspun y Schwimmer finalmente fueron perdonados por sus crímenes. El primero por el presidente John F. Kennedy, y el segundo por el presidente Bill Clinton, amigo cercano de la familia Schwimmer y del hijo de Hank Greenspun, Brian Greenspun.

clip_image024
Bill Clinton (segundo desde la izquierda) y Brian Greespun (primero desde la derecha) jugando al golf. Atrás, un agente (¿CIA o Mossad?) vigila.

En 1951, a petición de Ben-Gurión, Schwimmer y Peres fundaron Bedek, empresa de aviación militar que se convirtió en la compañía más grande de Israel, Israel Aircraft Industries (IAI)

clip_image026
“Al” Schwimmer

UN CEREBRO AL SERVICIO DE LAS ARMAS DE DESTRUCCIÓN MASIVA
En 1952, el mismo año que Ben-Gurión hizo a Isser Harel, el jefe del Mossad, nombró a Peres Director General en el Ministerio de Defensa.

Al año siguiente, a la edad de 29 años, Peres se convirtió en el más joven director general del Ministerio de Defensa, cargo que ocupó hasta 1959. Es interesante observar que nunca Peres asistió a la universidad o sirvió en el ejército, según el diario Ha’aretz (Tel Aviv) del 14 de junio de 2007.

clip_image027
“Sí, somos todos terroristas”. De iz. a der.: Benjamin Netanyahu, Ehud Olmert, Ariel Sharón y Shimón Peres.

Como Director General, Peres fue el fundador de las fabricaciones militares de Israel y de su filial, Israel Aircraft Industries (Industrias Aéreas de Israel). Ben-Gurión, el primer ministro de Israel en primer lugar, puso a Peres a cargo del establecimiento del programa nuclear de Israel, ilegal y secreto, en la planta de Dimona en el desierto de Negev.

clip_image029
Los extremos se tocan: dos terroristas históricos, Menajem Beguin y Shimón Peres se saludan ante las cámaras de la televisión israelí en 1977.

Peres nunca ha sido muy popular entre los votantes israelíes. Aunque sirvió dos veces como primer ministro, nunca fue elegido por voto popular para ese cargo. En el 2000, incluso perdió una elección parlamentaria para la presidencia ante Moshé Katsav, un inmigrante judío iraní.

En julio de 2007, con casi 84 años de edad, Peres finalmente ganó la presidencia, pero sólo después de que Katsav se vio obligado a abandonar el poder bajo un aluvión de denuncias de violación y abusos sexuales. Peres es el 9° Presidente de Israel.

clip_image031
Ehud Olmert, George W. Bush y Shimón Peres.

EL VERDUGO DE QANA
El crimen de guerra más destacados cometido por el Premio Nobel de la Paz 1994 fue su responsabilidad directa como Primer Ministro del bombardeo de la sede de las fuerzas de la ONU en la aldea de Qana, en el sur del Líbano en 1996.

Más de 800 civiles libaneses buscaron refugio en el edificio para escapar del fuego israelí, sin embargo, la bandera de la ONU no fue suficiente para detener la sed israelí de sangre. La artillería israelí de 155 milímetros abrió fuego y varios proyectiles impactaron en la sede de las Naciones Unidas. Ciento seis personas murieron en la masacre y al menos 110 resultaron gravemente heridas. Militares del batallón de las Islas Fiji que estaban acantonados en el lugar confesaron que minutos antes un comandante israelí los llamó por teléfono y le preguntó las coordenadas, según él para confirmar la posición y que ésta no fuera blanco de algún disparo. En realidad, estaba precisando “la puntería” para lo que iba a venir después...

A pesar de las conclusiones de la investigación de la ONU de que el ataque no fue un error técnico o de procedimiento, sino absolutamente intencional, la comunidad internacional, hasta ahora, no ha hecho nada para llevar a Peres a juicio como criminal de guerra. En su lugar, la Asamblea General de la ONU debatió si Israel debía pagar una indemnización para la reparación del complejo atacado.

clip_image033
Una imagen de la masacre de Qana (sur del Líbano) en abril de 1996, la obra del entonces primer ministro de Israel Shimón Peres.

