miércoles, 18 de diciembre de 2013

InjerenCIA en Ucrania

8777171_original 
Esta foto no pertenece a las calles del Mundo Árabe -y los brazaletes no corresponden a una unidad sanitaria.

Traducido del ruso por Josafat S. Comín

Tras la visita de la vicesecretaria de Estado de los EE.UU a Kiev, Victoria Nuland, los altos representantes del Departamento de Estado, del Congreso y de importantes ONGs de los EE.UU., se redactaron con carácter de urgencia las recomendaciones al Gobierno norteamericano, sobre las acciones a llevar a cabo en relación a Ucrania, según informan nuestras fuentes en Nueva York.

Lo primero de todo es que esas directivas prevén garantizar una estrecha coordinación de los esfuerzos de Washington y Bruselas, tanto en lo que respecta a Kiev, como en general a todo el espacio postsoviético. En este sentido, los EE.UU. deben ayudar a la UE a formular con claridad los objetivos y tareas en la línea del programa “Asociación oriental”, recalcando la contraposición frente a Rusia.

Las recomendaciones constatan que la financiación de los actos de protesta que se vienen desarrollando en Kiev corren a cargo tanto de los representantes del gran capital financiero ucraniano, como de los partidos de oposición, así como del partido del gobierno, cuyos intereses de negocio y cuentas se concentran en occidente. Contando con todo ello, las recomendaciones ofrecen mecanismos, con ayuda de los cuales, sea precisamente esa parte del mundo de los negocios la que deba asumir el papel de catalizador en la escalada de la tensión social y política en Ucrania.

Una dirección independiente, dentro de los esfuerzos conjuntos, europeos y norteamericanos debe ser la presión continuada sobre aquellas fuerzas políticas y políticos, que no acepten someterse de modo inapelable a los dictados de occidente. Para los que no se sometan, las recomendaciones prevén la aplicación de todo tipo de sanciones (prohibición de entrada en la UE, congelación de activos bancarios). Sobre esto hablan ya a nivel oficial los representantes del departamento de Estado y del Europarlamento. Además, en opinión de nuestras fuentes, junto con esa fuerte presión externa de occidente, se recurrirá del modo más activo a los representantes de las fuerzas del orden (incluyendo a militares en la reserva), con los que el Pentágono y la OTAN mantienen estrechos lazos a nivel extraoficial, por haber sido preparados y entrenados en los EE.UU. y en la UE.

Los servicios secretos de los EE.UU. y la UE, tienen como misión activar el trabajo de formar en los cuerpos de seguridad y en las circunscripciones militares, divisiones listas para desobedecer la orden de defender la legalidad constitucional en el caso de que la actual protesta desemboque en enfrentamientos armados. La confirmación de este punto, sería la conversación telefónica mantenida ayer entre el director del Pentágono, Chuck Hagel y el ministro de defensa de Ucrania, Pável Lébedev.

En opinión de nuestras fuentes, este enfoque permitirá en la perspectiva del corto plazo, crear las condiciones para devolver a Kiev a la órbita de influencia de occidente, recurriendo si fuera necesario al golpe de estado y la instauración de un gobierno títere.


Fuente: Golos.ua / CCCP