domingo, 26 de julio de 2015

En Memoria de Alfredo Embid. Justicia para la Plataforma No a la Guerra Imperialista de Madrid.


En octubre del año pasado nos dejaba el doctor Alfredo Embid, responsable del boletín "Armas contra las Guerras" y de la Asociación de Medicinas Complementarias. Posiblemente el boletín y la asociación lo conociera de antes, pero pude conocer personalmente al doctor Embid en febrero de 2012. 

Alfredo en seguida me pareció un tipo muy interesante. Él nos puso en contacto con Ojos para la Paz. Y, desde luego, tenía muchas ganas de aprovecharlo para algún proyecto. Cosa que pudimos hacer en junio de ese mismo año.

Me enteré de su enfermedad en 2014, pero me dijeron que se había repuesto bastante. Desafortunadamente, en octubre de ese mismo año conocí que nos había dejado definitivamente. Por las redes circuló una especie de testamento "social" donde nombraba a una especie de albaceas de su memoria. No estaba entre ellos, puesto que mi relación con él había terminado en el invierno del 2013. Advertía ese testamento, particularmente, sobre los intentos de "mercantilizar" su legado médico y denunciaba que su enfermedad le había sido inducida por su círculo más cercano. 

Acusaciones muy graves que un vulgar lector no podía medir, y menos aún si procedían del propio doctor Embid. 

El doctor Embid, ciertamente, se caracterizó por sus enfoques "alternativos" en todo. Provenía de la CNT de los años 70, se había incorporado a la moda de los orientalismos por aquella época, convirtiéndose en un especialista en técnicas de medicina orientales. Aquel interés le llevó también a denunciar políticamente al Dalai Lama, y a convertirse en un apasionado de la civilización china. Su enfoque médico también le llevó a apoyar a los "disidentes" de la teoría oficial del VIH, y a oponerse a las vacunas.

Tengo a Embid por un hombre bueno. No sé hasta que punto tenía razón en todo lo que decía pero sí sé que era honrado de carta cabal (bueno y justo).

El motivo por el que dejé de relacionarme con él fue porque él apoyó a la introducida, en el verano de 2012, "plataforma global contra las guerras". Para comienzos de 2013 yo dejé de manifestar públicamente mi apoyo a dicha plataforma. Él no tenía que estar al tanto de todo eso, de manera que cuando me preguntó porque no daba publicidad en la página a lo que hacía dicha plataforma publiqué una nota donde contaba los cambios respecto a la titularidad de la web.

La última relación pública de Embid con la que, podríamos denominar, es la plataforma del CAUM, se produjo en septiembre, en un acto en el salón del Ateneo de Madrid, que para él supongo que fue toda una apoteosis (aunque me imagino que tuvo que haber estado en más actos similares, debería haber estado en más actos similares).

Con posterioridad a septiembre de 2013 la plataforma del CAUM continuó en su lento deterioro. Para el verano de 2014 se reimpulsó su denominación como "plataforma global contra las guerras", para lo cual recurrieron a personas que a un servidor le parecían poco recomendables, pero siempre dentro del espíritu "la alianza de las fuerzas del trabajo y la cultura", etc., y aduciendo siempre el peligro de una "guerra global". 

Finalmente, con la denominación "plataforma global contra las guerras", la plataforma del CAUM se había terminado de trocear. de esto ya hablamos en octubre de 2014, pero en lo que no abundamos fue en esta denominación de "plataforma global contra las guerras". 

La muerte del compañero y doctor en medicina Alfredo Embid, que había estado tan ligada a la denominada plataforma y, con mayor abundamiento, a Ojos para la Paz (auténtica madre de dicha plataforma) me hizo recomendable no entrar en más detalles a finales de 2014, como tenía pensado, porque al fin y cabo uno es hijo de una cultura y de unas tradiciones, y en nuestra cultura se enseña el luto y el respeto a los muertos, el "no hacer leña del árbol caído" (aunque no sé si todo el mundo lo respeta) y cosas por el estilo.