¿AUTOR IDEOLÓGICO DEL 11/9?
Uno podría preguntarse, ¿por qué un hombre de 84 años de edad, todavía querría ser presidente. ¿Es éste un ejemplo de la máxima que asegura que “los malvados nunca reposan”? ¿Será cierto que Peres sigue trabajando porque necesita proteger los críticos y vitales secretos acerca del 11/9 del 2001 y la agenda de guerra que lanzó?

clip_image035
Donald Rumsfeld y Shimón Peres en Nueva York en 2001.

Curiosamente, antes del 11/9 del 2001, Peres, un político que se decía “de izquierda”, ocupó los poderosos cargos de Viceprimer Ministro y Ministro de Relaciones Exteriores en un gobierno dirigido por un primer ministro de extrema derecha como Ariel Sharón. Sharón, ahora supuestamente en estado vegetativo, es un conocido terrorista, traficante de armas y criminal de guerra con un largo historial de cometer atrocidades en Palestina y Líbano. Peres mantuvo esas posiciones de más alto nivel en el gobierno de Israel desde el 3 de marzo de 2001 hasta el 2 de noviembre de 2002.

Peres, el padrino y arquitecto en jefe del arsenal de alta tecnología nuclear militar e ilegal de Israel, es una persona que siempre ha apoyado el uso del terror para obligar a Occidente a apoyar de forma irrestricta los objetivos estratégicos de Israel. Ha participado, al más alto nivel, en numerosas operaciones encubiertas de terrorismo, como el “asunto vergonzoso”, que fue mantenido en secreto por el primer ministro israelí del momento (Lavón).

clip_image037
Shimón Peres y Condolleza Rice

¿Hizo uso Peres de su alto cargo, en un gobierno de ideas belicosas y de cizañas terroristas, para propiciar los ataques terroristas del 9-11 del 2001 con el fin de obligar a los Estados Unidos y Occidente a la guerra planeada por los sionistas “contra el terrorismo”?

clip_image039
Isser Harel, el terrorismo del Mossad en persona.

Shimón Peres tiene las credenciales de archisionista-terrorista. Además, tiene todas las capacidades y la concepción para ser el planificador y el autor ideológico del 9-11. ¿Fue Peres uno de los autores intelectuales del crimen terrorista del siglo? ¿Isser Harel (12) y Mordejai Hod (13) también participaron en la planificación del 9-11?

¿DAVID BEN-GURIÓN Y SHIMÓN PERES MANDARON A ASESINAR A JOHN F. KENNEDY?
El Dr. Mordejái Vanunu (nacido en 1954) es un ex técnico nuclear israelí que divulgó que Israel posee armas nucleares en vastas cantidades. Cuando Israel supo del acto, Vanunu fue raptado por el Mossad, juzgado en secreto y sentenciado a 18 años de cárcel. Salió en libertad el 21 de abril de 2004.

clip_image041
El Dr. Vanunu señala un poste ubicado en Jerusalén oriental donde está escrita una leyenda en inglés con el mensaje: “Qué la Paz prevalezca en la Tierra”.

Sin embargo, el jueves 11 de noviembre de 2004, Vanunu fue arrestado por la unidad de investigaciones internacionales de la policía israelí, alrededor de las 9:00 mientras desayunaba. Cerca de 20 comandos equipados con chalecos anti-balas y ametralladoras traspasaron el amurallado de la iglesia anglicana del Este de Jerusalén, donde Vanunu había residido desde su liberación. La policía incautó papeles y una computadora que se hallaban en su habitación. Desde entonces está en una prisión sionista de seguridad y su destino es más oscuro que nunca.

El arresto ocurrió tres semanas después de que Vanunu declarara en una entrevista que Israel se encontraba detrás del asesinato del presidente estadounidense John F. Kennedy (1917-1963).

Mordejái Vanunu, ha afirmado que el gobierno de Israel estuvo detrás del asesinato del presidente de EE.UU. John F. Kennedy, en el momento que aquel estaba ejerciendo presión sobre el gobierno sionista del momento para que se investigara los recursos de la planta nuclear de Dimona, es decir en 1963.

A pesar de la prohibición que tenía Vanunu de hablar con los medios de comunicación y encontrarse con extranjeros, éste hizo la acusación en una entrevista al periódico árabe Al-Hayat que se imprime en Londres, Nueva York, Beirut, Yeddah, Damam y Riyadh.

Según la entrevista publicada en el suplemento del periódico árabe Al-Wasat de Bahrain, Vanunu dijo oportunamente que de acuerdo con “fuentes muy confiables”, Kennedy fue asesinado debido a “la presión que ejerció sobre el entonces jefe de gobierno, David Ben-Gurión, para que se permitiera una investigación del reactor nuclear de Dimona.

