domingo, 23 de febrero de 2014

Declaración de la Embajada China en España con 

motivo del procesamiento de ex-dirigentes chinos por la

represión de las protestas en el Tibet en 2008

 


Hace unos días, la Audiencia Nacional de España dictó una llamada "orden internacional de detención" contra algunos ex-líderes chinos. Esta Embajada expresa su firme oposición y enérgica condena a esta acción.

La Audiencia Nacional de España hace caso omiso de los hechos básicos y la imparcialidad judicial, abusa de la "justicia universal", interviene en los asuntos internos de China, apoyando las actividades escisionistas. Dicha acción consiste en una violación a los principios fundamentales de los derechos internacionales y de las relaciones internacionales. Debemos subrayar que, las cuestiones relacionadas con el Tíbet no se tratan de problemas étnicos, ni religiosos, ni tampoco de derechos humanos, sino de principios esenciales respecto a la soberanía y la integridad territorial de China. Nos oponemos firmemente a que cualquier país, entidad o persona intervenga en los asuntos internos de China, aprovechándose de las cuestiones vinculadas al Tíbet. Esta absurda orden internacional de detención no logrará ningún apoyo internacional, y estará condenada a ser rechazada categóricamente.


China y España son países amigos, cuyas relaciones bilaterales que han logrado resultados fructíferos en los últimos 40 años se basan en el entendimiento mutuo y respeto recíproco a los intereses fundamentales. Esperamos que la parte española pueda ver con claridad la naturaleza de este caso, corregir su error inmediatamente, eliminar el efecto negativo y mantener el desarrollo sano y estable de las relaciones bilaterales con acciones concretas.