miércoles, 3 de octubre de 2012


El NO a Eurovegas y la construcción de un frente popular anti-imperialista, anti-capitalista y anti-sionista

El anuncio, a comienzos de septiembre, de que el proyecto mafioso de Eurovegas se iba a instalar en Madrid ha supuesto un verdadero golpe para la plataforma popular que se movilizaba en su contra, pero el golpe también ha reactivado la resistencia en contra del proyecto que, hasta este anuncio, no se sabía si se ubicaría en Barcelona o en Madrid.

En vísperas de conocerse la decisión de los patrocinadores del proyecto sobre su ubicación definitiva, las autoridades catalanes buscaron un sustituto a Eurovegas de similares características, con lo cual las expectativas de la plataforma creada en Barcelona contra el proyecto también se vieron golpeadas por las decisiones de los políticos, alejadas de las demandas de los ciudadanos y de las poblaciones más directamente afectadas.

En Madrid, observamos cómo la conexión neoliberal y sionista ha garantizado la decisión de ubicar aquí Eurovegas: el pelotazo de la construcción, en el que se subió el gobierno de la Comunidad de Madrid, y que es directamente responsable de la bancarrota de Caja Madrid, trajo a Madrid el proyecto de Eurovegas, con el apoyo del gobierno del Partido Popular.   

El proyecto se ajustaba perfectamente a la visión clasista que el Gobierno del PP tiene de la Comunidad de Madrid, cediendo a todas las condiciones del dueño de Eurovegas para su instalación: precarización de las condiciones de trabajo e impacto medioambiental en una cañada utilizada para la trashumancia.

El historial del dueño de Eurovegas, Sheldon Adelson, justifica el rechazo contra sus proyectos empresariales. Allí donde ha ubicado sus empresas, ya sea en EE.UU., en China o en Israel, han estado asociadas a la sobreexplotación, al fraude y a la corrupción. Y el Partido Popular extiende ahora la alfombra roja para su ubicación en Madrid, esperando que su modelo de negocios se vea favorecido con las empresas de Sheldon Adelson.

El anuncio de septiembre no quiere decir que esté todo perdido para la causa popular, sino que ahora comienza de verdad la lucha contra el proyecto, y contra sus patrocinadores políticos y económicos.

La lucha contra Sheldon Adelson y contra Eurovegas es la lucha contra un modelo de negocio y de empresa que ataca a los trabajadores, que ataca al medio ambiente, que ataca a la cultura y las tradiciones de los países, y que destruye la fibra moral y económica de las naciones. De la crisis económica del capitalismo no se sale imponiendo los mismos proyectos que nos han llevado a ella.

Por eso decimos, ¡NO a Eurovegas!

La lucha acaba de comenzar.


Plataforma No a la Guerra Imperialista (30-09-2012)