miércoles, 12 de febrero de 2014

Cerco militar de Estados Unidos a Ucrania

Análisis de Leonid Ivashov (Presidente de la Academia de Problemas Geoestratégicos de Rusia)


"Kerry y Obama alientan en Kiev lo que reprimen

 duramente en su país."


Actualmente las guerras comienzan con operaciones de guerra informativa y psicológica.

Los señores de occidente quisieron enseñar a los ucranianos cómo deben vivir al tiempo que lanzaron acusaciones contra Rusia. A eso se consagraron los funcionarios de la Unión Europea y el secretario de Estado de los EE.UU. John Kerry. Por lo que parece se han dedicado- y siguen dedicados-  a estudiar a conciencia y en profundidad la doctrina del doctor Goebbels. Se guían por el principio que éste estableciera, de que cuanto más monstruosa es la mentira, más creen en ella, afirma Ivashov.

Presentan todo al contrario de la realidad. Es una de las fórmulas que la propaganda nazi empleó con más éxito: acusar a la parte contraria de agresión o intromisión. De ese modo dejan la pelota en el campo de Rusia. Es una táctica militar que utilizan muy bien en occidente, y eso es lo que está pasando en la actualidad. Acusan de agresión a aquel que se está defendiendo.

Lo que estamos viendo en Ucrania y en Siria, es un proyecto occidental, un nuevo tipo de guerra: tanto en uno como en otro lugar se advierte una clara inclinación antirrusa, y como es sabido, las guerras comienzan hoy con operaciones  de guerra psicológica, informativa. Así fue en agosto de 2008. Entonces en el plano informativo perdimos, igual que estamos perdiendo ahora, porque estamos acostumbrados a ser respetuosos con las opiniones ajenas. He de suponer que el Ministerio de Exteriores comprende que estamos en guerra y que las guerras tienen sus leyes. Hay que hablar con más firmeza y aportar datos, hacer como ellos, pero de un modo más refinado.

Es evidente que la oposición siria son los comandantes y la tropa que ejecuta las órdenes, pero los Estados mayores y la comandancia están al otro lado del océano y en Bruselas. Son ellos los que planifican, coordinan las funciones, dan directrices y financian las operaciones. Eso es aplicable tanto en el caso sirio como en el ucraniano.

Después de la guerra informativa están preparando una operación terrestre y marítima en Ucrania.

Kerry y Obama alientan en  Kiev lo que reprimen duramente en su país. Los líderes europeos disuelven a manguerazos las concentraciones no autorizadas,  metiendo a los manifestantes en la cárcel, mientras que en el caso ucraniano hacen exactamente lo contrario y encima amenazan a Rusia. Lógicamente esto forma parte de la guerra informativa.

Tengan en cuenta que bajo la cobertura  del revuelo informativo, los barcos estadounidenses están entrando en el mar Negro, es decir, cerca de Ucrania. Están enviando infantería de marina, y además han comenzado a desplegar más tanques en Europa. Eso es información a la que cualquiera puede acceder, está en los medios a disposición de todo el mundo.

En abril de 2004 a Ucrania le impusieron un acuerdo entre Kiev y la OTAN, en virtud del cual, las tropas de la OTAN pueden entrar libremente en territorio ucraniano. Lo que estamos viendo es como después de la guerra informativa se están preparando para una operación por tierra y mar. Puede que también aérea.

El esquema podría ser el siguiente: llevar a Ucrania a una situación límite, culpar de todo a Yanukóvich y Rusia, para luego decir que la OTAN no puede seguir siendo mero espectador y meter sus tropas para devolver el orden. Luego se formaría un gobierno de transición, como ocurriera en Irak y Kósovo, y la OTAN se haría con el control de todo. De la experiencia histórica ya hemos visto situaciones similares. Pero antes necesitan  justificar la agresión con la guerra informativa.

Occidente ha invertido dinero, ha preparado a sus politólogos, a sus propagandistas, mientras que un núcleo agresivo (una minoría entre la población) ha aprendido a convocar a las masas. Pero ni a Klichko, Yatseniuk ni Tiagnibok, les han enseñado a gestionar un gobierno con eficacia. Lo principal es que se hagan con el poder y destruyan el Estado ucraniano.


Fuente: CCCP