domingo, 24 de noviembre de 2013

Siria: "La batalla sobre el terreno quedará decidida en seis meses"

Una delegación de partidos libaneses del 8 de Marzo participó el lunes en Damasco en una conferencia de partidos árabes y mantuvo un encuentro con el presidente sirio, Bashar al Assad. Ante los miembros de esta delegación libanesa, compuesta por el responsable de relaciones árabes de Hezbolá, Hassan Ezzeddin, y de cuadros del Partido Nacional Social Sirio y del movimiento Amal, el presidente sirio aseguró que “la batalla sobre el terreno quedará decidida en los próximos seis meses”.
Durante el encuentro, el presidente Assad señaló que “un arreglo político de la crisis no tiene sentido en presencia de elementos terroristas extranjeros y takfiris sobre el suelo sirio”. Él precisó que el “pueblo sirio y el Ejército continuarán defendiéndose”.
“El liderazgo sirio apoya la organización de la conferencia de Ginebra, pero subraya que deben crearse las circunstancias propicias para su celebración”, señaló Assad. “Si el objetivo de esta conferencia es poner fin al conflicto y al baño de sangre para hallar soluciones, hace falta primero cesar el envío de combatientes extranjeros y poner fin al apoyo financiero y en armas del cual se benefician los grupos takfiris, especialmente a Al Qaida y sus afiliados”, añadió Assad, según las mismas fuentes.
Apoyo de los partidos árabes a Siria
Por su parte, el Secretariado General de la Conferencia de Partidos Árabes mostró su apoyo a Siria frente a la agresión internacional a la que hace frente por medio de los grupos terroristas.
En la declaración final del encuentro, que fue celebrado en los días 18 y 19 en Damasco, el Secretariado mostró su apoyo a Siria, que representa a la Resistencia árabe, como demuestra el hecho de que apoye y albergue a todas las fuerzas nacionalistas árabes, y expresó su confianza en la victoria del país sobre sus enemigos y en que la nación siria continuará desempeñando un papel pionero a todos los niveles.
La declaración señala que Siria está atravesando una “confrontación histórica” y ha logrado hacer frente a la agresión extranjera y llevar a cabo progresos militares gracias a la firmeza y valor del presidente Bashar al Assad y del Ejército y el pueblo sirios.
Por el establecimiento de una Liga Popular Árabe
Los partidos denunciaron también las decisiones de la Liga Árabe contra Siria calificándolas de “peligroso precedente que rebela el papel sospechoso de los gobiernos árabes que controlan la Liga”.
Los partidos pidieron, en este sentido, que sea establecida una Liga Popular Árabe que represente a los pueblos árabes y que tenga la misión de unir las capacidades árabes después de que la Liga Árabe haya abandonado esta tarea y se haya convertido en un instrumento en manos de gobiernos retrógrados y de las potencias colonialistas.