domingo, 11 de octubre de 2015

¡Acabad con esos malditos terroristas! ¡Reclutad naciones de los cinco continentes para ello!

Aunque me fastidia que Rusia sea "capitalista" y que ya no sea la URSS, debo decir (y creo que este sentimiento no lo comparten millones de personas en el mundo) que me encanta la alianza Siria-Irak-Irán-Rusia contra el Califato integrista universal (wahabita), y sus aliados en Oriente Medio y el resto del mundo, (una alianza que, por cierto, ya aventuramos aquí en 2014).

La URSS nunca debía haber desaparecido, no sólo fue una necedad geo-política (como dicen algunos estrategas nacionalistas) sino un crimen económico y político, un crimen que puede tener muchos padrinos pero una causa directa: el golpe de Estado fallido de 1991. Ese golpe lo echó por tierra todo y aceleró innecesariamente los acontecimientos... hasta el asedio final contra el Soviet supremo de toda Rusia (un crimen mayor).

La URSS podía haber seguido existiendo, con otra función, con nuevos objetivos. Con su desaparición, el espacio ex-soviético se hundío en una profunda crisis, mientras que los balcanes entraban en un periodo de guerras sangrientas como no se conocían en el Europa desde el final de la II Guerra Mundial.

Se aducirá que todo empezó con la caida del muro de Berlín. Ese cuento lo empezó a contar en España el diputado del PSOE Alfonso Guerra. Para que todo el mundo sepa de donde viene lo que cuenta. Puede que una URSS "capitalista" fuera imposible, pero todavía lo era menos cuando tirios y troyanos estaban a punto para clavarse las dagas los unos a los otros.

El planteamiento de la perestroika es anterior a Gorbachov, pero las vacilaciones en el liderazgo soviético impidieron que se pusiera en marcha. Más tarde, con Gorbachov, la perestroika fue demasiado lejos, lo que motivo el viraje de 1990, pero el viraje resultó un callejón sin salida, y sus patrocinadores dieron el golpe de Estado de 1991. El golpe de Estado en la URSS recibió los apoyos del presidente francés y del libio. Pero fue un completo desastre desde todos los puntos de vista. Los verdaderos triunfadores del golpe de 1991 fueron los aparatos del Estado soviético, a los que los golpistas no vencieron sino que terminaron siendo un juguete en sus manos. Esos mismos aparatos fueron los que administraron la transición a la CEI (Comunidad de Estados Independientes) como antes habían puesto en marcha la perestroika. Esos aparatos forman la estructura tecnocrático del régimen ruso, estructura que con el tiempo se liberalizó, pero que sigue siendo fuertemente estatalista.


Como nos acercamos a los últimos tiempos y la llegada del Anti-Cristo... ya sabéis. Intentarán meter a todo el mundo en un "Gobierno mundial", con objeto de acabar con las querellas regionales y llenar el mundo de paz y felicidad. Todo mentira. Sólo pospondrán crisis más fuertes y decisivas. Su mundo hiper-capitalista no funcionará, acabarán alimentando más guerras y un enfrentamiento decisivo entre el Este y el Oeste.  


--
Foro "No a la Guerra Imperialista" en Facebook: https://www.facebook.com/groups/301202956654207/