lunes, 13 de mayo de 2013

A Francia no se le endereza

La "Grandeur" corre peligro



Un misil balístico, desprovisto de carga nuclear, se autodestruyó pocos minutos después de haber sido lanzado desde un submarino francés en aguas del Atlántico, cerca de la costa noroeste gala, informó el Ministerio de Defensa galo. Se trata del primer fallo de este tipo en un misil desde 1996, añadió.

La autodestrucción del M-51, que se produjo durante un ejercicio militar, tuvo lugar en una zona prohibida a la navegación marítima y aérea y no causó daños.

Era el tercer ensayo de lanzamiento desde un submarino de ese misil con un alcance de 8.000 kilómetros y capaz de portar hasta seis cabezas nucleares.