sábado, 14 de diciembre de 2013

A propósito de los nacionalismos


La retirada violenta, con nocturnidad y alevosía, de la estatua de Lenin en Kiev ha demostrado varias cosas:

1.º Que la época de la globalización neoliberal, a la que dio lugar el desmantelamiento del sistema socialista en Europa Oriental se ha terminado, ahora nos enfrentamos a una ola de neo-fascismo que cabalga entre la ola en declive del neoliberalismo y el asceso de la lucha popular de los pueblos por su soberanía nacional.

2.º El derribo y destrucción de la estatua de Lenin representa a las fuerzas del neoliberalismo y del fascismo aunadas en Ucrania -y en igualdad de condiciones, cada una con su propia bandera y partidarios- para frenar la independencia del país frente al expansionismo de la Unión Europea y del Capitalismo multinacional.

3.º Esta amenaza pone en peligro la identidad, cultura e historia de los pueblos de Europa y nos coloca en el dilema entre fascismo o comunismo, entre dictadura o democracia.

4.º La burguesía ucraniana, demostrando cómo hace las cuentas, entregó la estatua de Lenin como forma de ganar tiempo ante las manifestaciones pro-fascistas y pro-europeistas, y de preparar el terreno ante una futura confrontación, pero de esta forma sólo ha evidenciado la debilidad de su Gobierno ante la burguesía globalizadora y ante las masas trabajadoras de Ucrania.

5.º El Partido Comunista de Ucrania representa a la vanguardia política y laboral del pueblo ucraniano, después del Gobierno es el siguiente objetivo político a derribar de los manifestantes pro-europeistas congregados en Kiev, y representa la única esperanza de unidad social y nacional del país ante los ataques de la burguesía y del capitalismo globalizador.

6.º Cuando cayó y fue entregada la estatua de Lenin en Kiev algo mucho más hondo, profundo, internacional y solidario se despertó en el mundo que la mera destrucción de un símbolo nacional o de partido, la historia de todo un movimiento, de toda una clase internacional fue cuestionada y abierta en canal, el futuro de todos los trabajadores del mundo, sus esperanza de cambio, de avance social, político y económico, de progreso material y elevación intelectual.


Por eso decimos, Muerte al Fascismo y al Capitalismo
 por la Verdadera Liberación de los Pueblos
ahora y siempre, No a la Unión Europa, No a los Acuerdos del Gran Capital,
Por el Internacionalismo Obrero y de Clase,
Viva el Socialismo y el Comunismo.


No a la Guerra Imperialista



Ucrania grita "Muerte al Fascismo":