viernes, 13 de febrero de 2015

El nuevo Gobierno griego lanza el órdago: no acepta la prórroga del rescate económico de la Troika europea


El País Digital en la madrugada del 11 de febrero se pavoneaba sabiendo la solución: Grecia aceptaría la prorroga del rescate económico que concluye a finales de febrero como "solución técnica", pero el Gobierno griego quiere una salida transitoria hasta el verano, de cara a un nuevo contrato económico con la Unión Europea.

En caso de que, finalmente, el nuevo Gobierno griego no alcance el acuerdo con el Eurogrupo, es muy probable que se imponga un "corralito financiero" a los ahorradores griegos, emitiéndose pagarés soberanos (con un bajo valor monetario) que sean la antesala para el regreso de Grecia del Euro al dracma (lo que sería un golpe muy bajo para toda la Zona Euro que, de momento, aguantaría).

Pero el nuevo Gobierno griego sigue diciendo que no quiere una prórroga del rescate, sino una financiación transitoria hasta firmar un nuevo contrato o rescate con la Zona Euro.

En caso de que Grecia saliera de la Zona Euro sería dramático, cuando no catastrófico, para el conjunto de los trabajadores, especialmente para los pensionistas.




Sin embargo, algunos medios de comunicación especulan con que el Gobierno de Syriza guarde un as en la manga: 

Rusia y la salida de la OTAN de Grecia

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, afirmó esta miércoles que Moscú estudiará conceder ayuda financiara Grecia si el Gobierno heleno la solicita. "Si se producen peticiones por parte del Gobierno griego, desde luego, serán estudiadas", señaló en una rueda de prensa conjunta con el ministro griego de Exteriores, Nikos Kotziás. 

"Nuestra situación tampoco es muy sencilla debido a la política unilateral e ilegítima de nuestros socios occidentales", en alusión a las sanciones que Estados Unidos, la Unión Europea y otros países han adoptado contra Rusia por su postura frente a la crisis en Ucrania.

Sin embargo, Moscú valora la "posición constructiva" de Grecia en lo que se refiere a las relaciones entre Rusia y la Unión Europea. Además, Lavrov destacó que los vínculos de Moscú y Atenas son de larga data en toda las esferas, incluida la cooperación militar. "Partimos de la base de que estos nexos se mantienen y estamos preparando acuerdos adicionales que fortalecerán el marco jurídico en ese campo", añadió. 

De telón de fondo está, ni más ni menos, que la salida de Grecia de la Alianza del Atlántico Norte (OTAN). Dicha idea está incluida en el programa electoral de Syriza. En concreto, la coalición de izquierda radical defiende el cierre de todas las bases extranjeras en Grecia y el abandono de la OTAN, con todo lo que ello supone a nivel geoestratégico. Rusia, por tanto, se cobraría el préstamo en forma de alianza militar con Atenas. Y la clave es que la mayoría de griegos prefiere a Rusia antes que a Estados Unidos que la de Bruselas. 

Además, algunas importantes empresas rusas e incluso el Kremlin han mostrado gran interés por hacerse con algunas de las infraestructuras que, hasta hace poco, planteaba privatizar el Gobierno griego como, por ejemplo, la red ferroviaria. Aunque Tsipras anunció la suspensión de este proceso de ventas nada más llegar al poder, muy posiblemente se vería obligado a dar marcha atrás y conceder estos activos públicos a Rusia a cambio de recibir financiación.


China, especializa en financiar países al borde de la suspensión de pagos
Algo similar sucedería en el caso de China. Pekín anunció que está "preparado para hacer esfuerzos" con el nuevo Ejecutivo griego, con el que tiene una voluntad "firme y fuerte" de cooperar, aunque negó haber ofrecido ya ayuda económica al país europeo, informa Efe

Por el momento, Tsipras, contradiciendo una de sus grandes promesas electorales, ha reanudado la privatización del puerto de El Pireo, que la naviera estatal china Cosco aspiraba a gestionar en su totalidad. Pekín, por su parte, acaba de enviar a Atenas una invitación oficial para que Tsipras viaje al país asiático. 

No sería la primera vez que China financia a otros estados que, como el griego, no pueden acceder a los mercados, pero nunca lo hace gratis. Valga como ejemplo el caso de Ecuador. Los inversores internacionales no prestan dinero al Gobierno de Rafael Correa desde que impagó una deuda de 3.200 millones de dólares en 2008. 

A partir de ese momento, más del 60% de la financiación externa de Ecuador depende de China, pero, a cambio, se ha hecho con el control casi total de las exportaciones de crudo ecuatorianas, entre otros activos. Argentina y Venezuela, con graves problemas económicos y financieros, también han alcanzado acuerdos de similar naturaleza para recibir préstamos del régimen chino.
- Seguir leyendo: http://www.libremercado.com/2015-02-11/las-tres-opciones-de-grecia-seguir-en-la-ue-venderse-a-china-o-base-militar-de-rusia-1276540457/


Fuente: Libre Mercado
--
Foro "No a la Guerra Imperialista" en Facebook: https://www.facebook.com/groups/301202956654207/