Vanunu confiesa que una vez Kennedy afirmó lo siguiente: «No podemos estar seguros si un día primer ministro israelí irresponsable asume el cargo y decide utilizar armas nucleares en la lucha contra los países árabes vecinos», agregando luego: «Las armas que ha desarrollado Israel pueden destruir toda región y matar a millones».

Si esto fue así, coincide con una de las primeras medidas tomadas por el nuevo presidente estadounidense de extrema derecha, promotor de la guerra en Vietnam (esa misma de la que Kennedy quería retirarse), que fue apoyar de manera incondicional a Israel para que se llevara adelante su plan nuclear. Igualmente, no hay dudas de que si los sionistas fueron responsables del magnicidio, el hombre ideal para planificarlo fue Peres. Además de ser el cerebro en el ministerio de defensa de entonces era el mismo que había diseñado el tristemente célebre “Asunto Lavón”, es decir: el arquitecto en jefe de las operaciones encubiertas y los autoatentados...

Esta afirmación, no sólo está avalada por Vanunu que la testimonió sabiendo que corría peligro su vida, sino también por numerosos periodistas, especialistas y sitios de la web occidentales e incluso estadounidenses como la siguiente dirección:


La misma publica una especie de preámbulo para desinformados que dice así: “Israel no tiene por qué pedir disculpas por el asesinato o la destrucción de aquellos que tratan de destruirlo. La primera orden de negocio para cualquier país es la protección de su pueblo” (Washington Jewish Week, 9 de octubre de 1997),

Allí se pueden leer los siguientes párrafos esclarecedores:

«El muy promocionado primer ministro israelí David Ben-Gurión, gobernó el país desde su creación en 1948 hasta su dimisión el 16 de junio de 1963. Éste se enfureció con John F. Kennedy por no permitir que Israel se convirtiese en una potencia nuclear que, según afirma Collins, en sus últimos días en el cargo ordenó al Mossad para que asesinara al presidente de Estados Unidos».

«Ben-Gurión estaba muy convencido de que la supervivencia misma de Israel estaba en grave peligro y en una de sus últimas cartas a JFK, dijo, “Señor Presidente, mi gente tiene el derecho a existir, y esta existencia está en peligro”».

«En los días previos a la renuncia de Ben-Gurión en el cargo, él y John F. Kennedy había participado en un polémico debate a puertas cerradas, sobre la posibilidad de que Israel obtuviese capacidad nuclear. El desacuerdo entre ambos finalmente se convirtió en una guerra total de palabras que fue prácticamente ignorada por la prensa. Ethan Bronner, escribió acerca de esta batalla secreta entre JFK y Ben-Gurión años más tarde en un artículo del New York Times del 31 de octubre de 1998, llamándola un “tema oculto y feroz”. De hecho, las conversaciones entre Kennedy y Ben-Gurión aún permanecen clasificadas por el Gobierno de los Estados Unidos».

«El Dr. Gerald M. Steinberg, profesor de ciencias políticas del BESA (Centro de Estudios Estratégicos de Tel Aviv) de la Universidad Bar-Ilan, analiza todo esto diciendo: “Entre 1961 y 1963, la administración Kennedy puso una gran presión sobre Ben-Gurión en el esfuerzo para la aceptación de la inspección internacional de Dimona y la abdicación de Israel de sus armas nucleares. Esta presión aparentemente no alteró la política israelí, pero fue un factor que contribuyó a la renuncia de Ben-Gurión en 1963”».

clip_image042
«En “Israel y la bomba”, Avner Cohen, refuerza este punto de vista. “Para obligar a Ben-Gurión a aceptar las condiciones, Kennedy ejerció toda la influencia disponible de un presidente estadounidense en su trato con Israel: una amenaza que sin una solución satisfactoria podría haber puesto en peligro el compromiso del gobierno de EE.UU. a apoyar a Israel”».

«La presión sobre Ben-Gurión fue tan inmensa que terminó de dejar el cargo. Pero Kennedy no se detuvo con el sucesor de Ben-Gurión, Levi Eshkol, como informa Avner Cohen. “Kennedy le dijo a Eshkol, que el compromiso de EE.UU. y su apoyo a Israel “podrían ponerse seriamente en peligro” si Israel no permitía que los EE.UU. obtuviera “información fidedigna acerca de sus esfuerzos en el ámbito nuclear. Las exigencias de Kennedy no tenían precedentes. Se convirtieron, en efecto, en un ultimátum”. Cohen llega a la conclusión de esta idea al afirmar que “la carta de Kennedy, aparejó una situación de crisis en la oficina de Eshkol”».

