viernes, 11 de julio de 2014

Nueva pregunta recibida en el blog: Esta claro que Al Assad no es un títere del sionismo, y Maliki y Al Sisi parece que sí lo son. ¿Por qué los mezclas?


Respuesta de No a la Guerra Imperialista:

Saludos, compañer@:

Introduces una duda o interrogación, ¿son Maliki y Sisi títeres del imperialismo?, ¿lo parecen?

Para decir que Maliki y Sisi son títeres del imperialismo, y no Assad, ¿en qué nos tendríamos que basar?:

1. ¿En su forma de llegar al poder?

2. ¿En las alianzas de su gobierno con Estados Unidos y/o Israel?

Para responder a la primera pregunta:

Sisi llega al gobierno después del derrocamiento cívico-militar del anterior gobierno y por medio de elecciones democráticas (bajo igualdad de derecho entre los ciudadanos e competición entre los candidatos).

Maliki llega al gobierno después de una guerra, proceso constituyente de un nuevo régimen y elecciones, también democráticas, (bajo igualdad de derecho entre los ciudadanos e competición entre los candidatos).

Para responder a la segunda pregunta:

El gobierno de Sisi mantiene relaciones económicas y políticas con Estados Unidos e Israel, y exclusivamente militares con Estados Unidos.

El gobierno de Maliki mantiene relaciones económicas, políticas y militares con Estados Unidos.


Si damos por buena la respuesta a la primera pregunta, Sisi y Maliki serían presidentes representativos de sus respectivos países, y no marionetas en manos de poderes extranjeros. La única objeción que se podría poner sería la forma prevía en que alcanzan el poder (mediante una revuelta violenta o mediante una guerra).

Si damos por buena la respuesta a la segunda pregunta, los gobiernos de Sisi y Maliki mantendrían relaciones a diferentes niveles con potencias extranjeras hegemónicas.


De la combinación de ambas respuestas surgirían dudas en torno a la "legitimidad democrática de origen" y "de ejercicio" de ambos gobiernos. ¿Estamos de acuerdo?

De lo que no hay dudas (y creo que en esto estaremos de acuerdo) es de que:

1. Los Hermanos Musulmanes (Islam Político) es una variente regional del hegemonismo mundialista (anglosionismo) que establece una alianza regional entre los elementos feudales y modernizadores occidentales con el imperialismo estadounidense.

2. La reacción feudal y neoconservadora en el Mundo Árabe tiene una expresión violenta en el yihadismo (con su pretensión política de establecer emiratos locales y califatos universales).

3. El reaccionarismo árabe se traduce ideológicamente en un enfrentamiento inter-religioso (la interpretación dogmática y sectaria del Islam contra otras corrientes musulmanes y contra otras corrientes de pensamiento religioso o no-religioso) y en un enfrentamiento inter-étnico (el emirato o califato árabe contra otras nacionalidades o comunidades étnico-religiosas como los chiies-árabes, los kurdos, los cristianos-árabes, los turcómanos, los cristianos-armenios, los drusos, los persas, etc.).

4. En el enfrentamiento se visualizan claramente dos expresiones socio-políticas muy distintas: por un lado, la república laica o multiconfesional, parcialmente deudora de la modernización occidental, y por otro lado las monarquías árabes instauradas y mantenidas con el apoyo del imperialismo europeo (primero) y estadounidense (después). Son dos modelos socio-políticos MUY DISTINTOS, si las monarquías árabes surgen por un pacto entre la aristocracia feudal árabe y los occidentales, las repúblicas surgen mediante un movimiento cívico-militar que aglutina a la nueva burguesía árabe (y no árabe) y que se apoya en los elementos modernizadores occidentalizados que ya se han establecido en la región tras la constitución de los primeros "reinos" árabes modernos.

Los 4 puntos señalados arriba resumen la orientación de este blog desde su creación, en 2011, como medio de comunicación de la plataforma No a la Guerra Imperialista de Madrid.

Si estamos de acuerdo en esos 4 puntos podemos concluir, no que Sisi, o Maliki (o Assad o Nasrallah) sean males menores (porque, en cada uno de los casos, en el Egipto republicano, en el Irak republicano, en la Siria republica y en el partido Hezbollah, arrastran sus propios problemas de legitimidad tanto en origen como en ejercicio: golpes de Estado, enfrentamientos civiles, guerras intersectarias) sino que son resoluciones finales a problemas que arrastra la Nación Árabe tanto hacia dentro como hacia afuera en su relación con otras naciones y nacionalidades inter-regionales.

La guerra que ahora se recrudece entre republicanismo árabe y monarquismo árabe, en opinión de este blog, expresa las disputas entre el sionismo y el panarabismo por hegemonizar Oriente Medio y, por esa razón, no vemos a Sisi, Maliki, Assad o Nasrallah como autoridades políticas separadas, aunque cada uno represente y defienda los intereses de su país, sino como socios necesarios para mantener la propia autoridad de cada uno y dar satisfacción a la aspiración última del panarabismo (que es la expulsión de Israel -objetivo político que se expresa de diferentes maneras y sobre el que puede haber entre las autoridades árabes republicanas diferencias en cuanto a la TÁCTICA, no en cuanto a la ESTRATEGIA).

--
"No a la Guerra Imperialista" en Twitter, YouTube y con grupo en Facebook: 

https://twitter.com/Noalimperialism https://www.youtube.com/channel/UCdGNecCvHFUGUC8dTQmIvDA https://www.facebook.com/groups/301202956654207/