domingo, 12 de enero de 2014

Breve reseña de la Revolución Rusa

Por Roberto Muñoz (Suecia, 05/11/2011)


La revolución de octubre no es un acto aislado sino la culminación de un proceso que hunde sus raíces más allá del año 1917. A la hora de analizarlo hay que tener en cuenta varios elementos. En primer lugar, el marco socio histórico. Después, los actores, tanto las clases sociales como las fuerzas políticas. Por último, la crisis de 1917.

Marco socio político
Rusia era un país agrario en el que pervivían, como demostró Lenin en su estudio "El desarrollo del capitalismo en Rusia”, residuos feudales (la servidumbre sólo había sido legalmente abolida en 1861) con la penetración de elementos capitalistas; la clase dominante era la aristocracia terrateniente y, en el seno del campesinado, se estaba produciendo un proceso de diferenciación clasista, con una burguesía agraria (Kulak) y un proletariado, pero unidos ambos en su reivindicación de la tierra frente a los terratenientes.

Es cierto, que se venía originando un fuerte proceso de industrialización con unas características singulares, como era el hecho de estar muy localizado en ciertas áreas y con un elevado grado de concentración fabril, lo que favorecía la movilización del proletariado, que sin embargo, era muy minoritario. Por otra parte, el capitalismo ruso dependía fuertemente de la inversión extranjera y de la ayuda estatal, lo que conllevaba una burguesía débil y dependiente.

Políticamente, Rusia era un imperio autocrático, que dominaba una serie de nacionalidades que se estaban comenzando a movilizar y que se caracterizaba por la ausencia de libertades y derechos democráticos.

A principios de siglo existían diversos partidos políticos de los cuales los más importantes eran:
Partido constitucional demócrata (kadet), de tendencia liberal. Va a estar integrado por terratenientes medios, técnicos y profesiones liberales. Son partidarios de un régimen parlamentario, promulgar una constitución y defender las libertades públicas. También son partidarios de dar cierta autonomía a las nacionalidades.

Partido social revolucionario, su base es campesina y su modo de sociedad será la comunidad campesina. Su método de acción es el terrorismo.

Partido obrero socialdemócrata ruso. Su ideología es marxista y su base los obreros industriales (proletariado). Desde sus inicios va a haber división entre sus miembros. En el 2º congreso celebrado en Bruselas y Londres en 1903, se oponen los bolcheviques (mayoría), dirigidos por Lenin; a los mencheviques (minoría), a cuyo frente están Martov y Plejanov. Los mencheviques defienden la necesidad de una fase burguesa anterior a la revolución socialista y la aceptación de la militancia de todo el que acate su programa. Los bolcheviques son partidarios de una revolución continua que lleve al proletariado al poder, y de un partido reducido que dirija dicha revolución.

En Rusia existía una rica tradición de pensamiento revolucionario protagonizado por la así llamada laintelligentsia. Hasta casi finales del XIX ese pensamiento estuvo interpretado por los llamados populistas que cifraban sus esperanzas en un paso directo de Rusia al socialismo, sin pasar por el capitalismo, apoyado en el campesinado y en la comuna campesina; en su momento, frente a las dificultades, un sector de los populistas se inclinaron a la acción terrorista; los populistas constituirían la base de los socialistas revolucionarios que serían el principal partido entre los campesinos en el proceso revolucionario del siglo XX. Al mismo tiempo que se desarrollaba el capitalismo industrial en Rusia, se propagaban las ideas marxista.

Los marxistas coincidían en que Rusia había iniciado una etapa de desarrollo capitalista, que convertiría al proletariado en la principal fuerza revolucionaria, pero que aquél era muy débil todavía, por lo que no estaba a la orden del día una revolución socialista, sino una democrática-burguesa, que eliminase los obstáculos políticos y económicos a su desarrollo, o sea, el zarismo y el dominio de los terratenientes semifeudales. El problema era quién debía protagonizar esa revolución, considerando la debilidad y vacilaciones de la burguesía. En esta encrucijada, Lenin, al frente del grupo bolchevique, formuló la tesis de la revolución democrática burguesa dirigida por una alianza entre el proletariado y el campesinado.

Revolución de 1905
La situación económica y política se agrava por el fracaso en la contienda ruso-japonesa. La carestía de productos básicos y el alza de los precios van a provocar una situación prerrevolucionaria. En diciembre de 1904 se inician una serie de huelgas en Bakú, Moscú y Petrogrado.

