lunes, 14 de enero de 2013

Google quiere aterrizar en Corea del Norte y Asuntos Exteriores de EE.UU. se lo prohibe

El nuevo liderazgo coreano busca la apertura tecnológica y comercial al exterior, mientras que la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, (de inefable memoria por su juego a favor del islamismo político en el Magreb y Oriente Medio) pide que se investigue al país nordcoreano.

Hace unos días, llegaba a Corea del Norte una delegación norteamericana con la misión formal de mediar en la liberación de un estadounidense, la misión informal era la de interesarse por los planes comerciales y tecnológicos de Corea de cara a su apertura al exterior. En la delegación iba el ex-gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, y el director ejecutivo de Google, Eric Schmidt, (junto a su hija).

El departamento de Estado norteamericano (su Ministerio de Exteriores) no tardó en declarar públicamente su inquietud por esta vísita, dado que para ellos Corea del Norte es un "enemigo" que, lejos de debilitarse, está en periodo de crecimiento, como demuestra la reciente puesta en órbita de un satélite espacial en diciembre (tachada por Occidente como agresión a la seguridad regional).

Ese lanzamiento exitoso lo utiliza EE.UU. para que el Consejo de Seguridad aumente las sanciones contra la Corea del Norte.