jueves, 16 de agosto de 2012

La "solución final" al problema palestino urdida por el islamismo político


"El triángulo del mal" turco-qatarí-saudí completa su ofensiva contra Siria urdiendo un plan para liquidar la causa palestina

Aug 14, 2012

Jerusalén, SANA   

En tanto que las fuerzas de la ocupación del ente israelí continúan la escalada de sus operaciones colonialistas y la judaización de las santidades y santuarios islámicos en Palestina ocupada, conjuntamente con sus agresiones contra la población palestina en medio de un repugnante silencio árabe e internacional, el "triángulo del mal" en la región, conformado por Arabia Saudí, Qatar y Turquía, y subordinado a Israel, está ideando una fórmula de "liquidación" de la causa palestina, en virtud de la cual se pone fin a la causa principal de los árabes y los musulmanes conforme a la voluntad usa-israelí, de manera que venga a completar, dicha fórmula, el proyecto occidental-sionista contra Siria, en el cual ha representado éste conspirador triángulo la punta de la lanza, para allanar el camino ante la aplicación del proyecto del Nuevo Oriente Medio tal y como lo ha trazado EE.UU.



Los viejos-actualizados planes del perverso triangulo turco-qatarí-saudí, fueron revelados por el diario al-Manar de Jerusalén, lo que viene a confirmar de nuevo las informaciones publicadas en más de una ocasión de que los regímenes de Arabia Saudí y Qatar coordinan secretamente con Israel para idear una "solución exterminadora", que ponga punto y final a la causa palestina, en orden con el gobierno turco del Partido Justicia y Desarrollo, presidido por Racep Tayyeb Erdogan, para surgir como uno de los resultados desprendidos de la conjura occidental contra Siria.

Ya es obvio para todos los que siguen los acontecimientos en Siria, de que el crimen y el terrorismo apuntan fundamentalmente a romper el eje de resistencia y derrocar sus pilares, los cuales han enfrentado y siguen enfrentando las ambiciones de Israel y occidente en la región.

Esta solución la promocionarán tanto Doha como Riad, que hicieron votos al enemigo israelí de que todo se realizará con la bendición de Ankara.

Conforme a ello, según el diario jerusalemita, se presentarán propuestas de liquidación en la etapa a venir, en la que competirán entre sí para su eventual consecución, los países del triángulo del mal, ya que aprovecharán los sucesos que atraviesa la región árabe y particularmente la guerra lanzada contra los países del eje de la resistencia, especialmente que hay índices de un posible enfrentamiento militar iniciado por Israel en colaboración con los regímenes mencionados en uno o más escenarios.

Observadores consideran que lo revelado por el diario al-Manar de Jerusalén, no es de extrañar, debido a la absoluta subordinación de dichos regímenes a la voluntad estadounidense, siguiendo el trayecto que les ha trazado Washington.

Asimismo conciertan que las claras pruebas que ponen en evidencia la involucración de estos países en la ofensiva contra Siria, son indicios que no dejan lugar a dudas de su completa disposición a concederles a los sionistas y los estadounidenses una oportunidad absoluta y amplia para materializar sus planes, especialmente que ya han echado sus manos sobre la Liga de los Estados Árabes y dominan cualquier decisión o iniciativa propuesta por esa instancia, y han empantanado a los ciudadanos árabes en los sucesos que presencian sus países, para evitar cualquier reacción popular ante los designios de sus acciones.

La información presentada por el diario jerusalemita, al afirmar que los regímenes del Golfo siguen el rumbo de la barca usa-israelí que busca promocionar soluciones de sometimiento y postración a la causa palestina, no ha representado un record periodístico, dado que dichos regímenes eran y continúan siendo el símbolo reaccionario árabe que ha arrastrado a la Nación a este declive, al conjurar con fuerzas imperialistas mundiales contra sus propias causas, a través de atacar y derrocar a todas las voces y las fuerzas que han defendido las causas de la Nación a lo largo de las pasadas décadas. Más la última palabra la tendrá el resistente y firme pueblo palestino, cuyas banderas están muy lejos del sometimiento y la rendición, a los cuales les instigan los monarcas del petrodólar para poner fin a su noble y justa causa.