En enero de 1905, una manifestación pacífica se dirige al palacio de invierno del zar en Petrogrado, donde piden mejoras salariales, condiciones de trabajo más humanas y la convocatoria de una Asamblea Constituyente. Los cosacos recibieron la orden de disparar sobre los manifestantes, causando cientos de víctimas. Este hecho la historia lo recordará como el Domingo Sangriento, el que trae como consecuencia la generalización de las huelgas y las manifestaciones, donde se unen burguesía y proletariado. Además se produce la sublevación de algunas unidades militares.

En octubre de 1905 hay una huelga de ferrocarriles que paraliza a Rusia, el paro es total, no hay comida, los precios se disparan y en varias ciudades se forman barricada.

Ante la presión popular, el zar nombra primer ministro a Witte (liberal) y hace algunas concesiones en el "Manifiesto de Octubre", donde promete ciertas libertades, la creación de una Duma (Asamblea Legislativa) y la ampliación del derecho a voto. Tras este primer triunfo se produce la división de las fuerzas antizaristas. Queda de manifiesto que las fuerzas de oposición no tienen fines coincidentes: la burguesía busca libertades políticas, los obreros mejoras económicas y los campesinos el reparto de tierras.

Los sectores moderados, propugnan un parlamentarismo a la imagen de Occidente. Mientras los bolcheviques anuncian que no participarán en las elecciones para una Duma sin auténtico poder.

Aprovechando las divergencias entre la oposición, el zar inicia la represión. A finales de noviembre se detiene a los líderes obreros y se proclama la ley marcial.

La revolución había terminado. La ley electoral de febrero de 1906 es muy restrictiva (el zar tenía posibilidad de veto y nombra a la mitad de sus miembros). En febrero de 1907 se convoca la 2ª Duma y a finales de 1907 se convoca la 3ª Duma, que supone el regreso a orientaciones autocráticas.

Lenin caracterizó a ésta como "una revolución burguesa realizada con medios proletarios". Refiriéndose al papel del proletariado urbano en la revolución con la constitución de los consejos de los diputados de los trabajadores (soviets); la movilización de los obreros fue acompañada de revueltas campesinas y de movimientos entre las minorías nacionales. Si bien al final la revolución fue vencida, dejó una experiencia que serviría de guía posteriormente.

La Revolución de Febrero de 1917
La decisión de Nicolas II de entrar en guerra va a ser otra de las causas del derrumbamiento del Imperio ruso. La guerra fue impopular desde el principio, supuso la oposición de todos los sectores hacia el zar. Rusia tuvo que alistar a 15 millones de soldados nuevos, a los que no podía equipar. Las consecuencias del mal adiestramiento y equipamiento son una gran cantidad de muertos, deserciones y derrotas. Por otra parte, el elevado gasto militar supone la penuria de víveres, el aumento de impuestos, el aumento de precios. Todo esto va a desencadenar un proceso huelguístico que acabará en un proceso revolucionario.

En febrero de 1917, debido al desabastecimiento que sufre la capital se van a producir una serie de huelgas. El 23 de febrero hay una manifestación en la capital, donde se gritan consignas como "Paz y Pan". El día 25 los bolcheviques comienzan a dirigir la huelga. El zar ordena que se aplaste la sublevación pero las tropas de la guarnición se niegan a disparar, y se rebelan contra sus jefes. El 27 de febrero, los soldados y los obreros van a confraternizar, los presos políticos son liberados. Se va a constituir un soviet, que consigue formar destacamentos de obreros y soldados, que van a ocupar edificios públicos. La insostenible situación traer como consecuencia la caída del zarismo y el establecimiento de un gobierno provisional; pero al lado de éste se fueron constituyendo los soviets, produciéndose una situación de doble poder.

Las exigencias de la población eran pan, paz y tierra. Los meses que siguieron mostraron de nuevo las vacilaciones y debilidad de la burguesía revelados en su principal partido, los kadetes, que abandonaron el gobierno y propiciaron un golpe militar, así como la impotencia del gobierno provisional, en el que entraron en mayo mencheviques y socialistas revolucionarios, quienes pretenden que se desarrolle la fase burguesa, que más tarde daría lugar a la revolución.

El gobierno provisional, que recibe cierto apoyo de los soviets, controlado en ese entonces por los mencheviques, decide continuar la guerra.

A partir de ese momento, comienzan a llegar las quejas de los soldados (fin de la guerra), de los obreros (jornada de 8 horas, mejoras salariales), de los campesinos (reparto de tierras) y de las minorías nacionalistas (república federal). La burguesía, que se había adueñado del poder no está en condiciones de atender las reivindicaciones. Estás situación motivaría el avance de los bolcheviques en el seno de los soviets.

