domingo, 26 de mayo de 2013

Rusia celebra que Siria participe en la Conferencia internacional sobre el conflicto interno del país y lamenta que la "oposición" exterior plantee condiciones previas

El canciller ruso, Serguei Lavrov, considera loable la reacción del Gobierno sirio a una propuesta para los diálogos de paz, sin embargo lamentó que la oposición siria no confirmara su participación en la conferencia prevista para tocar la situación del país árabe.
 
Luego de la reunión sostenida con el vicecanciller de Siria, Faisal Meqdad, en Moscú (capital rusa), Lavrov celebró “la reacción constructiva de la dirección siria a la propuesta”.

La conferencia internacional sobre Siria, es una de las salidas a la solución del conflicto en la que el diplomático ruso trabaja con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

"La situación demanda un inmediato cese de las acciones militares y el comienzo del diálogo político. El objetivo de este evento estriba en que los mismos sirios se pongan de acuerdo sin injerencia exterior sobre cómo ven el futuro de su país", apuntó el diplomático ruso.

Meqdad señaló que al estar en Damasco (capital siria) hablará con las autoridades respecto a los resultados de los diálogos en Moscú y luego se tomarán las decisiones definitivas sobre su participación en la conferencia.

Asimismo, aseguró que el gobierno sirio siempre ha mostrado su disposición por una solución pacífica al conflicto, “lamentablemente tales esfuerzos no son apoyados por aquellos que buscan la continuidad de la violencia y el derramamiento de sangre en Siria”.

Los dirigentes de la oposición del país árabe pidieron el martes la salida del líder sirio, Bashar Al Assad, y plantearon un Gobierno de transición que sea respaldado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Hablaron también que la decisión de acudir o no a la conferencia la darán a conocer dentro de dos semanas en Estambul (Turquía).

Lavrov resaltó la importancia de que la oposición siria cambie de postura, deje de "plantear cosas irreales", como la renuncia de Assad, y participe en la conferencia sin condiciones previas.

El conflicto, iniciado en marzo de 2011, ha dejado un saldo lamentable de civiles muertos. Algunos países occidentales y regionales financian a los grupos armados que promueven la violencia en Siria como Turquía, Qatar y Arabía Saudí e incluso EEUU con el respaldo a la oposición siria.

Fuente: Al Manar