martes, 9 de abril de 2013

El mito de la Thatcher

Una política que gobernó contra la mayoría de la población y que obtuvo sus victorias electorales por estrecho margen. Terminó con una década de Gobierno progresista (laborista) en un escenario de histeria colectiva alimentado por la prensa de derecha que aventaba el fantasma del Socialismo en Reino Unido y de que el país se pudiera quedar aislado, fuera de la OTAN y sin el paraguas de EE.UU., a la manera de Allende en Chile.

La novela "Un Golpe Muy Británico" se ideó en el ambiente políticamente muy caldeado de la elección de Margaret Thatcher de finales de la década de 1970, y trataba de colocarse en la hipótesis de, efectivamente, que pasaría si un Primer Ministro "rojo" llegaba a la presidencia del Gobierno británico, como alertaban los periódicos de la derecha. Años después, la novela se convertiría en una serie de televisión de cuatro capítulos:


La Thatcher, una líder poco carismática que para afianzar su poder frente a una mayoría social claramente hóstil se metió en una guerra impopular (Las Malvinas), militarizó el conflicto de Irlanda del Norte, y a continuación arremetió contra las fuerzas sociales del laborismo (los sindicatos).

Desindustrialización de Inglaterra: el "calentamiento global" fue ya un pretexto empleado por Thatcher para cerrar minas y enfrentarse a los sindicatos


Años después, una izquierda acomplejada no pudo decir que No al legado de Thatcher y todavía en 2007, un sonado Gordon Brown (segundo Primer Ministro laborista después de Blair y de una década y media de conservadurismo), que había sido muy crítico con Thatcher durante su época como parlamentario en la oposición, loaba la figura de Thatcher como defensora de la "libertad".

Thatcher, la "defensora de la libertad", se entromete en el enfrentamiento entre el sindicato Solidarnosc y el Estado polaco (mientras en casa reduce la representación de los sindicatos a la marginalidad), y alerta del peligro para Europa de una Alemania fuerte tras la reunificación

No a la Guerra Imperialista