En la noche del 3 de abril llegó Lenin a Petrogrado y en la plaza de la estación de Finlandia pronunció un breve discurso exponiendo las tesis fundamentales de su programa, que pasó a la historia con el nombre de Tesis de Abril. Lenin venía a decir que las teorizaciones de 1905, a las que se adscribían sus adversarios, debían ser reconsideradas a la luz de la nueva situación. Lo esencial era que según él debía pasarse de la primera fase de la revolución que había dado el poder a la burguesía por carecer el proletariado del grado necesario de conciencia de clase y organización a la segunda que debía ponerlo en manos del proletariado y de los campesinos pobres.

Se denunciaba al gobierno provisional por su carácter capitalista y se propugnaba el paso del poder a los soviets. El primer cometido era conquistar la mayoría en éstos, pues los bolcheviques al principio eran minoritarios. El proceso se consumó en otoño.

El hecho de que los mencheviques y los socialistas revolucionarios (eseristas) actuasen al lado de la burguesía, permitió al Gobierno provisional preparar una nueva ofensiva en el frente. Comenzó el 18 de junio, pero pronto fracasó.

Como consecuencia, creció la influencia de los bolcheviques entre las masas. Entonces los dirigentes de los partidos conciliadores dieron el visto bueno al Gobierno provisional para disparar sobre una manifestación que tuvo lugar el 4 de julio, en el centro de Petrogrado, bajo la consigna ¡Todo el poder a los Soviets!

Esa fecha fue decisiva; en el país se había acabado la dualidad de poderes, pero a favor de la burguesía. El Gobierno provisional encabezado por Kerensky acusa a los bolcheviques de traidores y sus líderes ingresan en prisión (Kamenev, Trostky), Lenin tuvo que pasar por última vez a la clandestinidad.

La Revolución de Octubre de 1917
En respuesta a la intentona de la burguesía de establecer en el país una dictadura militar, los obreros de Petrogrado empuñaron las armas y fueron apoyados por unidades de la guarnición de la capital. A la cabeza de las masas revolucionarias iban los bolcheviques. Bajo su dirección inmediata fue aplastado el pronunciamiento reaccionario del general Kornilov, quien lanza, el 7 de septiembre, un ultimátum exigiendo un nuevo gobierno bajo su dirección. El prestigio de los bolcheviques creció. Comenzó un período de rápida bolchevización de los Soviets. De un instrumento de política de pactos con la burguesía, que eran bajo la supremacía de los partidos oportunistas, se iban convirtiendo en órganos de lucha abierta contra ella.

Para no perder definitivamente la confianza de las masas, los dirigentes mencheviques y eseristas se negaron a entrar en un nuevo gobierno de los kadetes (demócratas constitucionalistas). Entonces Lenin les propuso romper el bloque con la burguesía y formar inmediatamente un gobierno responsable ante los Soviets. Pero los mencheviques y eseristas, encubriéndose con frases sobre la unificación de todas las fuerzas del país y arguyendo que la entrega de todo el poder a los Soviets sería un crimen contra la revolución, emprendieron una campaña contra los Soviets. En vez de reunir un nuevo congreso de los Soviets, decidieron convocar una Conferencia democrática e invitaron a participar en ella a los representantes de las organizaciones de la burguesía y de los grandes terratenientes, de los municipios reaccionarios y los ayuntamientos urbanos, mientras reducían el número de puestos correspondientes a los Soviets, los comités de fábrica y los sindicatos. La Conferencia constituyó el llamado consejo provisional de la república, o anteparlamento, con participación de los representantes de la gran burguesía.

El 7 de octubre Lenin regresó clandestinamente de Finlandia a Petrogrado, y tres días después el Comité Central de los Bolchevique decide preparar la insurrección armada. Más tarde se crea en el soviet de Petrogrado un comité militar revolucionario dirigido por Trostky, y diseñan las líneas del plan que culminaría en la toma del poder por el soviet de Petrogrado el 25 de octubre; ese mismo día el congreso de los soviets de toda Rusia sancionaba el paso de todo el poder a los soviets.

En la noche del 24 de octubre, Lenin se trasladó al Smolny, para hacerse cargo personalmente de la dirección del movimiento y trazar los planes concretos para la insurrección: cómo debían utilizarse las unidades militares, la flota y los guardias rojos, qué puntos decisivos era necesario ocupar en la capital para garantizar el éxito de la insurrección, etc. El objetivo era cercar y aislar a Petrogrado, apoderarse de la ciudad mediante un ataque combinado de la escuadra, los obreros y las tropas. La revolución disponía de tres fuerzas de combate principales: los destacamentos de guardias rojos (obreros armados) envolvían el centro de la ciudad por el norte, el este y el sur; las unidades revolucionarias de la guarnición de Petrogrado formaban el segundo semicírculo interior; mientras que del oeste, a la primera llamada del Comité militar revolucionario, entrarían en la desembocadura del Neva las unidades de la armada del Báltico.

