viernes, 8 de mayo de 2015

Breves: la crisis siria se recalienta

Introducción: la II Conferencia Internacional sobre Siria, celebrada en Ginebra en el invierno de 2014, fracasó porque no se llegó a un acuerdo entre los "rebeldes moderados" y el Gobierno sobre la definición de lo que era terrorismo y unir fuerzas para combatirlo. Estados Unidos priorizó la presión sobre el Gobierno de Siria para que iniciara una "transición" con los rebeldes que le combatían a la lucha contra el terrorismo (1), lo que condujo al fracaso de la Conferencia. Por otra parte, entre los apoyos internacionales de los "combatientes moderados" se encontraba Arabia Saudí, que asistió a la Conferencia, pero que en realidad es uno de los países que patrocinan el conocido como terrorismo musulmán (yihadismo, Al Qaeda, actual Estado Islámico) (2 3), además Arabia Saudí logró a través de su influencia entre los "rebeldes moderados sirios" que se impidiera la asistencia a la Conferencia de Ginebra de Irán (4), un actor fundamental no sólo en la crisis siria sino en todo lo que tiene que ver con la convivencia religiosa y cultural en Oriente Medio.


Arabia Saudí se hace con el control de la rebelión musulmana contra el Gobierno sirio: La principal organización de los "rebeldes moderados" sirios era el Consejo Nacional Sirio (CNS). El Consejo Nacional Sirio, en principio inter-confesional e inter-étnico, cayó en manos de los partidarios de Arabia Saudí en la primavera de 2014 (5) (6). Estas divergencias en la conducción del CNS tuvieron sus repercusiones en el funcionamiento interno del CNS, especialmente en sus instalaciones de Turquía, dado que el partido apoyado por Turquía son los Hermanos Musulmanes, frente al movimiento yihadista/salafista apoyado por Arabia Saudí. 


El fracasó de la II Conferencia de Ginebra afianzó la posición de Arabia Saudí dentro de la guerra contra el Gobierno sirio. Arabia Saudí logró la alianza de las monarquías árabes (Jordanía y el Consejo de Cooperación de Estados Árabes del Golfo) para combatir la influencia chiita-iraní en Oriente Medio. Fruto de esta alianza fue la "ofensiva suní" en el Norte de Irak del pasado verano de 2014 (7). La derrota de esa ofensiva dio lugar a la creación del Estado Islámico en medio de la frontera entre Siria e Irak.


El Estado Islámico consiguió desviar la atención de la guerra en Siria, y parcialmente puso a colaborar a diferentes actores regionales e internacionales para derrotarlo (8). 


La guerra de Yemen ha actualizado la importancia que Arabia Saudí tiene para la tensión y la guerra en Oriente Medio (9). La Liga Árabe se ha posicionado detrás suyo para golpear a los insurgentes hutíes, evidenciando que la guerra contra Al Qaeda (el extremismo religioso que patrocina Arabia Saudí y que dio lugar al Estado Islámico) en realidad es una coartada para aumentar la tensión militar en Oriente Medio y seguir hostigando a los enemigos geoestratégicos de Arabia Saudí y Estados Unidos (10).


En el marco del tensionamiento de Oriente Medio y del recrudecimiento de todos los frentes de guerra que se han abierto en la región, Estados Unidos y el Reino Unido por un lado refuerzan su cooperación militar con los "rebeldes moderados" sirios (11), mientras que por otro lado Francia y el resto de la Unión Europea tratan de jugar una baza de moderación (mientras apoyan política y económicamente al Consejo Nacional Sirio) (12).


¿Dónde se sitúa ahora la línea roja en la guerra siria?
En que Arabia Saudí, aprovechando su nuevo liderazgo regional, decida dar una cobertura militar aérea (y/o coheteril) a las acciones de los grupos paramilitares en Siria. Lo cual conduciría a un enfrentamiento directo entre países árabes, y provocaría el tensionamiento de las relaciones entre los diferentes países de la región, y entre estos y actores internacionales como Estados Unidos y Rusia. 



Postdata: esto no te lo cuenta Pablo en su programa. 
Aviso: Iraníes, Pablo será vuestra perdición.



--
Foro "No a la Guerra Imperialista" en Facebook: https://www.facebook.com/groups/301202956654207/