Pero, pasado poco menos de un año, y conociendo cómo se desempeña la "plataforma global contra las guerras" dentro del CAUM, ahora sí puedo despacharme todo lo a gusto que quiera con ella y con ellos, con dicha plataforma.

Decía que a Alfredo, por fin, le conseguimos enchufar en un acto del CAUM en junio de 2012. Aquel acto, que fue, dentro de las limitaciones del CAUM, apoteósico, donde vino gente de Valencia sólo para grabarlo, tuvo un gran inconveniente, y fue el intento DESDE DENTRO DEL CAUM de reventarlo. El acto empezamos a idearlo, en colaboración con la comunidad hispano-siria en Madrid, desde abril, me agencié el apoyo (impagable) del Colectivo Información por la Verdad, que fue quien verdaderamente hizo posible que el acto fuera un éxito y, lidiando con la plataforma del CAUM, que para entonces estaba muy ocupada con otro acto que iba a ser, a su manera, la apoteosis anti-imperialista de Nines Maestro, queremos decir la apoteosis "anti-imperialista" del movimiento anti-globalización 6 años después de que hubiera muerto (tal vez la manifestación de cierta necrofilia), conseguí que la plataforma y el CAUM se colara en el cartel del acto de Alfredo Embid y lo apoyara.

El acto de junio de 2012 tuvo ribetes cómicos y trágicos. La comunidad hispano-siria, que daba la cara en el cartel anunciador del acto, excusó su ausencia al mismo, con lo cual nos quedamos sin los dulces sirios con los que queríamos agasajar a los asistentes. Al acto, montado con mucha voluntad pero con escasos recursos, asistió la parte "rebelde" de la comunidad hispano-siria en Madrid, encabezada por una mujer toda enlutada que ya habíamos conocido en las asambleas del 15-M, amenazaron con reventar el acto pero se les controló, apoyándonos únicamente en el buen hacer del resto de los asistentes. En un intervalo del mismo se les consiguió echar, educadamente (si exceptuamos el escupitajo que profirió la actual jefa de la plataforma anti-imperialista del CAUM), porque, como digo, la verdadera amenaza para el acto no provenía de fuera del CAUM sino de dentro del mismo. Con los "rebeldes" sirios fuera del CAUM (alguno en actitud civilizada se quedó dentro), parecía que la amenaza había sido neutralizada; pues no, la amenaza "que provenía" de dentro del CAUM seguía necesitando carnaza, tensionar las cosas (son unos maestros en este arte, en ese sentido, se ponen al mismo nivel que el ex-presidente Zapatero y la CIA), de manera que se inventaron el cuento de que los "expulsados" ahora esperaban a los asistentes a las afueras del acto. El acto continuó hasta el final, pero nuestros "rebeldes" domésticos no se quedaron contentos hasta que no llamaron a la policía, amenazando en todo momento con suspender el acto "en esas condiciones". 

Ya habían manifestado sus intenciones fraudulentas y atentatorias contra el orden y la moral de los asistentes a actos en el CAUM en un acto de similares características que organizamos en noviembre de 2011 (un acto en el que luego me manifestaría Alfredo que había estado). En aquella ocasión su intención de suspender el acto no pasó de una sugerencia que yo rechacé de plano (vade retro, satanás).

Alfredo se sumó a la "plataforma global contra las guerras" como nos sumamos la mayoría en un primer momento, por una mezcla de entusiasmo y compromiso, y a pesar de todas las suspicacias que levantaba en los miembros de la plataforma anti-imperialista de Madrid. El primer acto de la última semana de junio de 2012 no pasó de ser testimonial (como creo que lo han sido todos los de esa plataforma), causó cierto revuelo entre la prensa de derechas de la capital porque estaba la escritora Rosa Regás (como en general creo que se le ha dado un excesivo peso al "mundo de la cultura", y al institucional, en esa plataforma, no carente de cierta displicencia, por no decir desprecio, hacia lo que podríamos denominar el "pueblo llano", y hacia los movimientos sociales de base).

