jueves, 18 de septiembre de 2014

LOS BURGUESES SE MATAN ENTRE ELLOS: MUY BIEN, QUE CORRA LA SANGRE (PERO QUE NO SALPIQUE A LOS OBREROS)

En medio de la Crisis General del Sistema Capitalista, la burguesía saca fuerzas de flaqueza para sobrevivir como sea. 


Su ciclo histórico se ha terminado, en realidad se terminó hace casi un siglo y medio, pero todavía no se ha enterado. Las cíclicas crisis del Capitalismo no hacen sino exacerbar la caótica vorágine en la que EL PEZ GRANDE SE COME AL MÁS CHICO... 


La Burguesía huye hacia adelante con la esperanza de salvarse a costa de sus competidores, el Monopolista llega a acuerdos con sus competidores para repartirse el mercado (surgen Oligopolios), el trabajador técnico o con estudios se convierte en el Esclavo fiel de su Amo surgiendo la Nueva Pequeña Burguesía; la Vieja Pequeña Burguesía se pelea para instalar a sus hijos en los puestos de salida del Neocapitalismo, o llega a acuerdos con la Burguesía Monopolista para poder sobrevivir.


Y en esto se asaltan Revoluciones y se forman Contra-Revoluciones que barren con los Vientos Socialistas y vuelven a colocar a los Obreros como peones del Sistema Capitalista. Dictaduras en América Latina, Revoluciones de Terciopelo en Europa Oriental, Guerras por el petróleo, los diamantes o el cobalto. 

La Burguesía lubrica el Sistema con la sangre y el sudor de la Clase Obrera, y como el Sistema obedece a sus intereses, cambia sus reglas cuando quiere y obliga a sus participantes a jugar con las que les da la gana. Llámase a las nuevas reglas Unión Europea, Moneda Única, Tratado de Libre Comercio o Referéndum de Independencia. 


El Estado Burgués está en sus manos, como su nombre indica, por eso la Legalidad sirve a sus intereses, y la confrontación de clases, en todo caso, regulada por el Estado Burgués, sirve a los intereses explotadores de la Burguesía, pequeña o grande, vieja o nueva.

Por eso, si alguna sangre debe correr en un enfrentamiento entre burgueses, QUE NO SEA LA DE LA CLASE OBRERA, dejemos que se desangren, que se desgarren y que se maten a gusto los Burgueses, QUE CORRA LA SANGRE DE LA BURGUESÍA.

Son tan ridículos, es tan divertido verles desgarrarse los pechos y destrozarse los cráneos, tan divertido como cuando ellos ven desde la barrera las corridas de toros o los campeonatps de fútbol de sus corrompidos equipos comprados con el dinero de la especulación y el robo a la Haciendo Pública, de Su Hacienda que, para colmo, llaman la de Todos.



Ay... Qué agustito se estaría si por una vez un Burgués se diera cuenta de lo ridícula de su posición de clase... Pero, corre, corre, no te quite el vecino lo tuyo por llegar más tarde. 




--
"No a la Guerra Imperialista" en Twitter, YouTube y con grupo en Facebook: https://twitter.com/Noalimperialism https://www.youtube.com/channel/UCdGNecCvHFUGUC8dTQmIvDA https://www.facebook.com/groups/301202956654207/