lunes, 5 de octubre de 2015

Intelectuales al poder o cuando la izquierda reproduce la explotación de clase

Otoño de 2015, Madrid

Temas tratados:
- Explosión de la plataforma No a la Guerra Imperialista
- Formación de la Plataforma Global Contra las Guerras
- Formación de la Plataforma Por Yemen

La plataforma No a la Guerra Imperialista se formó en marzo de 2011, y se formó como respuesta a la plataforma de las Primaveras Árabes, que en realidad era una plataforma vergonzosa de apoyo a la injerencia extranjera en los países árabes.


Al principio, No a la Guerra Imperialista tenía muchos componentes, pero esos componentes rápidamente se redujeron para quedar, básicamente, los siguientes grupos: RC, PCPE, IC, CAUM, IU-PCE, Villaverde, plataformas Cuba-Venezuela (Cubazuela) y Nines Maestro.


Al filo del verano de 2011, IU-PCE se salía. A comienzos de otoño, hacía lo mismo RC. A finales de noviembre encarábamos la causa de Siria. A finales de enero de 2012 perdíamos la oportunidad de realizar un viaje como plataforma a Siria por culpa de Nines y de sus compromisos particulares. En la primavera de 2012 entablamos relaciones con Ojos para la Paz. Y en el verano nos encontrábamos con una nueva plataforma auspiciada (aunque no sólo) por Ojos para la Paz, la "global contra las guerras" que, según Ojos para la Paz, iba a ser la leche en vinagre.


Qué pasó entre enero y julio para que Ojos para la Paz pariera aquella plataforma, pasó nuestro acercamiento a Ojos..., pasó que entablamos relación con los Verdes de Alcalá de Henares y pasó que nos enzarzamos en una pelea (dialéctica) con los ninis, es decir, con la antigua plataforma que había apoyado las "primaveras árabes". Con motivo de aquella pelea salimos a la calle a protestar contra la expulsión del embajador de Siria. Y, ¿quién tuvimos enfrente?, ¿al Congreso de los Diputados? El Congreso de los Diputados se dignó a responder que había cursado nuestra reclamación y punto. Tuvimos enfrente a IU-PCE, pero ¿no habíamos quedado que la batalla dialéctica era con los ninis? Sí, pero es que IU-PCE tampoco quería que nos manifestáramos enfrente del Congreso. ¿Y qué hacía IU-PCE para oponerse a nuestra manifestación? Decir que nos fuéramos a recoger firmas al rastro. ¿Y cómo nos hacía llegar IU-PCE su demanda? A través de la plataforma de Cubazuela.


Entonces llegó la gran fiesta de la "plataforma global contra las guerras" en el CAUM (Club de Amigos de la UNESCO de Madrid). A la fiesta había sido invitado lo mejor de la intelectualidad "roja" de Madrid y un puñado de militantes de la plataforma No a la Guerra Imperialista. Tuvimos la oportunidad de conocer en esta fiesta a la periodista italiana I. Pisano, que creía en la religión annunaki (una religión difundida por YouTube inspirada en una teleserie exitosa de los 80) y que decía que si no se había casado con Yasser Arafat fue porque hizo una película erótica (y eso, parece ser, estaba mal visto en el mundo árabo-musulmán palestino).


En la fiesta también conocimos al periodista Iñaki Errazkin que estaba encantado con la idea de la "plataforma global contra las guerras": decía que la idea se basaba en otra del intelectual Justo de la Cueva, a saber, unir personas desvinculadas entre sí pero que se podían unir por una causa determinada.


En esto la plataforma No a la Guerra Imperialista volvió a sus labores habituales para no volver a funcionar nunca más correctamente. Unos decían que había que integrarse ya en la plataforma "global contra las guerras", otros, los de Villaverde, decían que había que seguir como se estaba. La plataforma acordó, in extremis, sacar un boletín (a parte de alguna cosilla más como denunciar al Ayuntamiento de Madrid por coartar la libertad de expresión y de reunión) y no volvió a haber una reunión de la plataforma No a la Guerra Imperialista de Madrid en condiciones.
Los responsables de la web (el colectivo de Villaverde) tiraron por su lado, el CAUM tiró por el suyo, y los amigos de Iñaki Errazkin y Justo de la Cueva (entre nosotros, los vascos) por el suyo.

Así se quedaron las cosas hasta la verdadera crisis (y no el bodorrio de la plataforma global contra las guerras) de agosto-septiembre de 2013, cuando IU-PCE, después de dos años, prácticamente, en que había estado apartado de la plataforma del CAUM (de la plataforma anti-imperialista de Madrid, para entendernos) volvió a entrar en loor de multitudes, prometiendo actividades de todo tipo y recepción de la plataforma en los sitios más encopetados de la capital. Sí, se hizo una manifestación y un acto público en el Ateneo de Madrid, y con eso IU-PCE creyó dar por satisfechas las expectativas despertadas en la plataforma del CAUM. Y a otra cosa, mariposa.

A finales del otoño de 2013, la crisis ucraniana se iba recalentando y el blog de No a la Guerra Imperialista estuvo prácticamente sólo en el mundo hispanohablante en su denuncia, junto con el blog de Civilización Socialista, hasta bien entrada la primavera de 2014. Con los escasos apoyos societales que al blog No a la Guerra Imperialista le quedaban, consiguió mover esa causa hasta que se la "apropió" (en el mejor sentido de la expresión) la Coordinadora Antifascista de Madrid, quien verdaderamente dio vuelo al asunto.