Al final, como todos somos conscientes, Kennedy fue asesinado en noviembre de 1963. Aunque Israel dijo que su primera prueba nuclear tuvo lugar en 1979, en realidad ésta ocurrió en octubre de 1964. Si esto es cierto, excepto el mes de agosto de 1945, cuando Estados Unidos lanzó bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, octubre de 1964, posiblemente, sea el mes más peligroso en la historia del siglo XX.

Volvamos, sin embargo, al asesinato de JFK y a los resultados directos del mismo en relación con el lobby judío, la política exterior estadounidense y la militarización de Israel. Para entender lo poderoso que es el lobby israelí en este país, el venerable Senador J. William Fulbright dijo al programa “Face the Nation” de la CBS del 15 de abril de 1973, “Israel controla el Senado de EE.UU. El Senado está subordinado, y tenemos que estar más que preocupados por los intereses de los EE.UU. en lugar de seguir la voluntad de Israel. La gran mayoría del Senado de los EE.UU. —alrededor del 80%— está completamente en apoyo de Israel, que es lo que Israel quiere. Esto se ha demostrado una y otra vez, y esto ha hecho que la política exterior sea tan difícil para nuestro gobierno”.

clip_image043
James William Fulbright (1905-1995), senador representante del estado de Arkansas entre 1945 y 1975.

»¿Oyen lo que dijo el senador Fulbright? Esto no proviene de un teórico loco de la conspiración o un antisemita KKK (Ku Klux Klan). Viene de un muy respetable senador de los EE.UU. que dijo que alrededor del 80% del Senado está en el bolsillo de Israel».

«Como Michael Collins Piper escribe: “La conclusión es esta: JFK (John F. Kennedy) estuvo firmemente decidido a que Israel dejase de construir la bomba nuclear. LBJ (Lyndon B. Johnson) simplemente miró hacia otro lado. La muerte de JFK, efectivamente, resultó beneficiosa para las ambiciones nucleares de Israel y la evidencia lo demuestra».

clip_image045
Véase muy especialmente, Michael Collins Piper, “Final Judgment: The Missing Link in the JFK Assassination Conspiracy” (American Free Press, (2004), y Avner Cohen, “Israel and the Bomb” (New York: Columbia University Press, 1999).

PERES DESENMASCARADO EN DAVOS
El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogán, denunció el sábado 31 de enero de 2009 que Palestina era una “prisión a cielo abierto” debido a la actuación de Israel tanto en la Franja de Gaza como en Cisjordania.

En la entrevista, Erdogán cuestionó la política de aislamiento seguida por casi todos los gobiernos occidentales contra Hamás debido a su negativa a reconocer formalmente a Israel. “Hamás acudió a las elecciones como partido político. Si el mundo entero le hubiese dado la oportunidad de convertirse en un actor político, tal vez no se habría llegado a esta situación tras su victoria en los comicios", criticó Erdogán. “El mundo no respetó la voluntad política del pueblo palestino”, agregó el primer ministro turco.

clip_image047
Tzipi Livni y Shimón Peres.

La entrevista del Washington Post con Erdogán se realizó antes del escándalo protagonizado el jueves 29 de enero por el mandatario turco en Davos, Suiza. Allí, el premier de Ankara abandonó una discusión celebrada en el marco del Foro Económico Mundial que se celebra en esa localidad después de una discusión con el presidente israelí, Shimón Peres, sobre la reciente ofensiva militar de Israel contra la Franja de Gaza. Erdogán acusó a Peres de “estar matando gente”.

clip_image049
Hillary Clinton y Shimón Peres

El dirigente turco refutó la alegación israelí de que la ofensiva de tres semanas fue en respuesta al lanzamiento de cohetes de Hamás contra Israel, pues recordó que, desde meses antes había un alto el fuego, en el que Hamás no lanzó un solo cohete y, en cambio, “Israel transformó Gaza en una enorme cárcel al aire libre, donde ni siquiera podía entrar una caja de tomates”, en referencia al bloqueo.

