miércoles, 15 de agosto de 2012

Reporteros sin Fronteras condena los ataques de la oposición siria contra medios gubernamentales

Informa Elmundo.es:

Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha condenado este martes [por ayer] los ataques sufridos recientemente por periodistas de medios gubernamentales y progubernamentales sirios y ha pedido a la oposición que ponga fin a esas prácticas y lleve a cabo las investigaciones pertinentes.

"Tal comportamiento", dice, en referencia a esos ataques, "no sólo es una violación de los derechos humanos y de vuestras responsabilidades internacionales, sino que también es contraproducente, porque sólo puede dañar la imagen de la oposición por parte del público y de los apoyos internacionales".

La carta abierta está dirigida al coronel del Ejército Libre Sirio (ELS), Riad al Asaad, y al presidente del Consejo Nacional Sirio (CNS), Abdel Basset Sayda, a quienes les recuerda que su deseo de facilitar la transición les obliga a respetar la ley internacional y a imponerla a sus fuerzas.

"Somos conscientes de la diversidad de la oposición siria, pero os pedimos a vosotros, en tanto que líderes de sus principales componentes, que condenéis públicamente esos abusos y llevéis a cabo las investigaciones necesarias", señala el comunicado.

Ataques a medios de comunicación

Entre los hechos denunciados figura el secuestro en Damasco el 6 de agosto del cámara de televisión del gobierno sirio Talal Janbakeli por parte de una milicia del ELS, o la captura cuatro días después de un equipo de Al-Ijbariya, un canal privado progubernamental, del que se cree que un integrante está muerto.

"El ELS y otros componentes de la oposición -subraya RSF- deben de manera inmediata y sin condiciones liberar a los periodistas y trabajadores de los medios que tienen retenidos. También deben dejar inmediatamente de grabar declaraciones bajo coacción, una práctica degradante a la que muchos reporteros detenidos han sido sometidos".

La organización ha recordado que aunque condena con fuerza todo mensaje de propaganda que incite al odio o a la violencia contra la población, "la integridad física y la dignidad de los profesionales de los medios debe ser respetada para proteger la libertad de información en sí misma".