lunes, 6 de agosto de 2012

La Resistencia Palestina condena el ataque al campo de refugiados de Yamurk por el frente islamista sirio

El auto-denominado "Ejército Libre Sirio" (ELS) tiene por objetivo establecer un Estado Islamista en Siria, como han logrado recientemente en Libia, o como lograron en la postguerra irakí en la zona del país de mayoría sunni (*), por tanto, y para entendernos, es más correcto denominarlo "frente islamista sirio". En la práctica, Al Qaeda se ufana en publicitar que el ELS actúa bajo su bandera negra.





El Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS) ha condenado este viernes el ataque terrorista perpetrado ayer contra el campo de los refugiados palestinos de Yarmuk, en la capital siria, Damasco, que dejó un saldo mortal de quince personas.

Las autoridades de HAMAS han expresado sus condolencias a las familias de las víctimas de este campo, que se convirtió en el blanco de los misiles lanzados por bandas terroristas.


El jueves, quince palestinos perdieron la vida después de que misiles alcanzarán el centro de este campamento que alberga a miles de palestinos, desalojados desde 1948 por la construcción de asentamientos del régimen israelí.


Nada más conocer la noticia, las fuerzas sirias de seguridad se presentaron en la zona y pusieron en marcha un proceso de persecución para dar con los autores del ataque, lo que resultó con la detención de algunos integrantes de grupos armados que tenían un arsenal de explosivos en dicha zona.


Por su parte, el Ejército sirio, en el marco de una operación de limpieza de elementos terroristas, sigue avanzando en zonas bajo el control de las bandas armadas, entre ellas en Yarmuk.


Desde mediados de marzo de 2011, Siria es testigo de violencia y disturbios perpetrados por los terroristas, respaldados y financiados por los países extranjeros, cuyo objetivo es derrocar el Gobierno de Damasco y preparar el terreno para una intervención militar extranjera en este país árabe.



Las facciones de la Revolución Palestina en Siria condenaron el brutal asalto lanzado el día dos de este mes contra el campamento de refugiados de Yarmuk en Damasco, ataque que dio lugar a una masacre que dejó un número de mártires y heridos.

En un comunicado emitido tras una reunión el sábado, las facciones de la Revolución Palestina en Siria consideraron que la atrocidad de este horrible crimen ha rebasado todos los limites humanos, y aseguró que los delincuentes que llevaron a cabo el crimen y los que están detrás de ellos, no escaparán de la justicia ni serán absueltos de este acto despreciable, cobarde y deplorable que ha traspasado todas las normas y medidas.

Las facciones palestinas en Siria, 15 en total, aludieron en su comunicado a las posturas sirias para con el pueblo palestino, el respaldo sirio a la justa causa palestina y a su contemporánea revolución desde sus comienzos, deseando con toda honestidad que Siria logre superar la crisis y sanar sus heridas, para que pueda retomar su papel nacional y panárabe, especialmente su respaldo a Palestina y a su justa causa.

El comunicado llama a todos los que poseen algo de patriotismo, arabismo y conciencia, a cesar inmediatamente los ataques contra los palestinos y el derrame de sangre palestina, llamando a no involucrarlos en la crisis.


Al Qaeda utiliza los campos de refugiados palestinos en sus acciones militares en Líbano y Siria, poniendo en riesgo la vida de sus residentes

"El Ejército libanés toma el campo de refugiados de Naher el Bared" (23-09-2007):  "Tres meses y medio ha necesitado el Ejército libanés para doblegar a los milicianos de Fatah al Islam atrincherados en el campo de refugiados palestinos de Naher el Bared, cerca de Trípoli, en el norte de Líbano. Treinta y siete luchadores murieron ayer en la última arremetida de los soldados contra esta organización inspirada por Al Qaeda. Un total de 330 personas, entre militares, civiles y yihadistas, han perecido en las batallas desatadas el 20 de mayo."

"Los campamentos palestinos en Líbano" (25-06-2012): "En 2007, Nahr al-Bared fue casi totalmente destruido durante un conflicto que duró meses entre el ejército libanés y Fatah Al-Islam, un reducido grupo vinculado con Al-Qaeda; los controles de acceso al campamento de Nahr Al-Bared están en manos de las fuerzas de seguridad libanesas y es el único campo de refugiados palestinos en Líbano bajo el control directo del Estado... Si bien el problema de la seguridad en los campamentos palestinos data de 2007, si tenemos como referencia a los últimos enfrentamientos de gravedad, lo cierto es que la actual situación regional puede convertir a los asentamientos en focos que alberguen a elementos radicalizados que tienen una agenda diferente a la palestina; la pobreza extrema de las poblaciones en los campamentos puede convertirlos en objetivos fáciles para el clientelismo social de los sectores salafistas que, al igual que los chiitas con Hezbollah, pueden establecerse como Estados dentro del Estado afectando el control de las fuerzas de seguridad."


(*) Cuando el Gobierno de Bagdad lleva la contraria al Estado Islamista del norte del país, le recuerdan cuales son sus exigencias con una campaña de atentados en la capital.