domingo, 5 de agosto de 2012

El Gobierno y el Pueblo de Australia por una solución política a la crisis siria



Australia instó el jueves a todo el mundo a “no desatender” el conflicto en Siria y pidió una solución política para acabar la violencia que azota al país árabe.

“Advertimos al mundo a no abandonar este crisis incluso por un momento”, dijo el canciller australiano, Bob Carr, en una rueda de prensa conjunta con su homólogo jordano, Nasser Judeh, en Amán, capital de Jordania.

Carr mostró su preocupación por el aumento de la violencia en Siria e indicó que está situación tendrá peligrosas repercusiones para toda la región.

Asimismo, reiteró la importancia de encontrar una solución política para poner fin a la crisis y la elevada violencia que sacude al Estado árabe.

El ministro australiano de Exteriores también se reunió con el rey jordano, Abdulá II, para abordar la situación en Siria.


 
Cientos de australianos han salido este domingo a las calles de Sídney (sudeste de Australia) para mostrar su solidaridad con el Gobierno del presidente sirio Bashar al-Asad y exhortar a las potencias extranjeras a no intervenir militarmente en ese país árabe.

Durante la marcha, organizada por el grupo “Manos fuera de Siria”, los manifestantes llevaban banderas sirias y carteles en las que se leía: “Gracias a Rusia y China por los vetos” y “Que todo el mundo escuche: Siria es nuestra nación, Bashar es nuestro líder”.

“Estoy aquí para mostrar mi apoyo al presidente y al pueblo de Siria (…) Tenemos que exponer las mentiras que se han confabulado a través de los medios de comunicación”, ha señalado una joven que portaba la bandera de Siria.

Una de los organizadores del evento Hanadi Assoud ha declarado que los manifestantes están en contra de la intervención de EE. UU. o de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) en esa nación.

A juicio de la organizadora, las fuerzas de la oposición son los responsables de cualquier matanza que ha surgido en ese país.