Pero el entorno "vasco" de Nines Maestro (los Iñaki Errazkin, los Justo de la Cueva, los Ojos para la Paz y su... ), que sólo descansa para mirarse el ombligo y celebrar lo redondo que lo tienen, nos contradijeron por que apoyáramos a los rusos en aquel conflicto, nos contradijeron por que reivindicáramos el derecho de autodeterminación de las regiones del este de Ucrania. De la misma forma que RC en 2011 nos había criticado porque no reconocíamos el derecho "sin restricciones" de los kurdos a la autodeterminación y por apoyar el derecho de Siria a defender la integridad de su territorio.

"Social-imperialismo", radicales de uno u otro signo, es lo que han hecho los nacionalismos, de uno u otro signo, en España, al menos, desde el comienzo de la Transición. "Social-imperialismo" es lo que han hecho vascos y catalanes en Madrid, no exento de una buena dosis de terrorismo y destrucción gratuitos. "Social-imperialismo" es lo que han hecho vascos y catalanes en Madrid, sobre todo, cuando han venido a rehacer nuestra historia, a sepultar nuestras luchas y a comprar nuestro apoyo a cambio de no sembrar muertes y destrucción. Ese es el "social-imperialismo" que en España, de puertas adentro, se ha vivido, y ha venido tanto de la izquierda abertzale como de la nueva izquierda catalana (con su presunción, sus revistas y sus periodistas a sueldo del grupo PRISA).


Yo quiero la autodeterminación en España, para liberarme de la presión oprobiosa de las castas intelectuales (además de económicas y políticas) de Euskadi, de Cataluña y de Madrid, y cuando nos libremos de esa presión chantajista y de esa represión de las mentes estad seguros que tendremos un pueblo más fuerte, más noble y más indomable.

IU-PCE, que para el verano de 2014 ya estaba en trámites de separación, también terció en el asunto ucraniano, un poco siguiendo la corriente de todos los radicales, comandados por los radicales vascos, que negaban la posibilidad de que hubiera rusos ucranianos o ucranianos rusos pero no así que pudiera haber vascos en España o en Francia (viviendo desde los tiempos de maricastaña). IU/PCE, para entonces, también tenía que aportar su nota radical, que en su caso era que la guerra del Este de Ucrania se tenía que convertir en una guerra general en toda regla... en plan guerra nacional-revolucionaria española (haber quién supera eso).


Y para llegar a esa conclusión IU/PCE se basaba en la experiencia sobre el terreno de los milicianos nacionalistas-rusos, que por ser panrusos a lo que aspiran es una Gran Rusia, es decir, a reeditar el sueño imperial ruso (vaya, entre los nacionalistas vascos y los nacionalistas del PCE, no sé con cual de los dos quedarme).
Siendo muy crítico con Putin y con la herencia de su predecesor, Yeltsin, las postura más realista y pragmática en el conflicto ucraniano era la que provenía del Kremlin (por eso el poder de Yeltsin y de Putin se afianzó mientras que el de los comunistas no dejó de dar vueltas en torno a su propio rabo --por eso y por la astucia maquiavélica con la que Yeltsin/Putin se mantuvieron en el poder).
La crisis "global" del capitalismo en la que nos encontramos entre 2007 y 2011 vivió su "otoño", entre el 2011 y 2015, aproximadamente, ha vivido su "invierno".


El invierno de las crisis capitalistas se caracteriza por un proceso de readaptación socio-técnica de la industria a las nuevas necesidades de la economía, se ponen en marcha nuevos inventos y se suele echar mano de soluciones oportunistas para salir de la crisis. Este es el sentido de Podemos. Podemos sin la financiación de Venezuela no hubiera sido posible, de la misma forma que el PCE sin la financiación de la URSS no hubiera podido encarar la Transición (aún así y todo no paraba de criticar e insultar a la URSS en público, hasta prácticamente su desaparición).
Pero, como toda solución oportunista, Podemos tiene sus días contados, sólo sirve para que una masa social determinada se enganche con un nuevo ciclo de crecimiento.

Personalmente, soy tremendamente escéptico con el llamado acuerdo nuclear con Irán, que se enmarca dentro de lo que ya se viene dibujando como un "gobierno mundial" que debe contar con la incorporación de China a las labores de copiloto del mundo junto con EE. UU.
A esto debe añadirse la crisis ecológica a escala planetaria que no esta causada por la acción del hombre (aunque el hombre pueda hacer mucho para evitar sus consecuencias más dañinas) sino por el propio "envejecimiento" del planeta, la acción del sol, etc.
Por esa razón me puse en contacto con Musulmanes por la Paz, porque las continuas peleas, el oportunismo y el social-imperialismo han dejado desierta a la izquierda española, especialmente en Madrid.

El enfoque de la nueva Plataforma Por Yemen es claro porque es el enfoque que, yo al menos, imprimí a la anterior plataforma No a la Guerra Imperialista: estar al tanto de la noticia y seguir los acontecimientos, desentrañar los intereses en conflicto y exponer sus causas. De esta forma, seguir el hilo conductor del imperialismo señalando donde se agudizan sus crisis y donde el enfrentamiento entre imperialismo y antimperialismo es más violento y decisivo.


Para esto no hay fórmulas mágicas, ni síntesis audaces. Se trata de seguir el hilo conductor del movimiento obrero internacional, pero antes hay que saber cual es ese hilo conductor.
Me conformo con que el movimiento obrero español pueda sostener la mitad de fuerza que sostiene ahora, sólo con la mitad de fuerza la doblamos a la burguesía; pero si dejamos que todos esos izquierdosos, ultra-imperialistas, social-imperialistas, nos sigan machacando, ya no nos quedará ninguna fuerza para seguir resistiendo.


Benito García Pedraza (ex-UJCE, ex-Movimiento Universitario, Actual Movimiento Anti-Imperialista en Madrid... ¡Y lo que salga!)
--
Foro "No a la Guerra Imperialista" en Facebook: https://www.facebook.com/groups/301202956654207/