lunes, 10 de junio de 2013

Bendita cartilla de racionamiento


“No estamos racionando, estamos evitando que se lleven los productos a Colombia (…) No estamos en Cuba, estamos en Maracaibo. Entiendan que lo que estamos haciendo es para que en el Zulia tengamos el derecho a disfrutar de los alimentos y tengan los alimentos al precio que corresponde”, Francisco Arias Cárdenas, Gobernador del estado venezolano de Zulia ante las críticas de que están implementando una cartilla de racionamiento.

  
Independientemente de que ese "no estamos en Cuba" nos suena despectivo (es nuestra opinión personal; por tanto subjetiva) viniendo de un político consciente de que si no hubiera sido por los maestros cubanos, su país es posible que aún no estuviera libre de analfabetismo, declaramos, a voz en grito, que ojalá los doce millones de pobres españoles, entre los que se encuentran más de dos millones de niños, contaran con una cartilla de racionamiento con artículos subvencionados.

Al menos comerían, en mayor o menor cantidad, tres veces, al día, algo que hoy por hoy, no sucede.


Fuente: JM Álvarez