miércoles, 22 de mayo de 2013

El imperialismo europeo en crisis degenerativa

Postal del Imperialismo europeo a finales del Siglo XIX (el Imperio británico poniendo sus pies a lo largo de toda África):



Nueva crisis, viejas soluciones, el imperialismo se recicla en el Siglo XXI (los cuatro de las Azores):


Francia, franquicia sionista (la Francia oligárquica pone su caudal a buen recaudo, bajo el paraguas del Imperialismo anglo-norteamericano):

   

No esperábamos cabrear tanto a la "élite" española cuando decíamos que eran de los pocos que le seguían el juego al imperialismo anglo-norteamericano (el Reino de España, como siempre, servil; robando a los pueblos para que el capitalismo internacional financiero acumule fortunas, luego dirán ¿por qué en España no hubo una Revolución Burguesa? Claro, cómo va haberla si las fortunas que amasaban las élites españolas acababan en manos de los banqueros holandeses; que en justa vengaza luego hicieron la guerra al "Imperio" español).



Pero parece que sí, que la "diplomacia" española se ha tomado muy a pecho ser más tonta que nadie (más aún que la francesa -que, al fin y al cabo, aún tienen un "imperio" que defender) y ha decidido que, en el marco de la "Conferencia de Madrid" de la gusanera siria (están a ver cómo les despiden, porque aquello es un coladero de dinero) ha decidido ¡que ellos también quieren armar a los "rebeldes" sirios! ¿No le preocupa al servicio exterior español que esos "rebeldes", algunos de nacionalidad española, pueden acabar volviendo al Estado español llenos de experiencia y armas? Total, si luego ponen bombas donde los curritos van a coger el metro o el autobus por las mañanas. Es verdad, por ahí no paran Margallo y sus amigos.

 
Si se confirma la "nueva posición" de la diplomacia española, supondría un giro de 180º, dado que en el último viaje del ministro Margallo a Líbano dijo que ellos abogaban por una "solución política" en Siria; esta visto que el Reino de España es una subcontrata de la globalización neocapitalista --para desgracia de su población.
 


No a la Guerra Imperialista