A la 1 hora y 25 minutos de la madrugada del 25 de octubre, un destacamento de marinos, guardias rojos y soldados se apoderó de Correos Centrales. A las 2 de la madrugada, se ocupa la estación del Báltico, y los soldados del 6º Batallón de Zapadores de reserva se apoderaron de la estación de Nicolás. Al mismo tiempo llegó a la central eléctrica de la ciudad el comisario del Comité Militar Revolucionario. A propuesta de éste al comité sindical de la central, que se había encargado de defender la empresa, se desconectó el alumbrado de los edificios gubernamentales. A las 3 de la madrugada se toma la Central de Teléfonos y se desconectan los teléfonos del Gobierno Provisional y del Estado Mayor de la Región Militar. A las 3 horas y 30 minutos, el crucero “Aurora” echa anclas junto al puente de Nicolás y ocupa una posición de combate frente al Palacio de Invierno, sede del Gobierno Provisional. Al mismo tiempo el Comité Militar Revolucionario (CMR) había preparado el traslado a la capital de 8 mil marinos armados desde los puertos de Helsingfors, Cronstadt y Revel en el Báltico. A las 6 de la mañana se toma el Banco del Estado y las redacciones de los periódicos centrales.

En la mañana del 25 de octubre se había tomado casi toda la ciudad, excepto las plaza del Palacio de Invierno y de San Isaac., y es cuando el CMR da a conocer el llamamiento escrito por Lenin ¡A los ciudadanos de Rusia!.

El II Congreso de los Soviets de Diputados obreros y soldados de toda Rusia abrió sus sesiones en el Smolny a las 10'45 minutos de aquella misma noche, cuando se hallaba en todo su apogeo la insurrección triunfante en Petrogrado, y el poder, en la capital, había pasado ya de hecho a manos del Soviet de la ciudad.

El crucero “Aurora” anunció con un disparo de salvas el comienzo del asalto al Palacio de Invierno, el último baluarte del Gobierno Provisional. Los soldados y marinos revolucionarios y los guardias rojos, con V. Antónvov-Ovséenko y G. Chudnovski, representantes del CMR irrumpen en el Palacio de Invierno. A la 1 hora y 50 minutos del 26 de octubre, el Gobierno Provisional de Rusia fue detenido. El Ministro-Presidente A. Kerenski ya había huido por la mañana del 25 de octubre en un coche bajo bandera norteamericana para movilizar las fuerzas contra los bolcheviques. A las 3 horas y 10 minutos Antónov-Ovséenko comunica al II Congreso de los Soviets la toma del Palacio y el arresto del gabinete de ministros y de los cadetes.

En nombre de los delegados bolcheviques asistentes al congreso, A. Lunacharski dio lectura al mensaje escrito por Lenin ¡A los obreros, a los soldados y a los campesinos!, en el que se proclamaba el paso de todo el poder a manos de los Soviets. A las 5 de la madrugada el congreso aprobó ese documento, lo que significaba que el II Congreso de los Soviets de toda Rusia tomaba el poder el Estado de manos del Comité Militar Revolucionario y proclamaba el paso de todo el poder del Estado en el país a los Soviets de diputados obreros, soldados y campesinos. El Congreso formó el Gobierno Obrero y Campesino, el Consejo de Comisarios del Pueblo y nombró presidente a Lenin.

Los bolcheviques obtuvieron en este Congreso una aplastante mayoría. Los mencheviques y los socialistas revolucionarios de derecha, viendo que ya no tenían nada que hacer allí, se retiraron del Congreso, no sin antes declarar que renunciaban a tomar parte en sus tareas. En esta declaración calificaban como una conspiración militar la Revolución de Octubre.

En cuatro días, el poder soviético decretó la paz, confiscó las tierras de los grandes terratenientes y las distribuyó entre los campesinos, y reconoció el derecho de las naciones a la autodeterminación.

El nuevo gobierno obrero tuvo que enfrentarse a la conquista de los alemanes y la dura paz que les impusieron, las secesiones regionales, la contrarrevolución, la guerra civil, la intervención armada extranjera, el hambre y el hundimiento económico, si sobrevivió, fue por la existencia del partido diseñado por Lenin; por su capacidad de mantener unida a Rusia, conquistando el apoyo de sectores en principio no favorables; finalmente por el soporte campesino.