Después de aquello vino la salida del colectivo de Villaverde de la plataforma del CAUM por causas que creo que relaté en octubre del 2014. No era de recibo que nuestra vida y milagros fueran analizados con lupa por una plataforma en la cual nuestra participación era circunstancial (la cacería que puso en marcha la señora Maestro, aleccionando a sus mastines); no era de recibo el uso desproporcionado de los medios internos de comunicación de la propia plataforma; no era de recibo hacer llamadas y buscarse compinches para golpear dentro de la plataforma; en fin, que la vida interna de la plataforma ya estaba muy tocada.

La verdadera crisis siria no vino ni en el verano de 2011, ni en el de 2012, como yo me metía. Su acto principal se produjo a finales del verano de 2013. Para entonces, como digo, el barrio de Villaverde, ya estaba fuera de la plataforma del CAUM. Quedaban los aliados de Nines Maestros, y quedaban los "rebeldes" domésticos del CAUM, los que, con el carné del CAUM, siempre estaba ahí para ver qué podían sacar en claro, y que no necesariamente cuidaban los intereses y el buen nombre del CAUM (más bien cuidaban y cuidan por los suyos propios a expensas del CAUM).

Y el premio gordo fue para estos "rebeldes" domésticos (no tanto domesticados) del CAUM. No hay espera que no tenga su recompensa, y finalmente los instrumentos de la neo-plataforma "global contra las guerras" recayeron en los sufridos afiliados del CAUM (no todos lo eran ni lo son; y yo también lo era entonces y no me tocó nada --más bien procuré que me robaran lo menos posible). 

Se podrían explicar estos hechos en términos más políticos, pero temo que entonces se entendieran menos. La fracción, porque no puede recibir otro nombre, que se ha apoderado de la plataforma anti-imperialista, internacionalista o como se quiera llamar del CAUM, puede que haya extendido su orden terrorífico y aterrorizante al resto del CAUM, a mí no me cabría la menor duda. Un aparato (en el peor sentido del término) sumamente atrincherado y desconfiado hacia todo lo que provenga del exterior. Uno podría decir que es un caso de gestión, o de política institucional; yo creo que es un caso de psiquiatra, directamente.

Creo que de lo que he dicho se puede deducir cual es mi crítica "teórica" a la "plataforma global contra las guerras", crítica que no me cabe duda que compartirán los aliados de Nines Maestro. A estos colegas lo que les ha perdido es una devoción cuasi-mística a la figura de Nines Maestro. Pero, en fin, nadie es perfecto. 

Solución para la situación la veo muy difícil como, en general, veo muy difícil la solución para el enfrentamiento entre imperialismo y anti-imperialismo. Ahora es cuando se puede decir que no son buenos tiempos para la lírica.

De alguna manera he tenido el presentimiento, la intuición o como se quiera llamar este verano de que nos acercábamos a una refundación de la plataforma anti-imperialista en Madrid. Si es así, los oportunistas del CAUM se pueden echar a temblar porque eso serían malas noticias para ellos (y, en general, malas noticias para el oportunismo de izquierdas).   
Todo está por ver. Están pasando muchas cosas, en la política y en la economía, en lo visible y en lo invisible, en las altas esferas y en la vida cotidiana de las personas. Todo está conectado, nada es gratuito, nada está fuera del orden causal de las cosas (todo es para bien). 

Vete en paz, Alfredo, donde quiera que vayas.


Benito García Pedraza (verano de 2015)



Alfredo, nada. Aquí estamos.
In Memoriam (1950-2014)

--
Foro "No a la Guerra Imperialista" en Facebook: https://www.facebook.com/groups/301202956654207/