Dijo que en ese período anterior a la ofensiva, 24 palestinos murieron por disparos del ejército israelí. Erdogán resaltó que “el principal problema es la ocupación israelí, los asentamientos, las barreras”.

clip_image051
Peres, Sharón y Olmert.

A su regreso a Turquía, Erdogán fue recibido como un héroe por miles de personas que portaban banderas turcas y palestinas. Los manifestantes corearon lemas como ‘Turquía está orgullosa de ti’. Aclamado por las masas, el presidente turco afirmó que «la forma en la que Peres se pronunció no encaja en la manera en que un presidente tiene que hablar. Fue insultante y elevó mucho la voz».

En una rueda de prensa posterior, Erdogan criticó al moderador en Davos, el columnista de ‘The Washington Post’ David Ignatius, al explicar que Peres pudo exponer sus puntos de vista a gritos durante 23 minutos y sin ninguna interrupción, mientras que a él sólo le dejó 12 minutos. Esa fue la razón, según el dirigente musulmán turco, de su reacción y de su promesa de no volver más a Davos.

clip_image052
La foto que dio la vuelta al mundo: Erdogán acusa en Davos a Peres de “matar gente”.

ALGUNOS DICHOS Y HAZAÑAS DE “UN HOMBRE DE PAZ”
La arrogancia y la desfachatez de Peres no tienen límites. Una vez declaró lo siguiente, citándose a sí mismo: «Si no hubiera sido por Shimón Peres que convenció a los franceses en 1957 para que ayudaran a construir el reactor nuclear secreto de Dimona, el programa nuclear israelí, nunca hubiera visto la luz del día».

Peres fue el primero en luchar por la implantación de los asentamientos judíos en primer lugar, el de Kedumim, en la década de 1970 en el corazón de la Cisjordania ocupada en 1967, así como el establecimiento de la zona de seguridad que representa más del 45 por ciento de la Ribera Occidental».

A la hora de expresar sus conceptos racistas y discriminatorios, nunca le ha temblado la lengua. Por eso dijo oportunamente: «Si la división del territorio no se efectúa dentro de una década, la minoría árabe se habrá convertido en una mayoría árabe. Israel dejará de ser un estado judío, o dejará de ser un estado democrático».

Fue Shimón Peres quien denominó la Operación contra el Sur del Líbano a mediados de abril de 1996, la operación “Viñas de la Ira”.

Peres, que compartió el Premio Nobel de la Paz con Yitzhak Rabin y Yasser Arafat en 1994, gracias a la degeneración moral de nuestro mundo, ha defendido la expropiación de tierras palestinas y el “Muro de Separación” construido en tierra palestina usurpada en Cisjordania.

clip_image054
Un afiche de estudiantes británicos de la Universidad de Oxford, Reino Unido, identifica a Shimón Peres como “criminal de guerra”.

Después de cada atrocidad sionista cometida contra los niños palestinos y libaneses en Qana, Gaza, Beirut, etc., Peres, hipócrita contumaz, repite una y otra vez el dicho acuñado por Golda Meir, la versión femenina de Peres: «Habrá Paz en Medio Oriente cuando los árabes amen a sus hijos tanto como odian a los judíos». ¿No habría que decir que “habrá paz en Medio Oriente cuando los sionistas paren de matar palestinos y libaneses”?

El Presidente de Israel es uno de los mayores instigadores para que el programa nuclear iraní sea detenido a cualquier precio, incluso mediante la intervención militar. Por el contrario, el programa nuclear militar israelí se mantiene intacto y nadie osa inspeccionar sus plantas e instalaciones secretas. Precisamente, el hombre que se enorgullece de haber hecho posible dicho programa se permite criticar abiertamente el programa nuclear de la República Islámica de Irán amenazando con destruirlo. Así, Peres, el hombre de la paz y la concordia, amenazó: «El presidente de Irán debería saber que Irán también puede ser borrado del mapa».

NOTAS
1) El Haganá (en hebreo “La defensa”) fue un grupo terrorista sionista que estuvo en operaciones entre 1920 y 1948.

2) Levi Eshkol (1895-1969) fue el tercer primer ministro de Israel, desde 1963 hasta 1969.

3) David Ben-Gurión (1886-1973), fue el Primer Ministro de Israel (1948-1954 y luego nuevamente entre 1955-1963.

4) Livia Rokach es la hija de Israel Rokach (1886-1959), político israelí, alcalde de Tel Aviv entre 1936 y 1953.

