martes, 4 de marzo de 2014

Amenaza de "guerra sucia" contra los ucranianos del Oriente del país

El politólogo Alexander Duguin, conocido por sus ideas nacionalistas (padre de la "cuarta teoría política", en referencia a la geopolítica como doctrina política unitaria que desplazaría a todas las demás), que representa a un sector de la ultraderecha europea filoruso y paneslavo, advierte de que están llegando a Ucrania mercenarios extranjeros para participar en la "guerra de Dimitri Yarosh (*)" (jefe adjunto de la seguridad del "Estado" de Kiev) contra la población ruso-parlante (informa Red Voltaire):

 

Esta noticia coincide con el abortamiento de dos intentos por parte de los ultras eurofascistas de Kiev de atentar contra la población y las autoridades de la República Autónoma de Crimea (territorio ucraniano), el primero cuando intentaron asaltar el ministerio del interior de la República Autónoma el sábado pasado y el segundo ayer mismo cuando las fuerzas de seguridad de Crimea interceptaron a uno de estos grupos cuando intentaba entrar en la república con armas y 400 kilos de TNT.

A esto ahí que añadir, como decimos, la guerra particular que Dimitri Yarosh y su partido (el "sector derecha") han declarado contra todos los elementos que ellos consideran antipatrióticos (en los que incluyen a militantes del Partido de las Regiones y del Comunista, ruso-hablantes, judíos, etc... Todo aquel que ellos consideren enemigo de su "estado nacionalista"). Una política belicista bien consignada en su ideario político (a la que denominan "reconquista de Ucrania") y que pretenden aplicar con la ayuda del aparato político nazi constituido en Kiev tras la "destitución" ilegal del Presidente legítimo Víctor Yanukóvich.

Los políticos usurpadores de Kiev, en ese sentido, saben perfectamente a quienes deben el nuevo "cargo" que ocupan y no pierden oportunidad en reconocérselo y darles todos los caprichos, además de incorporarlos al aparato de seguridad y represivo del "nuevo" Estado neofascista que están montando en Kiev.

El "nuevo" primer ministro de Kiev, Arseni Yatseniuk, en el centro, dirigiéndose a sus bases de Euromaidán.

En los dos últimos meses, 675 mil ucranianos han huido del país en dirección a Rusia, y en las dos últimas semanas (desde la "destitución" ilegal de Víctor Yanukóvich) 143 mil ciudadanos ucranianos han pedido asilo en Rusia (datos aportados por Actualidad RT). 

Desde Kiev (en consonancia con la propaganda de guerra que también se ha difundido y se sigue difundiendo por los medios de comunicación occidentales), la escalada de provocaciones anti-rusas ha ido en aumento, especialmente tras la aparición pública en territorio ruso del Presidente legítimo del país, Víctor Yanukóvich, desafiando la orden de busca y captura internacional que las "autoridades" de Kiev han cursado contra él, y tras el permiso que el Parlamento ruso ha concedido al Gobierno de su país para que despliegue una "misión militar de protección" de la población ruso-parlante en caso de que lo considere necesario en suelo ucraniano.

Dentro de esta escalada de provocaciones anti-rusas (en el marco de la propaganda de guerra o guerra psicológica) por parte de las autoridades euromaidanitas, se encuentra el anuncio que realizó ayer Kiev de que la flota rusa del Mar Negro había dado un ultimatun a lo que queda de flota naval de guerra ucraniana en Crimea (dado que la mayor parte se ha sublevado contra las autoridades de Kiev poniéndose a las órdenes de la Crimea autonómica) para que se rindiera antes de las 5 de la mañana de hoy.

En cualquier caso, sólo un 1,5 % de los reservistas ucranianos han respondido a la llamada de arrebato militar por parte de las autoridades kievitas (informa Actualidad RT), con lo que se descarta casi con total probabilidad una "conflagración militar" entre ucranianos y rusos, no sólo por lo inconveniente de tal lance sino, además, por lo desatinado y aberrante que sería para la historia y la memoria de ambos pueblos.

---
(*) La justicia rusa abrió diligencias el pasado lunes para procesar a Dimitri Yarosh  por la incitación para cometer actos terroristas en territorio ruso a través de internet (informa RIA Novosti).