miércoles, 25 de diciembre de 2013

Sobre la condena a Jang Song Thaek en la República Popular Democrática de Corea (RPDC)

Por Alejandro Cao de Benós (delegado especial de la RPDC)
Tras ser arrestado, el 13 de Diciembre la Agencia Estatal de Noticias informa que Jang Song Thaek fue ejecutado tras la sentencia dictada por el tribunal de la Corte Militar, en aplicación del artículo 60 del Código Penal de la RPDC.

Jang Song Thaek, quien fuera esposo de la hermana de nuestro Líder Kim Jong Il (Kim Kyong Hui), Vice-Presidente de la Comisión Nacional de Defensa y General del Ejército Popular, fue sentenciado por los siguientes delitos:

- Robo de más de 4 millones de euros públicos.
- Venta de recursos naturales de forma ilegal.
- Aceptar sobornos de extranjeros para otorgar facilidades comerciales.
- Hiperdevaluación artifical del Won norcoreano para destruir la economía interna. (Lo que obligó a emitir nueva moneda y creó un grave problema financiero en 2009)
- Fraccionalismo entre Partido y Ejército para provocar una caída del sistema.
- Intento de golpe de estado.
- Consumo de drogas ilegales y pago de prostitución durante sus estancias en el extranjero.

La sentencia de muerte se aplica de forma muy excepcional en la RPD de Corea y en la mayoría de casos de corrupción o robo se aplican condenas de trabajos forzados (en minería, cultivos o construcción). Al tratarse del asunto de sabotaje y traición más grave en la historia del país, especialmente considerando la responsabilidad del sujeto, se ha dictado sentencia de pena capital.

Personalmente en 23 años nunca traté con este hombre, que se encargaba de los proyectos macro-económicos en las zonas especiales con China. Yo suelo despachar con el Presidente Kim Yong Nam, Vice-Presidente Yang Hyong Sop, Secretario Kim Ki Nam y Ministra Kim Jong Suk.

Estoy en contra de la pena de muerte. Creo que una larga pena de trabajos forzados hubiera sido más ejemplar y el reo hubiera tenido la posibilidad de pagar, aunque simbólicamente, parte del daño realizado. Así se lo hice saber en la reciente carta a nuestro Mariscal Kim Jong Un.

Es muy importante que se haya castigado a Jang Song Thaek porque esto demuestra que el Gobierno de la República no va a permitir este tipo de corrupción y desestabilización, incluso aunque tenga cualquier vínculo familiar o se encuentre en lo más alto del Partido. Por otra parte es inaceptable que no se le hubiera arrestado antes. Esto se debe principalmente a 3 motivos:

1- En la RPDC normalmente un despacho desconoce lo que hace el otro (aunque esté al lado). Este secretismo blinda el país frente al espionaje extranjero. En este caso tiene también un factor negativo, ya que si alguien se gana la confianza de sus colegas, podría organizar un ‘chiringuito’ sin que los demás lo supieran.

2- Jang Song Thaek era un veterano en edad y cargo, por lo que algunas personas que pudieran sospechar de él no le denunciaron por timidez. Esto se debe a los fuertes principios morales coreanos y al miedo a la denuncia por temor a parecer ‘arrogante’ ante el resto de camaradas. La humildad es extremadamente importante en el día a día, especialmente en el Partido y Gobierno. Hablo de esto en mi libro ‘Alma Roja, Sangre Azul’.

3- La bondad del resto de dirigentes porque, aun siendo reincidente e inútil en muchas de las misiones encomendadas en el pasado, permitieron que Jang Song Thaek tuviera posiciones de gran responsabilidad. Cuando en ocasiones me he encontrado ante algún fenómeno irregular mis compañeros se han mostrado siempre demasiado condescendientes, mientra si la decisión hubiera sido personalmente mía, hubiera sido más contundente. Puede ser porque en España estamos más acostumbrados a este tipo de ‘pájaros’.

Estoy fuera de Corea hasta finales de Enero, por lo que ante esta pregunta no puedo dar datos exactos hasta que vuele a Pyongyang, pero es mi parecer que la ejecución se habrá producido en privado con pelotón de fusilamiento.