miércoles, 26 de febrero de 2014

EE.UU. aumenta sus efectivos militares de tanques en Europa - En las Fuerzas de Reacción Rápida de la OTAN participa Ucrania


El 31 de enero modernos tanques de EEUU llegaron a la base militar norteamericana de Baviera. ¿Bueno, y qué? Militares estadounidenses declararon que 29 tanques pesados Abrams de última modificación se incorporan al programa europeo de preparación de combate European Activity Set (EAS). Pues se trata del equipamiento del centro de entrenamiento y no más.

Dicen que su aparición se debe a que en el momento en que el mando estadounidense tuvo la idea de seguir preparando a tanquistas norteamericanos no había con qué entrenarlos. Durante la reducción de las tropas de EEUU en Europa, en primavera del año pasado, en Alemania fue disuelta la última brigada de tanques y todas las máquinas fueron trasladadas a EEUU. Pues bien, al cabo de poco menos de un año, una nueva generación de Abrams volvió a Europa, pero ya exclusivamente con el fin de cimentar la cooperación combativa con los colegas europeos.

En polígonos del Centro Multinacional de Entrenamiento de Combate (JMTC), en la base norteamericana Tower Barracks en Grafenwöhr, hace ya tiempo que militares de toda Europa elevan su preparación profesional. ¿Y por qué en la base norteamericana no entrenar a militares estadounidenses? En palabras del coronel Thomas Matsel de la sección operativa del JMTC, “con ayuda del EAS nuestras unidades tendrán acceso a todo el espectro de operaciones militares, que ellos, posiblemente, deberán realizar”.

Por cierto, que la posible falta en Europa de maquinaria bélica propia es un asunto interno de EEUU y de las estructuras europeas de la OTAN. Pero EEUU demostró un interés especial por un sector de este espectro –las Fuerzas de Reacción de la OTAN (NATO Response Force) (NRF). Los militares estadounidenses dicen que el “programa europeo” creado por ellos “infundirá nueva vida a la participación de EEUU en las NRF”.

En otoño del año pasado, el propio secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, explicó qué son las NRF. “Las Fuerzas de Reacción de la OTAN son unidades de reacción rápida, la punta de lanza de la Alianza Atlántica, que pueden garantizar la defensa de cualquier Estado miembro, ser desplegadas en cualquier lugar y ofrecer resistencia a cualquier amenaza”. Los estados participantes de forma rotatoria asignan sus contingentes militares a esas fuerzas por un año. Se trata de una aspiración natural y elogiable. Pero, resulta ser en los últimos tiempos no solo los miembros de la alianza anhelan garantizar la seguridad de los países de la OTAN.

En el año en curso Suecia, Finlandia y Ucrania asignarán sus contingentes a las NRF, y para 2015 Georgia propuso incorporarse a la “rotación” de las fuerzas de reacción rápida. Las fases más importantes de los ejercicios del año pasado se llevaron a cabo en noviembre en Letonia y Polonia. Para este año se han planificado cuatro grandes maniobras aproximadamente en esa misma zona. “Hay que mantener la punta afilada y preparada para su empleo”, así definió el secretario general de la OTAN la misión de las maniobras que transcurren en el teatro europeo de operaciones militares y, con frecuencia, cerca de la frontera con Rusia. ¿Acaso ahora no solo los sistemas norteamericanos de defensa antiaérea, sino también los tanques de EEUU resolverán los problemas de la defensa de Europa?

Al parecer, el formato del “programa norteamericano” debe disipar las tareas de los partidarios de la “teoría de la conspiración”. Un batallón y elementos de los Estados Mayores, del mando y control difícilmente representen una fuerza de gran envergadura. Pero, resultó ser que los norteamericanos también elaboraron su propio esquema de rotación bastante interesante. El “Primer destacamento” – apodo que se dio a la Primera División acorazada de EEUU, cuyos tanquistas integraron el primer “turno” en Alemania, refleja con alto grado de precisión los planes ulteriores del Pentágono. El batallón del “primer destacamento” será reemplazado por tanquistas de otras unidades. Y su rotación será más frecuente que una vez por año.

En EEUU también están de acuerdo con que los juegos militares de los últimos tiempos nos hacen recordar más y más los derrochadores años de la guerra fría. Comentando el retorno de los tanques norteamericanos a Alemania, Michael Darnell de Stars and Stripes, destaca: “Cuando los últimos veintidós tanques Abrams abandonaron el continente en abril de 2013, en ello vimos el fin de toda una época… Ahora parece que este capítulo de la historia ha sido cerrado con un poco de premura”.