martes, 18 de marzo de 2014

Partido Baath sirio: "El mundo necesita la unidad de las fuerzas progresistas"

Damasco, 18 mar (Prensa Latina) Las fuerzas progresistas del mundo tienen que unirse para la lucha y la resistencia, un viejo planteamiento que hoy día está más presente que nunca, enpresó el director general de la Editorial del Partido al-Baath de Siria, Abdulatif Omram.


En entrevista exclusiva con Prensa Latina, el dirigente analizó aspectos de la tensa situación política global de hoy día, la cual, sostuvo, como nunca antes es un reflejo de la lucha entre los movimientos de izquierda y de derecha mundiales.

Siria y Cuba, como otras naciones, enfrentan actualmente desafíos mundiales comunes. Los partidos se renuevan, pero los retos son los de siempre, reflexionó.

Así, prosiguió Omram, vemos con preocupación los recientes sucesos en Venezuela, y también lo que esta ocurriendo en Ucrania.

Son dos ejemplos de cómo el imperialismo y el neocolonialismo siempre buscan la hegemonía sobre los pueblos, realizando un juego sucio contra naciones que no les son afines, y entonces no extrañan los recientes atentados terroristas realizados contra Rusia y China.

Tenemos enemigos comunes, enfatizó Omram, pero también la amistad común de países progresistas 

Siria, por su parte, enfrenta hoy día una lucha contra mercenarios de 83 países, alentados y financiados por naciones occidentales y sus aliados regionales. Además de las acciones terroristas de esos grupos, dijo, enfrentamos una guerra mediática intensa que ha influido mucho en los primeros dos años de guerra sobre la opinión mundial.

El frente contrario es muy amplio, añadió. Los sirios tienen un gran poder externo mediático en contra, financiado por los petrodólares. De hecho afrontamos la desinformación mundial.

Actualmente, nuestros enemigos tratan de politizar el tema de las ayudas humanitarias.

Sin embargo, la realidad es que con el asunto de los suministros humanitarios, afirmó Omram, de manera indirecta las agencias de la ONU auxilian también a los terroristas, pues saben que parte de esas ayudas caen en sus manos.

De hecho, manifestó, la ONU y las organizaciones internacionales no son neutras. Desde el nacimiento de Israel, las resoluciones de la ONU han sido en contra nosotros, los países árabes.

Al referirse a las conversaciones de paz de Ginebra II, Omram explicó que la postura de Damasco en ese diálogo es dinámica, con flexibilidad, pero basada en principios inviolables.

Sin embargo, en esas reuniones, Siria no está negociando con opositores, aseveró, sino con representantes de Arabia Saudita, Estados Unidos, Turquía, Catar, Francia. 

Y ahora el factor israelí entró en el tema con fuerza, dado que los cuerpos de inteligencia de Tel Aviv, así como los de Estados Unidos, intervienen mucho en los acontecimientos militares dentro de Siria.

Frente a todos esos desafíos, el Partido al-Baath, el más viejo de Siria (fundado en 1946), asume nuevos retos de forma renovada.

Anteriormente, tras el colapso de Europa (derrumbe socialista en ese continente) ya habíamos enfrentado muchos desafíos ideológicos; parecidos, estimó, a los afrontados por el Partido Comunista de Cuba tras la caída de la URSS.

Mas tarde, a inicios del conflicto, recordó Omram, la dirección de al-Baath vivió una confusión, cuando una parte de las masas fueron engañadas.

De esa manera, prosiguió, en junio de 2013 el Comité Central de al-Baath decidió asumir una revisión y renovación: de un "Partido en el poder" cambiamos hacia un mayor apego a las masas, algo que se puede ver en las reuniones de altos dirigentes, encabezados por el presidente bashar al-Assad, con cuadros de nivel local.

Además, al-Baath tiene un plan para prestar más atención a los jóvenes, pues las fuerzas del extremismo y el fanatismo religioso han influido sobre parte de nuestra juventud. Esa iniciativa, detalló, no es tradicional, pues los jóvenes están expuestos a muchas corrientes globales.

Es un desafío, resumió, común a todos los partidos basados en principios ideológicos progresistas en el mundo.

Pese a todo, concluyó Omram, al-Baath, sigue siendo el partido más fuerte de Siria. Apoyamos a otras organizaciones similares en minoría dentro del país, pero en el futuro cercano nadie será rival como agrupación política.


--
"No a la Guerra Imperialista" en Twitter, YouTube y con Grupo en Facebook: