domingo, 7 de septiembre de 2014

Ucrania y el Estado Islámico, dos crisis responsabilidad de Occidente


Por Eduardo Arroyo

Los gurús occidentales decidirán involucrarse directamente en la guerra contra el "Estado Islámico" y obsequiarnos con otra Guerra Fría. Los resultados de los errores serán pronto evidentes.


Según la prensa internacional, de la que la prensa española no constituye en absoluto una excepción, dos son las amenazas que se ciernen sobre Occidente. No puede ser de otro modo, dado que el pasado jueves la OTAN se ha reunido en Newport (Gales, UK) para abordar la amenaza, presuntamente militar, de Rusia y el "Estado Islámico" (EI) constituido en Iraq. 

El encuentro, presidido por el anfitrión David Cameron y el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, promete reforzar la estrategia militar de la organización frente a estas dos "amenazas" principales. Lo que no parece haber es ninguna reflexión acerca de si el camino emprendido por la Alianza es el correcto. Desde aquí queremos lanzar una tesis diferente a lo que cualquiera puede leer hoy en los medios. 

¿Diferente? Sin duda. Sobre todo en la medida en que no viene dictada por los delirios del anti-Occidentalismo fanático del clásico "troll" de izquierdas. Ahí va: la crisis de Ucrania y la del EI son ambas, en su casi totalidad, responsabilidad de Occidente. Por consecuencia, en tanto no se solucionen las causas de ambas crisis, Occidente se verá abocado a una huida hacia delante y a situaciones cada vez más complicadas. 

En el caso del Estado Islámico, desde la primavera de 2003 y en contra de la casi totalidad de los medios, hemos venido advirtiendo en esta columna de que la invasión de Iraq generaría no menos sino más terrorismo, como efectivamente ha sucedido. Pese a movernos en un mar de falsedades mediáticas –una marea que ha alcanzado a los propios servicios de inteligencia occidentales ya desde el 11S-, creemos que la información acerca de la existencia de fanáticos asesinos islámicos es efectivamente cierta.

Sin embargo, dos objeciones se nos ocurren: primero, la "amenaza" real que suponen para Occidente y, segundo, el modo de conjurar el peligro. La versión oficial considera que se trata de un riesgo apocalíptico, capaz incluso de llegar a nuestros mismos hogares, como dice el secretario de defensa estadounidense Chuck Hagel

Para eliminar la amenaza, el presidente Obama se ve presionado –por los mismos que apoyaron la guerra de Iraq- para una implicación directa en el conflicto. Según los belicistas la guerra contra el EI es la guerra "de" Occidente. Pero la amenaza real está muy lejos de ser demostrada. El mismo jefe de la Estado Mayor del Ejército americano, el general Martin Dempsey, considera que el EI no supone un riesgo directo para "the homeland" (la patria). 

Naturalmente, se aduce la posible presencia de un "lobo solitario", pero no hay que olvidar que los servicios de inteligencia trabajan activamente y que posiblemente extremar la vigilancia –y no desencadenar una guerra- sea suficiente para eliminar este peligro. 

Por otro lado, creemos que está sobradamente demostrado que la implicación directa de Occidente en los conflictos acaba resultando contraproducente, toda vez que la población local no ve con buenos ojos injerencias extranjeras. Por este motivo, los principales interesados en luchar contra el EI a causa de su proximidad geográfica deben ser también los principales actores de la lucha. 

Esto quiere decir que Occidente debe –le guste o no- trabajar con Siria, Irán, Iraq y Turquía. Debe liderar discretamente y apoyar las acciones de estos países pero nada de "cheques en blanco", nada de implicaciones directas que acaban produciendo el efecto contrario. La actuación de esos países de manera combinada sitúa a las fuerzas del EI en una proporción posiblemente de 300 o 400 a 1, de manera que estarían demasiado ocupados combatiendo al ejército regular como para exportar su "mercancía". 

Respecto al segundo foco de crisis, Ucrania, el epicentro de todo lo ocurrido es la voluntad indudable de la Alianza Atlántica de extenderse hacia el Este, con la consiguiente captación de Ucrania dentro de la órbita occidental, excluyendo a Rusia. Todo ello constituye una violación flagrante de los acuerdos de Reagan y Gorbachov, hacia el final de la Guerra Fría. 

Desde los últimos años 90 todos los líderes rusos han dejado bien clara su oposición a la expansión hacia el este de la OTAN y, en concreto, su negativa a convertir Ucrania en una fortaleza de la Alianza en el patio de atrás de Rusia. Pero lejos de hacer caso, Occidente no ha dejado de entrometerse en la política ucraniana, desde 2004 con la "revolución naranja" hasta un auténtico golpe de Estado para deponer al presidente pro-ruso electo Viktor Yanukovich.
 
Que al menos una parte muy significativa del este de Ucrania se halla vinculada a Rusia es una verdad de Perogrullo. También lo es que Rusia tiene intereses legítimos en el país. Pero nuestros líderes prefiere aferrarse ciegamente a una visión ideológica de la realidad que contempla a Europa unida por el comercio global, la "ley" y la democracia; una visión en las antípodas de la "real Politik" que rige en la zona. 

A los primeros intentos en este sentido, Rusia ha respondido –como era de esperar- ocupando Crimea entre los vítores de una población, rusa por cierto, que les apoyaba abrumadoramente. De lo sucedido, nuestros líderes no han sacado ni una sola consecuencia y nos han regalado una guerra comercial que ya están pagando los agricultores europeos. No digamos los españoles. 

Nada de esto era necesario, por mucho que clamen los medios de comunicación. Es muy posible que, sin considerar opiniones como las aquí vertidas, los gurús de Occidente decidan involucrarse directamente en la guerra contra el EI y obsequiarnos con una nueva Guerra Fría. Los resultados de errores tan garrafales se harán muy pronto evidentes.



Fuente: El Semanal Digital
--
"No a la Guerra Imperialista" en Twitter, YouTube y con grupo en Facebook: https://twitter.com/Noalimperialism https://www.youtube.com/channel/UCdGNecCvHFUGUC8dTQmIvDA https://www.facebook.com/groups/301202956654207/