domingo, 8 de diciembre de 2013

Las demandas de paternidad contra el Rey de España se archivan

El Juzgado de Primera Instancia número 34 de Madrid acaba de dictar un auto en el que inadmite a trámite la segunda demanda de paternidad interpuesta por Alberto Solá Jiménez contra el Rey Juan Carlos apelando de nuevo a la figura de la “inviolabilidad”. Ya en octubre del año pasado ocurrió algo similar, cuando el propio Solá y una mujer belga llamada Ingrid Jeanne interpusieron sendas demandas con idénticas pretensiones y resultado.

Alberto Solá volvió a intentarlo. Contrató los servicios de un nuevo abogado que redactó por segunda vez una demanda, presentada en los juzgados el pasado 15 de octubre, a la que ha tenido acceso Vanitatis. En esta ocasión se aportaban nuevas pruebas que tenían por objeto evidenciar la filiación (entre ellas dos cartas firmadas por la Casa del Rey) y se incluía también en la reclamación a la madre biológica con la intención de esquivar el concepto de la inviolabilidad. En el caso de que el juez lo invocase de nuevo, el demandante solicitaba en el documento la exhumación del cadáver de Don Juan, padre del Monarca, por ser el familiar más cercano en línea ascendente, con objeto de que se realizasen las pruebas de ADN pertinentes.

Sin embargo, la segunda demanda ha corrido la misma suerte que la primera. El auto del juzgado número 34 de Madrid, al que también ha tenido acceso este portal, archiva la causa “en vista de lo que dispone el art. 56.3 de la Constitución, que establece: La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”. A lo largo de siete folios, el magistrado justifica la inexistencia de irresponsabilidad política del Jefe del Estado en la tradición de los textos constitucionales de todos los regímenes democráticos actuales, “bien correspondan a regímenes políticos monárquicos o republicanos”, y asegura, algo que ha generado siempre debate incluso entre catedráticos de Derecho, que “está al margen de cualquier acción que se dirija contra su persona, incluidas las que se ejerciten ante la jurisdicción civil, como es la que tiene por objeto la reclamación de la paternidad”.

Por último, el juzgador hace referencia a la jurisprudencia dictada por el Tribunal Constitucional y a las dos demandas anteriores presentadas por Alberto Solá e Ingrid Jeanne, derivadas a los juzgados número 19 y 90 de Madrid respectivamente, procesos en los que se dispuso la inadmisión a trámite por idénticos fundamentos de derecho. A pesar de que la supuesta madre biológica, Anna María Bach Ramón, también era demandada en esta ocasión, el juez desestima la demanda en su integridad, puesto que “el actor formula con carácter conjunto e indisociable” la reclamación de “filiación paterna y materna” y la “falta de responsabilidad del Monarca indica la imposibilidad de ejecutar conjuntamente la acción de filiación”.

Vanitatis se ha puesto en contacto con Alberto Solá Jiménez, quien tiene un plazo de 20 días para presentar en el juzgado un recurso de apelación. “Lo haré, porque mi intención esta vez es llegar a Estrasburgo. Por eso estoy contento con el auto, porque yo quiero que la demanda llegue al tribunal europeo lo antes posible”, ha declarado. Solá cuenta con el apoyo explícito del Partido Político en el que milita, Plataforma Per Catalunya, presidido por Josep Anglada, que financiará todos los gatos del litigio judicial. 

Fuente: Alerta Digital