miércoles, 15 de octubre de 2014

"Manifiesto por la unidad de los trabajadores: No a la independencia de Catalunya"


Manifiesto firmados por más de 300 activistas de izquierdas, entre los que se incluyen políticos y sindicalistas, contrario a la independencia de la Comunidad Autónoma Catalana (de España) desde posiciones de clase obrera:


Aixì no, Companys: Manifiesto al "pueblo trabajador" necesario pero insuficiente

Bienvenido un manifiesto que sirve para que políticos, intelectuales y sindicalistas, básicamente, alcen la voz por la convivencia, la concordia, la unidad de la izquierda, la lucha contra el neoliberalismo, etc.

Pero es insuficiente. Si de lo que se trata es de servir de puente entre dos comunidades, hay tantos puentes que resulta innecesario señalarlos. ¿Alguien se plantea un país independiente en una aldea global? Sí, la independencia será formal, pero la interdependencia, por no hablar de la dependencia en muchos aspectos, será total.

Si lo que se busca es llenar de contenido de clase un discurso “internacionalista”, de convivencia de pueblos y culturas, o de unidad de España, falta hablar de cuestiones básicas para un discurso popular y de clase, hoy, en España: república, federalismo, socialismo.

Es decir, el discurso de los firmantes del manifiesto “por el pueblo trabajador” se queda corto y se percibe acomplejado. No sabemos a qué pueblo trabajador se refieren, no sabemos a quien llaman a la acción y, sobre todo, no sabemos qué derechos reclaman.

Porque, si reclaman los derechos de los trabajadores, habría que empezar por reclamar la representatividad laboral que las cúpulas sindicales les roban.

Si reclaman los derechos populares, habría que empezar por reclamar el derecho del pueblo catalán junto con el resto de pueblos del Estado español a la autodeterminación.

Si reclaman el derecho de la izquierda a la unidad, habría que empezar por exigir la ruptura con el sistema monárquico levantado en el tardo-franquismo.

Pongan fin al franquismo socio-económico, político, moral y militar, y se pondrá fin al secesionismo, al enfrentamiento civil, a la destrucción del país y a la ocupación militar por otras potencias.

El vodevil de la “independencia” de Cataluña es el mismo vodevil al que nos acostumbra la oligarquía política y económica con el fútbol, las elecciones y el ébola. La misma farsa que encierra una gran tragedia: y es que este país no nos pertenece, está fuera de nuestro alcance para hacer con él lo que democráticamente nos dé la gana.

La oligarquía nos quiere aborregados, y su clase política y sindical nos quiere adormecidos en el cuento de la Primera y la Segunda Transición.

No nos representan. Que se vayan todos. Constitución republicana, democrática y federal, con derechos de autodeterminación y poder popular.





Célula Comunista de Villaverde (09-10-2014)

--
Foro "No a la Guerra Imperialista" en Facebook: https://www.facebook.com/groups/301202956654207/