domingo, 7 de diciembre de 2014

Sobra la baja participación en la manifestación republicana del 6 de diciembre


Informamos el 12 de abril de 2014 de la división del Movimiento por la III República en la Comunidad de Madrid y en otras partes de España.

La razón de esta división, por un lado, es la concentración de cada grupo, colectivo o partido en sus propias actividades como partido pero, por otro lado, la falta de un criterio general para reunificar la lucha por la III República.

El reflujo de las luchas sociales (su retroceso) comienza en 2013, a partir de ese año se manifiestan una serie de divisiones en los movimientos sociales y políticos, pero también cada partido y grupo trata de sacar una ventaja política del ciclo ascendente de luchas pasado, que coincide con la primera y la última huelga general que en fechas recientes hemos pasado (septiembre de 2010 y noviembre de 2012).

Posteriormente a esta etapa, que se puede caracterizar sin temor de revolucionaria, comienzan a explotarse los beneficios electorales de esa explosión de entusiasmo e imaginación popular. La convocatoria nacional de las famosas "Marchas" son la señal de que el movimiento revolucionario empieza a ir detrás del reformismo electoral. Las mentes grises de la mercadotecnia se hacen cargo del movimiento popular y comienzan a decirle por donde tienen que ir sus pasos.

Lo más interesante del proceso revolucionario que hemos vivido, y que ahora atraviesa su etapa más baja, es que hemos puesto en cuestión a la socialdemocracia y al trotskismo, la Quinta Columna del capitalismo en todos los movimientos revolucionarios.

Nuestro país sigue siendo capitalista y todos sabíamos cuando empezaron las movilizaciones en 2010 que eso no iba a cambiar a corto plazo (¿todos?, todos los que no queríamos engañar a las masas).

El empuje actual del capitalismo en el solar ibérico, seleccionando a sus nuevos representantes políticos, renovando la situación de España en el bloque imperialista occidental, y conduciendo a las masas al egoísmo, el consumismo y la derrota de sus reivindicaciones, no puede hacernos olvidar que este empuje del capitalismo, como el anterior empuje popular, es también cíclico.

De la misma manera que el movimiento obrero y popular aprovechó el periodo de flujo de las luchas sociales para reorganizarse y plantar batalla al capitalismo, el movimiento de reflujo debe servir para acumular fuerzas y corregir errores, no para lanzarse a aventuras políticas y gastar las pocas energías que aún nos quedan, deben servir para aprender de los errores de otros y preparar un asalto organizado a los poderes del Estado, no para declarar la Revolución y salir a campo abierto a que nos maten.

El martirio ahora sería totalmente gratuito y estéril, el oportunismo campa a sus anchas por todas partes, el capitalismo lo agasaja porque sabe que sólo si cuenta con el oportunismo puede mantener a raya a las luchas sociales.

De la misma forma que aprendimos a denunciar a la socialdemocracia y al trotskismo en la fase ascendente de las luchas sociales, ahora debemos aprender a denunciar al oportunismo y a hacer que los movimientos sociales se resistan a sus trampas y engaños. El futuro de la Revolución obrera y popular está en nuestras manos, y venceremos de la misma forma que vencimos a la hora de denunciar al aparato político del Estado y a sus apoyos económicos.


¡¡Destruyamos la Unión Europea!!

¡¡Destruyamos el Estado burgués!!

¡¡Todo el poder para el Pueblo!!




Célula Comunista de Villaverde (06-12-2014)


--
Foro "No a la Guerra Imperialista" en Facebook: https://www.facebook.com/groups/301202956654207/