5) Moshé Sharet, nacido Moshé Shertok (1894-1965) fue el segundo primer ministro de Israel (1953-1955). Gobernó entre los dos mandatos de David Ben-Gurión.

6) El USS Liberty fue un navío de la Armada de los EE.UU. de la clase Belmont. durante la tarde del 8 de junio de 1967 (en la cuarta jornada de la Guerra de los Seis Días), se produjo un ataque combinado de aviones y torpederas israelíes, en el que además se ametrallaron las lanchas salvavidas en las que los supervivientes intentaban huir: murieron 34 marineros y 170 resultaron heridos de distinta gravedad. Mientras se desarrollaba la operación, todas las antenas de comunicación del barco estadounidense fueron destruidas, así que la llamada de ayuda tardó en emitirse. Tras 10 minutos de intentos, por fin se pudo hacer, y el portaaviones USS. Saratoga envió cuatro cazas en apoyo del USS Liberty. Los israelíes trataron de disculparse argumentando que habían confundido al USS Liberty con el destructor egipcio “El Quseir”. Pero, esa disculpa resultó impresentable: el USS Liberty tenía el doble de tamaño de “El Quseir” y resultaba fue fácil de reconocer por sus insignias en un día de clima perfecto a la luz del sol. ¿Cuál fue la verdadera causa de tan insólito ataque? Hoy, 42 años después, fuentes bien informadas afirman que el USS Liberty estaba interceptando las comunicaciones israelíes y comprobando que los israelíes estaban matando a prisioneros egipcios en la península del Sinaí. En 1995, fueron descubiertas fosas en el desierto del Sinaí y se contabilizaron alrededor de 2700 cadáveres de soldados egipcios que habían sido, muchos de ellos, enterrados vivos en la arena. La noticia fue difundida por la CNN, el New York Times y otros medios.

(7) El “asunto vergonzoso” se refiere al escándalo de una fallida operación secreta israelí en Egipto, conocida como “Operación Shoshána” (Susana), en la que la inteligencia militar israelí plantó bombas en Egipto, en objetivos norteamericanos y británicos en el verano boreal de 1954 con la esperanza de que los miembros de la Hermandad Musulmana, los comunistas, ‘descontentos no identificados’ o ‘nacionalistas locales’ fuesen hechos responsables. Se conoció como el “asunto vergonzoso” (en hebreo, HaEsek HaBish) después que el ministro de Defensa israelí, Pinhas Lavón, fue obligado a renunciar por el incidente. En 2005, el presidente israelí, Moshé Katzav, le hizo un homenaje a los nueve agentes judíos egipcios involucrados.

8) Moshé Dayán (1915-1981), jefe del Estado Mayor del ejército israelí, desempeñó un papel crucial en la Guerra de Suez (1956) y en la Guerra de los Seis Días (1967).

9) Itzhak Rabin (1922-1995), militar y político israelí, fue primer ministro de Israel entre 1974-1977 y 1992-1995.

10) El Irgún (en hebreo, abreviatura de HaIrgún HaTzva’í HaLe’umí BeEretz Yisra’el, “Organización Militar Nacional en la Tierra de Israel”), el Lehi (acrónimo hebreo de Lojamei Jerut Israel, “Luchadores por la Libertad de Israel"” y la banda creada por el polaco Abraham “Yair” Stern (1907-1942) fueron organizaciones sionistas terroristas de ultraderecha fundadas bajo la inspiración del ideólogo sionista filonazifascista Zeev (Vladímir) Jabotinsky (1880-1940), y sus discípulos Menajem Beguin (1913-1992) e Itzhak Shamir (nacido en 1915).

11) Theodor “Teddy” Kollek (1911-2007), político israelí nacido en hungría, alcalde de Jerusalén entre 1965 y 1993.

12) Isser Harel (1912-2003), director del Mossad entre 1952-1963. En 1960, entre los meses de marzo y mayo llevó a cabo personalmente la operación encubierta para capturar a Adolf Eichmann, a través de la cual se violó la soberanía de la República Argentina.

13) Mordejai “Mottie” Hod (1926-2003), comandante de la Fuerza Aérea Israelí durante la Guerra de los Seis Días en junio de 1967.

clip_image056

¡SILENCIO! DENUNCIAR LOS CRÍMENES DE GUERRA DE ISRAEL ES ANTISEMITISMO