martes, 13 de mayo de 2014

Carta de militares e intelectuales alemanes dirigida a Vladimir Putin

​”Señor Presidente​: ​En vuestro discurso ante la Duma habéis pedido al pueblo alemán que le comprenda. Somos unos ciudadanos alemanes que en su mayoría hemos vivido la época de posguerra en la mitad oeste de Alemania​. En 1990, cuando la Guerra Fría llegó a su fin y nuestro país fue reunificado, el mundo dió un suspiro de alivio, ya que el peligro siempre presente de un conflicto nuclar que hubiera afectado el planeta entero parecía apartado. En un conflicto de esa naturaleza Alemania hubiera desaparecido.
​La Unión Soviética​ ha jugado un papel decisivo en la liberación de la Europa del nazismo al precio de un número incomparable de víctimas. Sin embargo, en 1990 estuvo de acuerdo para apoyar la reunificación de Alemania, para disolver el Pacto de Varsovia y hasta para admitir la entrada de la Alemania reunificada en la OTAN. Occidente no se lo ha agradecido.
El ex embajador de los EEUU en Moscú (de 1987 a 1991) Jack Matlock, ha confirmado hace algunos días en el Washington Post que el Presidente Bush Sr. había formalmente prometido de no sacar partido abusivametne de la generosidad del Presidente Gorbachov.
​La expansión de la OTAN hasta en las antiguas repúblicas soviéticas, la implantación de bases militares en los países que formaban antaño el Pacto de Varsovia y la construcción de un “escudo antimisiles” en Europa del este, coinciciendo con el retiro unilateral de los EEUU del tratado ABM (Anti-Balistic Misile)​, constituyen otras tantas rupturas de compromisos clamorosas. Esas medidas las tomamos como lo que son: una clara e indiscutible voluntad de poder hegemónico de parte de los gobiernos occidentales, dirigida contra la consolidación económica de vuestro país, que usted conduce desde que asumiera la presidencia en el año 2000.
Además, Keir A. Lieber y Daryl G.​ habían reconocido sin rodeos, en un artículo de 2006 titulado “El desarrollo de la primacia nuclear de los EEUU” que el escudo (de defensa) antimisiles no tenía otra finalidad que la de permitir un primer ataque destinado a neutralizar a Rusia.
Este contexto es, bajo forma condensada, aquél en el que evaluamos los acontecimientos que tienen lugar en Ucrania desde noviembre del 2013. Está abundantemente probado que los EEUU han explotado las reivindicaciones legítimas de los ucranianos para su propios fines. Otros países nos ha familiarizado de manera repetitiva con el esquema: Serbia, Georgia, Ucrania en 2004, Egipto, Siria, Libia, Venezuela…
La injerencia de la Unión Europea y la OSCE se ha desplegado con celeridad en las siguientes 12 horas que han seguido el rechazo del acuerdo tomado por los ministros de Asuntos Exteriores en vista de un arreglo pacífico, con el concurso de fuerzas fascistas.
La pagina web de la Fundación Ucrania Abierta del Primer Ministro en ejercicio muestra en efecto quien está detrás del gobierno del golpe de Estado actualmente en el poder a Kiev.
Unas cuestiones de leyes nacionales e internacionales están en curso de interpretación acerca de la secesión de Crimea. Queremo evaluarlas aquí, no legalmente sino desde un punto de vista político.
​Teniendo en cuenta el desarrollo de los acontecimientos ocurridos en Europa desde 1990, del despliegue de cerca de 1000 bases militares US en el mundo, del control ejercido por los EEUU sobre todos los estrechos y de los peligros que hacen correr los autores del crimen de Maidán a la flota rusa del Mar Negro, vemos en la secesión de Crimea una medida defensiva acompañada de un mensaje: “¡Hasta aquí y no más allá!”​
La diferencia crucial entre éste acontecimiento y la declaración de independencia de Kosovo reside en el hecho que ésta sólo fue posible por los bombardeos masivos ilegales de la OTAN, desgraciadamente con la participación de Alemania, que crearon las condiciones para la independencia.
​Señor Presidente, hace cerca de cuatro años que habéis lanzado una llamada a una futura comunidad económica de Lisboa a Vladivostok. Esta comunidad podría ser la base económica de una “casa común europea”.​
​Ucrania podría cumplir con la función de ser el puente ideal de esa futura cooperación entre la Unión Eurosasiática dirigida por usted y la Unión europea, cuyo aspecto cultural no debería estar ausente. Estamos persuadidos que la tentativa de toma del control por los EEUU no tiene otra finalidad que impedir que Ucrania asuma ese papel.​
Las fuerzas que han prevalecido en el seno de la Comisión Europea apoyan la política de los EEUU contra Rusia.
​Señor Presidente, estampos seguros que vuestro discurso histórico de 2001 seguirá constituyendo la base de vuestras acciones hacia la UE y Alemania. Los última encuestas muestran que la mayoría de los alemanes no quiere una confrotación con la Federación Rusa y por el contrario entiende perfectamente la acción de Rusia en lo concerniente a Ucrania.​
​No menospreciamos las dificultades a las cuales debe hacer frente la República Federal Alemana como miembro de la UE y de la OTAN en sus realciones con Rusia. Usted tampoco las ignora. Sin embargo, contamos con que el gobierno federal no hará caso omiso del viejo principio romano audiatur et altera pas​ (“siempre escuchar la otra parte”). Éste principio ha sido ignorado por la política exterior de la UE en el caso ucraniano.
Incluso durante la Guerra Fría, Rusia nunca invocó el hecho de que 27 millones de sus ciudadanos habían muerto durante la Segunda Guerra Mundial​ para sacar una ventaja política contra Alemania. Esta cifra por si sola da una calidad especial a las relaciones entre nuestros dos países.
​El pueblo alemán tiene una clara conciencia de este hecho. Cuando las tropas de ocupación soviéticas en Alemania se retiraron en 1994, su Cuerpo de Música participó en una ceremonia que se desarrolló en la plaza del Bundeskunsthalle en Bonn. Esa despedida dió lugar a escenas de emoción común entre los músicos y los espectadores.​
​Conociendo todo esto, debemos decir que las informaciones y los comentarios de los medios de comunicación alemanes nos asquean profundamente.​
​Señor Presidente, con nuestros modestos medios de simples ciudadanos, tenemos la intención de hacer todo cuanto esté en nuestras manos para que la división programada de Europa no tenga lugar, y que por el contrario, las ideas de Gottfried Wilhem Leibniz vuelvan a tener una vida y un vigor nuevos.
​Estamos convencidos de que si los Estados y los pueblos del doble continente eurasiático pudieran solucionar sus problemas en paz los unos con los otros respetuosa y cooperativamente, sobre la base del derecho y sin injerencia exterior, su entendimiento se comunicaría al resto del planeta. Desde ese punto de vista, vemos en usted a un aliado. Para vuestro mandato presente, y esperamos que para el siguiente, os deseamos fuerza, resistencia y sabiduría
​Con nuestro profundo respeto”​
Jochen Scholz,

​Teniente coronel (retirado)​

Volker Bräutigan,

Periodista en el Neue Rheinischer Zeitung ​y cosignatarios

​Carta original, lista de los signatarios y lista de las personalidades a las que se les ha enviado copia de la carta:​ http://www.nrhz.de/flyer/beitrag.php?id=20163&css=print/

--
"No a la Guerra Imperialista" en Twitter, YouTube y con grupo en Facebook:

https://twitter.com/Noalimperialism https://www.youtube.com/channel/UCdGNecCvHFUGUC8dTQmIvDA https://www.facebook.com/groups/301202956654207/